F.COLET EN CARAVANA
NUESTROS VIAJES
ORGANIZA TU VIAJE
MOVERSE POR EUROPA
COSAS DEL CARAVANING
MUSEOS SOBRE RUEDAS
DE LA "A" A LA "Z"
A de...
B de...
C de...
D de...
E de...
Educación
Equipaje
Etapa de viaje
Euro
F de...
G de...
H de...
I de...
J de...
K de...
L de...
M de...
N de...
Ñ de...
O de...
P de...
Q de...
R de...
S de...
T de...
U de...
V de...
W de...
X de...
Y de...
Z de...
PARQUES ATRACCIONES
TURISMO VALLADOLID
Contacto
Aviso legal
Mapa del sitio




 

 

 

uro

 


Puede que la llegada del euro a nuestras vidas no haya sido todo lo brillante y reluciente que nos hubiera gustado. El dinero tiene esas cosas.


El euro estuvo y está muy bien pensado, con múltiples y variadas ventajas.


Lástima que algunos listillos aprovecharan su llegada para forrarse haciendo que las “100 pelas de toda la vida” pasaran a ser, por arte de birlibirloque, un eurito.

 

 

 


Y así, con alevosía, le reventaron el estreno al pobre euro, que con tanta subidita de precios a traición, enseguida se ganó fama de “carero” sin comerlo ni beberlo. Así nos fue y así nos va.


Menos mal que los viajeros le tenemos más apego y cariño a la moneda única.


Al menos nos beneficiamos más fácilmente de una de sus grandes ventajas: ahorrarnos los cambios de moneda.


Gracias al euro se acabaron las visitas al banco y los dolores de cabeza por saber cuánta moneda cambiar a la hora de visitar la mayoría de países europeos.


Sí, nos hemos malacostumbrado. No hay más que ver lo desentrenados que nos pilla la cosa cada vez que queremos viajar a Gran Bretaña, a Suiza o a los países escandinavos (por no salirnos de Europa).


Y es que pasar del rollazo de tener que cambiar moneda (y pagar comisiones, que todo hay que decirlo) es todo un puntazo.


Lo confieso, a mí me gusta el euro. Igual es que mis gustos resultan un poco extravagantes…

 

 

www.francisco-colet-viajesycaravaning.com
contacto@francisco-colet-viajesycaravaning.com