F.COLET EN CARAVANA
NUESTROS VIAJES
ORGANIZA TU VIAJE
PASOS PREVIOS
INFORMACIÓN ES PODER
LAS ETAPAS DEL VIAJE
La etapa paso a paso
Clases de etapas
El tipo de vehículo
El tipo de vía
Caravana y velocidad
La vida en ruta
Turismo en ruta
Paradas en ruta
Pernoctar en ruta
Haz tu hoja de ruta
Los mapas
El GPS
Maduración del viaje
El Libro de bitácora
Viva la experiencia
ELIGIENDO CAMPING
TEN MUY EN CUENTA...
NO TE OLVIDES DE...
MOVERSE POR EUROPA
COSAS DEL CARAVANING
MUSEOS SOBRE RUEDAS
DE LA "A" A LA "Z"
PARQUES ATRACCIONES
TURISMO VALLADOLID
Contacto
Aviso legal
Mapa del sitio




Clases de Etapas

 

Las etapas de un viaje pueden clasificarse por tipo de ACTIVIDAD y por DURACIÓN DE TRAYECTO, cada cual con sus respectivas características:

 

1.      Por tipo de ACTIVIDAD:

 

1.1.   - de DESPLAZAMIENTO

1.2.   – TURÍSTICA o de ESTANCIA

1.3.   - MIXTA

 

 

2.      Por DURACIÓN DEL TRAYECTO:

 

2.1 - CORTA

2.2 - INTERMEDIA

2.3 - LARGA

 

 

1 – ETAPAS POR TIPO DE “ACTIVIDAD”

 

  • Las etapas de un viaje por tipo de actividad serán de “desplazamiento” cuanto la mayoría de la jornada la dediquemos a trasladarnos de un lugar a otro.

 

  • “Turística o de estancia” cuando el día lo dediquemos al turismo, ocio o deporte. En ese caso deberemos considerar también el tiempo necesario para realizar los pequeños desplazamientos del día.

 

  • Por último, hablaremos de “etapa mixta” si viajamos por la mañana y hacemos turismo por la tarde o viceversa. O también cuando hagamos una visita turística en ruta.

 

 

2 – ETAPAS POR “DURACIÓN DEL TRAYECTO”

 

 Las etapas por “duración del trayecto” podríamos clasificarlas en CORTAS, MEDIAS Y LARGAS, en función del kilometraje a recorrer o el tiempo empleado en ello. Las indicaciones que expongo son las previstas para CIRCULAR CON CARAVANA. Evidentemente quienes viajéis en coche, en autocaravana o con carro tienda deberéis tenerlo en cuenta.

 

 

  • “Etapa CORTA”, si la distancia a recorrer es inferior a 200 km. o hasta 3 horas de duración, sin contar el tiempo de las paradas. Es decir, un trayecto realizable, como mucho, sólo en parte de la mañana o tarde, madrugando por supuesto, lo que nos permitirá un aprovechamiento muy bueno del resto de la jornada para otras actividades.

 

 

  • “Etapa MEDIA”, cuando el recorrido es superior a 200 km e inferior a 400-450 km o hasta 5 – 5,30 h. de duración, sin paradas.

 

  • Estas distancias pueden ser cubiertas en una mañana o en una tarde sin demasiados problemas, lo que permite aprovechar el medio día libre en otros menesteres, pudiendo comer, si nos apetece, en el camping; bien a la llegada bien antes de salir. También ahorran grandes madrugones y posibilitan llegar al camping a horas “normales”, tanto al mediodía como por la tarde-noche. Claro que si nos encontramos en Alemania o en países centro-europeos y queremos llegar a comer al camping nos conviene tener en cuenta el típico “Mittagruhe”. (Para saber más sobre el “Mittagruhe”, pincha en “Peculiaridades germánicas”, en el menú principal).

 

 

  • “Etapa LARGA”, cuando la distancia abarca desde los 450 km. hasta “lo que el cuerpo aguante”, incluso llegando a los 1.000 km o más. 

 

  • La principal ventaja de plantearse “un  día de coche” es que se avanza mucho terreno de golpe a cambio de asumir estar sentados en el vehículo un montón de horas, parando a estirar las piernas, a repostar o visitando “al Sr. Roca” cada vez que se tercie.

 

  • Lo reconozco, me gustan las etapas de más de 800 km. por su aprovechamiento del tiempo cuando se trata de avanzar. Aunque admito también que estas etapas pueden hacerse bastante pesadas. Y si vamos con niños pequeños la cosa se complica aún más, pero también es verdad que uno termina acostumbrándose a esas “etapas maratonianas” y se lleva bien. Las ventajas compensan. Durante años hemos realizado etapas de 14-15 horas de duración o incluso más, pero no es menos cierto que cada vez más procuramos que, al diseñarlas, las etapas de viaje no superen los 700-800 km. si es posible.

 

  • Ese planteamiento de etapa muy larga es especialmente válido cuando el destino final se encuentra a más de 2.000 km de casa y tenemos intención de pasar el mayor tiempo posible en el país de destino. En tal caso interesa hacer el trayecto de ida lo más velozmente posible. Dinamarca, Austria o el norte de Alemania son buenos ejemplos para ponerla en práctica.

 

  • En esos casos procuramos “insertar” un día de “descanso” entre dos o más jornadas maratonianas de coche. Así el viaje se hace más llevadero y nos permite “desconectar de la carretera”, descansando o visitando ciudades y lugares por el camino.

 

  • La etapa más larga que jamás hayamos hecho con la caravana fue de 1.300 km en un mismo día; la distancia existente entre el norte de París y Valladolid. Una locura que no creo que repitamos. Salimos a las 7 de la mañana del área de autopista de Vemars y llegamos a casa a la 1 de la madrugada, tras apurar al máximo la estancia en Holanda durante la semana santa de 2001 (Ver relato del viaje).

 

  • Tras muchos viajes cruzando Francia solemos hacer, a la ida, las etapas más largas, aprovechando tanto el estar “más frescos” como el hecho de que ya muchos puntos intermedios están vistos y requevistos. En cualquier caso recordad al preparar vuestras etapas en ruta que hay, de camino, muchos y muy buenos lugares en Francia que están esperando una visita.

 

  • De regreso, en cambio, procuramos hacer más días de descanso “intermedios”, cuando el cansancio acumulado ya achucha. Afortunadamente entre 600 y 800 km. de casa hay multitud de lugares interesantes para hacer una parada: el Perigord, los alrededores de Burdeos, Cognac, La Rochelle, Angoulême, etc; de esa manera logramos que la última etapa del viaje tenga la distancia conveniente para llegar a casa a media tarde o al anochecer.

 

  • Un caso especial. Si la distancia a recorrer no alcanza los 550-600 km. en ocasiones quizás podamos plantearnos alguna que otra visita turística en ruta, lo que nos hará el viaje más ameno y atractivo.

 

  • No obstante cabe decir que esa es la distancia problemática por antonomasia. Lo bastante larga como para ser cubierta en sólo una mañana, pero también lo suficientemente corta como para sentirnos “tentados” a aprovechar parte del día en visitas a cambio de ir un poco “apretados” de tiempo si los horarios del lugar a visitar o de llegada al camping así lo precisa.

 

  • Por ejemplo, en el Reino Unido a las 17 h. suelen cerrar la gran mayoría de monumentos y los comercios, como mucho, estarán abiertos hasta las 18 h. exceptuando Londres, claro. En tal caso, si no madrugamos, estaremos perdidos.

 

  • En otros países europeos quizás dispongamos de una hora más de margen, pero en cualquier caso hay que informarse bien de los horarios de apertura de los lugares a visitar antes de salir, pues nada hay más frustrante que, después del madrugón y el esfuerzo, acabar encontrándonos el cartelito de “cerrado”.

 

  • Recuerdo que, en diciembre 2005, salimos de Gante (Bélgica) a las ocho de la mañana e hicimos una parada en ruta en Tournay, ciudad belga situada a unos 150 km. de distancia, a fin de disfrutar del último “mercadillo navideño” del viaje. En el camping de la ciudad, cosa rara, no nos permitieron dejar por unas horas las caravanas y nos mandaron a un gran aparcamiento al aire libre muy cerca del centro histórico. Tras pasear la ciudad –muy bonita- y comer en el mercadillo, nos pusimos en carretera hasta pernoctar en un área de autopista cercana a Limoges (Francia), tras casi otros 700 km. de trayecto. De esa manera pudimos “exprimir” la jornada, tanto turísticamente como en kilometraje.

 

  • OJO TAMBIÉN A LOS CAMBIOS DE CAMPING AL PREPARAR LAS ETAPAS. Nos interesa tener muy presente que los cambios de camping son una fuente importante de “consumo de tiempo” y que, siempre que el recorrido lo permita, puede venirnos bien evitar cambiar de “base” lo menos posible. No obstante, si no queda otro remedio, al plantear la etapa deberemos prever el tiempo necesario para la localización del camping (aunque ahora con los GPS la cosa sea mucho más fácil); el registro en recepción; la elección de parcela y la instalación.

 

  • Por si sirve de orientación diremos que nosotros normalmente solemos prever entre 45 minutos y una hora para tales menesteres, desde la llegada al camping hasta estar en disposición de salir “de visita”. Obviamente si hay prisa por salir, bastará con desenganchar la caravana y asunto resuelto.

 

  • Por último y aunque sea de perogrullo, no quisiera dejar de comentar lo conveniente que es parar cada 2-3 horas a estirar piernas, aliviar vejigas, refrescarse, comer y mil cosas más. La seguridad y el bienestar del pasaje lo agradecerá.

 

  • Aunque cada “maestrillo tiene su librillo” y lo que vale para uno no vale para otros, por si a alguien le resulte útil saberlo, solemos tardar entre 15 y 30 minutos en un “repostaje + WC” y sobre unos 50 minutos si la parada es para comer o cenar. La precisión de los 50 minutos puede resultar chocante, pero es el tiempo que venimos a tardar de manera habitual. ¡Qué cosas!.

 

  • A la hora de las paradas en ruta, las áreas de autopista francesas son de lo mejor de Europa. Un librito muy útil para planificar paradas o donde dormir y que puede adquirirse con facilidad en bastantes áreas del país vecino, es el “Atlas Autoroutière” de las autopistas francesas editado por Michelín. En él se detallan todas las áreas de servicio y de descanso de la red de autopistas y autovías de Francia, –con todos los servicios que ofrecen- amén de otras informaciones como precios de los peajes, etc.

 

  • Finalmente y a modo de resumen hay que recalcar que EL QUID DE LA CUESTIÓN ES APROVECHAR LO MEJOR POSIBLE EL TIEMPO DURANTE LAS ETAPAS CON DESPLAZAMIENTO. Nuestro viaje lo agradecerá... ¡y nosotros también!.

 

 

 

 

 

 

 

www.francisco-colet-viajesycaravaning.com
contacto@francisco-colet-viajesycaravaning.com