F.COLET EN CARAVANA
NUESTROS VIAJES
ORGANIZA TU VIAJE
PASOS PREVIOS
Las 10 reglas de oro
Ventajas y más...
¿Adónde viajamos?
El presupuesto
El "ritmo" de viaje
Gustos personales
Viajar con más gente
INFORMACIÓN ES PODER
LAS ETAPAS DEL VIAJE
ELIGIENDO CAMPING
TEN MUY EN CUENTA...
NO TE OLVIDES DE...
MOVERSE POR EUROPA
COSAS DEL CARAVANING
MUSEOS AUTOMÓVIL
DE LA "A" A LA "Z"
PARQUES ATRACCIONES
TURISMO VALLADOLID
Contacto
Aviso legal
Mapa del sitio




 

 

Viajar con amigos y familia

 

Un "deporte de alto riesgo"

 

 

 

 

 

 

 

  • Viajar en familia y con amigos es, sin duda, una experiencia inolvidable en todos los sentidos. A veces, un auténtico "deporte de riesgo". Puede ser una verdadera maravilla o, por el contrario, la cosa puede terminar como el rosario de la aurora si no "nos lo montamos bien".

 

  • En cualquier caso, si decidimos viajar acompañados, lo ideal para disfrutar del periplo es que el ritmo y los gustos de todos los integrantes del viaje coincidan lo más posible. ¡Y es que en el empeño nos jugamos el éxito de nuestras vacaciones!. Y ello será tanto más necesario cuánta más gente esté implicada en el proyecto.

 

  • Cuando en la familia o en el grupo de amigos no se dé tal “unidad de planteamiento”, si no queremos amargarnos los días de asueto, no nos quedará otro remedio que intentar llegar a compromisos entre las partes implicadas, aunque siempre respetando al máximo los “gustos fundamentales” de todos.

 

  • Cuando los chicos son pequeños no suele haber demasiados problemas, especialmente si están acostumbrados a viajar desde chiquitines. Entre otras cosas porque los padres todavía estamos en disposición “de marcar el paso”. En realidad los problemas serios empiezan cuando la prole entra en esa “fascinante” etapa llamada adolescencia, cuando nada les parece bien y todo es un rollo insoportable. ¡Ahí sí que empieza “lo bueno”, encomendándonos a dios y al diablo para que la paciencia y la mano izquierda no nos fallen y nos ayuden a capear el temporal!.

 

  • El acuerdo es aún más necesario, si cabe, cuando nos planteemos compartir el viaje con amigos o conocidos. ¡Cuántas amistades se habrán quedado en el camino por no dejar las cosas claras antes de ponerse en ruta!.

 

  • Aunque resulta evidente la necesidad de que “el grupo” comparta unos gustos básicos -especialmente si el viaje va a durar varias semanas- lamentablemente todavía hay quien se empeña en salir de viaje con más gente sin haber hablado lo suficiente, metiendo con alegría torera en el mismo saco a los maníacos de los madrugones junto a otros cuyo mayor anhelo en la vida -y en las vacaciones- es olvidarse que el reloj existe. Vamos que eso, de no evitarlo, ¡es un cóctel explosivo condenado a explotar!.

 

  • Así que, si se plantea la posibilidad de salir en grupo, lo primero es procurar dejar claros los gustos básicos de la gente, que la capacidad de adaptación del personal tiene sus limitaciones y prevenir es curar.

 

  • Nuestra experiencia personal en “viajes en grupo” es abundante y también satisfactoria, pues predicamos con el ejemplo. Afortunadamente compartimos en gran medida con nuestros amigos el modo de entender los viajes y eso lo hace todo más fácil.

 

  • El quid de la cuestión para hacer de un viaje compartido una experiencia gratificante radica en dos elementos clave:

 

  • El primero consiste en hablar con todos los implicados en el viaje, sobre apetencias, expectativas respecto a qué ver o hacer y, en definitiva, procurando averiguar a priori todo aquello que podamos saber para actuar luego en consecuencia. No hacerlo es el camino más corto al abismo.

 

  • El segundo es diseñar “en común” y en la medida de lo posible un plan de viaje que recoja los gustos de la mayoría de viajeros implicados, prestando especial atención a los aspectos potencialmente más conflictivos, (ritmo a seguir, puntualidad, madrugones, etc.) que requerirán de una intensa “sesión de comunicación” para lograr “un pacto de algo más que mínimos”.

 

  • Y ya que hablamos de puntualidad... ¿Alguien conoce algo más capaz de estropear el más fantástico de los planes si no se respeta?. Cualquiera que haya viajado con personas impuntuales ya sabrá sobradamente lo que se sufre a su costa...; Así pues, ¿Impuntuales, como compañeros de viaje? ¡No, gracias!.

 

  • Impuntuales al margen, la “fórmula mágica” de los viajes en común, radica en asumir que cada persona, pareja, familia o amistades tienen que tener las manos libres –y “sentirse libres”- para hacer o no cualquier actividad, esté o no prevista, y ello sin generar discusiones ni tensiones en el resto de compañeros. Lógicamente esa cuestión, que por falta de costumbre suele ser más fácil de decir que de hacer, requiere que, de entrada, el grupo la conozca, la comprenda, la asuma y la respete. De lo contrario, no será más que papel mojado y no servirá para atajar malos rollos, que es para lo que sirve.

 

  • Ciertamente el “Todos a una como Fuenteovejuna” es muy bonito, y también deseable, pues para eso nos planteamos un viaje en grupo, pero como la realidad suele ser más prosaica, “conjuntar” voluntades no siempre resulta sencillo.

 

  • Y como en ninguna parte está escrito que “todos estemos obligados a hacerlo todo a la vez”, prever alternativas a esa premisa nos evitará no pocos problemas. Esto lo aprendimos de Pepe y Nany, nuestros amigos de Castellón –con quienes hemos compartido decenas de salidas- y podemos afirmar que pocas cosas hay más eficaces que la libertad para garantizar el éxito de un viaje con amigos. Y cuanto mayor sea el número de participantes, más útil y necesaria será.

 

  • Y si no fuera posible alcanzar tal compromiso –que como hemos visto ha de ser asumido y compartido libremente por todos- el sentido común aconseja no hacer el viaje juntos o, como mínimo, plantearse la posibilidad de coincidir únicamente en las zonas donde exista “acuerdo”.

 

  • Alternativas hay muchas y conviene buscarlas, pero desde luego lo que está fuera de discusión es que las vacaciones son un bien escaso y todo el mundo tiene derecho a disfrutarlo al máximo. No es cuestión de arriesgarse a lo contrario, ni amargarse por ello, pudiendo evitarlo.

 

  • Organizar la independencia” es más sencillo de lo que parece. Si alguien se agobia pensando en cómo hay que ponerlo en práctica, ahí van algunas ideas:

 

  • Si hay dudas de querer hacer todos las mismas cosas a la vez, el recurso de ir en dos o más coches resuelve el problema de raíz; suponiendo que habitualmente se comparta coche, claro. Así todas las partes tendrán las manos libres para ir a donde gusten en cada momento o para regresar al camping antes de tiempo si apetece.

 

  • El móvil es un gran aliado en tales trances. Utilísimo para “reencontrarse” después de un rato de actividad “dispar”. Imaginemos por un instante que en una misma ciudad unos quieran ir de compras y otros a ver un museo. No hay problema. Cada mochuelo a su olivo y los primeros que terminen la visita sólo tienen que llamar al resto para quedar después en algún lugar convenido.

 

  • Mejor aún que el móvil, por economía, es llevar unos “walkie-talkies”. Estos aparatitos cada vez son más baratos y nos permiten estar intercomunicados, incluso yendo en coche.

 

  • En ocasiones, cuando cada cual haya ido a la suya durante la jornada, sólo quedará esperar al reencuentro en el camping para compartir las vivencias del día alrededor de una taza de café. Y así todos tan contentos.

 

  • Si viajamos en varios coches, lo ideal es hacer los desplazamientos juntos. No sólo para “socorro mutuo” en caso de avería o contratiempo, sino para facilitar el aparcamiento en un mismo sitio. Tengamos presente que la tarea de “rejuntarse” implicará la aparición de tiempos muertos que, en ocasiones, pueden condicionar muy seriamente la realización de las actividades previstas si vamos justos de tiempo. ¡Seguro que todos habréis padecido esperas de lo más peregrinas y sabréis a qué me refiero!

 

  • No obstante cuando el ritmo de marcha habitual fuera muy dispar entre los conductores del grupo, convendría buscar alternativas que no obligasen a nadie a hacer lo que no quiera.

 

  • Especialmente en los largos desplazamientos es cuando las diferencias de ese tipo se tornan más visibles. Si optamos por hacer el trayecto “por separado”, la mejor solución viene de los GPS. Coordinarlos y asegurar que el destino “es el mismo en todos” garantiza que todos lleguemos al mismo punto sin pérdidas. No sería la primera vez, ni la última, que alguien del grupo todavía estuviera dando vueltas buscando el camping, por ejemplo. En cualquier caso esas soluciones deberían adoptarse únicamente en casos excepcionales, pues como ya he comentado el sentido común recomienda hacer el trayecto juntos. Tenemos ya bastante experiencia en “contratiempos de ruta” que gracias al apoyo de unos y otros hemos logrado capear airosamente.

 

  • En desplazamientos cortos, cuando ir juntos se vuelva un problema insuperable, lo mejor es que cada cual circule a su ritmo, acordando después un punto de encuentro. Otra vez el GPS es la solución. A fin de evitar esperas innecesarias a una parte del grupo, es buena idea que la parte “lenta” salga un poco antes y así procurar “sincronizar” lo más posible la llegada a destino. Es una situación un poco más engorrosa, pero al menos es útil para salvar el escollo sin que nadie se sienta forzado. Y es que con imaginación y buena voluntad hay remedio para casi todo.

 

  • EL "FONDO COMÚN" PARA CONSUMICIONES. Cuando se viaja en grupo, utilizar un "fondo común" para pagar las consumiciones de todos simplifica bastante el trance y es una buena solución cuando los gustos y hábitos de todos los miembros son más o menos similares. Si no es así, es preferible que cada cual se pague lo suyo a pesar de que eso resulte más engorroso.

 

  • Lo mismo vale para las compras en el supermercado para comidas o cenas. O se está muy de acuerdo en general -y para eso es fundamental haberlo hablado previamente- o es mejor que cada cual compre lo que quiera y luego se haga "comida de hermandad".

 

  • Desde luego que es posible establecer "sistemas mixtos" que hagan la vida grupal un poco más sencilla. Por ejemplo se puede poner un fondo para pagar todo aquello que sea estrictamente equitativo o se pueden establecer ciertas "exenciones de contribución" para aquellos que habitualmente consuman menos que los demás. Dicho en otras palabras, que haya momentos en que no aporten al fondo.

 

  • Evidentemente el sistema de "fondo común" requiere que el "depositario del fondo" cuente con la confianza de todos los miembros. Ya bastante engorroso es hacerse cargo de pedir y pagar lo de todos como para que encima aún sospechen de uno, dando por sentado que el "depositario" es merecedor de tal confianza, claro.

 

  • En suma, cuando hay asuntos de dinero de por medio, lo mejor es consensuar el modo de hacer las cosas antes del viaje. Y si durante el mismo se advierte que algo no funciona, pues cambiarlo sobre la marcha. Y eso vale tanto para la organización de visitas, horarios de salida, ritmos de viaje y pagos en común.

 

  • Viajar en grupo es muy divertido, pero "es un deporte que no está exento de riesgos". Evitarlo es tarea de todos.

 

 

  • En suma, el objetivo es que, al final de las vacaciones, todos nos sintamos felices y contentos de haber compartido tiempo y experiencias.

 

 

 

www.francisco-colet-viajesycaravaning.com
contacto@francisco-colet-viajesycaravaning.com