F.COLET EN CARAVANA
NUESTROS VIAJES
ORGANIZA TU VIAJE
MOVERSE POR EUROPA
Cómo cruzar Francia
Repostar barato (F)
Viajar con animales
Los peajes en Europa
Los peajes Europa 2
Transporte Público
Alemania peculiar
Ferries y barcos
El Eurotúnel
Los trenes lanzadera
Avión+hotel+coche
Alojamientos varios
Volar barato
Alquilar un coche
COSAS DEL CARAVANING
MUSEOS SOBRE RUEDAS
DE LA "A" A LA "Z"
PARQUES ATRACCIONES
TURISMO VALLADOLID
Contacto
Aviso legal
Mapa del sitio




  


Viajar con la mascota

 

 

 

 

 Registrando a la perrita en el Eurotúnel

 

 

 

¡Importante!

En enero 2012 se han simplificado los requisitos para ir con animales a Gran Bretaña, Irlanda o Suecia. Más abajo encontraréis la información actualizada...

 

  • Los que convivimos con un animal sabemos que, la hora de viajar, su compañía nos plantea algún que otro problema práctico. El primero y más importante es decidir qué hacemos con él. ¿Lo llevamos o no?.

 

 

  • Evidentemente si el viaje es organizado tendremos que buscarle acomodo en casa de algún familiar o en alguna residencia canina/felina. Menos mal que hoy en día no faltan soluciones para ello.

 

 

 

  • Sin embargo nuestra condición de campistas nos facilita mucho la tarea si no queremos dejar de compartir experiencias con nuestra mascota. No somos pocos los que viajamos con nuestro perrito –algo menos frecuente es llevarse al gato, aunque también los conocemos- y no digamos ya si se trata de otros animalitos más “exóticos”.

 

  • El mundo campista es terreno abonado para viajar con bichos. Llevar la casa a cuestas tiene esas ventajas. Afortunadamente en la mayoría de camping admiten su estancia –algo que debemos comprobar al elegir camping- aunque su compañía también nos limitará bastante a la hora de visitar museos  y otras atracciones o entrar en algunos locales.

 

  • Por suerte en Francia, Alemania, Holanda o Bélgica,, todos ellos con gran tradición “animalera”, facilitan mucho la estancia en sus países con nuestra mascota. Nada que ver con España, por desgracia.

 

  • Por ejemplo, en Budapest se admite un perro por vagón en el metro y ferrocarril. En el RER parisino (el tren suburbano) también se aceptan, pero en el metro de parís sólo a las mascotas pequeñas y en transportín. En fin, que es cosa de informarse al respecto sobre las normas en cada ciudad o país.

 

  • En nuestro caso, a sabiendas de que viajamos con frecuencia, ya nos buscamos una raza de perro de tamaño muy pequeño para poder recorrer el mundo con ella sin demasiados problemas.

 

  • “Una”, nuestra perrita, es una maravillosa teckel miniatura de pelo duro, que con poco más de 3 kg. de peso, resulta fantástica para viajar. Y su buena educación y mejor carácter nos facilita mucho la vida en viaje, pues metida en su bolsa-transportín no llama en absoluto la atención porque ha aprendido a no ladrar. Así podemos acceder con ella a un montón de sitios que, de otra forma, no sería posible.

 

  • Los que tengáis un perro de pequeño tamaño, buscaros un bolso apto para perros, discreto y manejable y veréis qué bien… especialmente si desde pequeño lo habéis educado y acostumbrado a esos trotes.

 

  • Por supuesto el animal debe estar vacunado con todas las vacunas preceptivas –para eso podéis informaros en vuestro veterinario y en las embajadas de los países a visitar- y disponer también del llamado “pasaporte canino europeo” que podéis obtener también en el veterinario. Ese es el documento que os exigirán las autoridades al viajar, tanto en las aduanas como en caso de incidente con el animal.

 

  • El microchip de identificación es obligatorio en España y en otros países y a efectos de localización del animal en caso de extravío, viene muy bien colgarle del collar una chapita con su nombre y vuestro número de móvil, teniendo buen cuidado de grabarlo con el código internacional delante del número, o sea, el “0034” por si os tuvieran que avisar desde un teléfono extranjero.

 

  • Aunque eso no tenga que ver directamente con el hecho de viajar, la misma tenencia de un animal recomienda estar protegidos contra los daños que pueda causar. Por lo tanto un seguro de responsabilidad civil del animal se hace muy conveniente. Si tenéis un seguro multirriesgo del hogar, comprobad si en la garantía de responsabilidad familiar se incluyen los animales domésticos. Si no, contratad una póliza para el perro. Son baratas y os ahorrarán un montón de problemas.

 

  • Aunque espero que nadie se moleste por ello y aunque también nos salgamos del tema, esa precaución vale también para nuestros niños. Los padres somos responsables de los daños que ocasionen nuestros retoños. Nadie está libre de que el muchacho rompa algo o cause daños. Si no tenemos la casa asegurada –tremendo error- y por ende, la responsabilidad civil familiar que suele acompañar a ese seguro, ya podemos espabilar y hacernos uno pitando. Ah, y si tenemos animalito, que lo incluya también.

 

  • Volviendo al tema principal y por razones obvias de seguridad, no es muy buena idea dejar al animal encerrado en el coche, especialmente si hace mucho calor, pues a la vuelta podríais tener un disgusto. Además corréis el riesgo de que os lo roben.

 

  • Ya he comentado que viajar con animales impone limitaciones, aunque en algunos casos podremos superarlas bastante bien. Si no puede acompañarnos a ciertos lugares, quizás podamos dejarlos, por ejemplo, unas horas en alguna residencia canina próxima o en la caravana, siempre y cuando esté a la sombra y el perrito no sea ladrador.

 

  • En la semana santa de 2009 hemos dejado a “Una” en el centro de acogida de mascotas de Disneyland Paris. Lo tienen fenomenal y súper-controlado. Cuesta 9 €/día e incluye la comida, si se quiere. Las jaulas, de diferentes tamaños, claro, se encuentran dentro de un edificio, por lo que la temperatura exterior o la lluvia no afecta. Se puede sacarlos a pasear siempre que se quiera, previo registro de entrada y salida en recepción. Ya digo, controladísimo todo. En verano de 2011 regresamos a Disney y el precio era de 10 €. Nos informaron también que es posible, si tenemos dos perritos, compartir la misma jaula. No lo pregunté, pero intuyo que no harían rebaja en el precio...

 

  • Lamentablemente no podemos decir lo mismo del servicio de chenil del “Parc Astérix”. Control deficiente, aunque vigilado; jaulas sucias y a la intemperie, con tejadillo de uralita (en verano tiene que ser la monda). No incluye comida y cuesta 7 €/día; No es que digamos que ni se os ocurra dejar a vuestro amigo ahí, pero desde luego que a nadie le pille desprevenido...

 

IR A GRAN BRETAÑA CON PERROS, GATOS Y HURONES...

  • Afortunadamente se ha simplificado la entrada de animales de compañía (perros, gatos y hurones) en Gran Bretaña. Por lo visto el cambio de normativa entró en vigor a primeros de 2012, pero nosotros nos hemos enterado en enero de 2013.

 

El Centro de Control de Animales del Eurotúnel

 

  • Es importante, no obstante, que os informéis  previamente de los trámites a realizar para ir con vuestro perrito, gato o hurón a Gran Bretaña, a través del programa “PETS travel scheme”, pues hay algunos trámites que conviene no pasar por alto. Informaros en la web de la embajada británica: www.ukinspain.com. o mejor en www.defra.gov.uk que es la página “oficial” que incluye todos los requisitos para la entrada de la mascota en el Reino Unido, en inglés, por supuesto. Estas exigencias son válidas para perros, gatos y hurones. Para otro tipo de animales, consultar. Leer nuestra experiencia al entrar con la perrita en Gran Bretaña, en 2010, rumbo a Escocia.

 

  • Los principales cambios son: eliminación del requisito de análisis de anticuerpos de la rabia efectuado por laboratorio autorizado y con no menos de seis meses de antigüedad. Eliminación del requisito de desparasitación contra garrapatas (ojo, el de la tenia sigue en vigor) y ampliación del plazo para hacerlo hasta los cinco días anteriores a la entrada en Gran Bretaña.

 

  • Para los ciudadanos de la Unión Europea, ahora los requisitos son: Pasaporte europeo del animal en regla, con las vacunas correspondientes, fundamentalmente de la rabia (con una "antigüedad" mínima de 21 días antes de la llegada a GB). Disponer de microchip (aseguraros de que se lee bien, pues a veces no se puede leer y, en tal caso, os denegarán la entrada. Tanto en el Eurotúnel como en los Ferries de Calais os "leerán" el microchip). Por último (sólo perros) es necesario efectuar un tratamiento de desparasitación contra la tenia (Tapeworm), firmado por un veterinario, entre 24 horas antes de la entrada en GB y cinco días anteriores a la misma.

 

  • Estos cambios han de ser forzosamente bienvenidos, pues eliminan muchas trabas, en especial la necesidad de tener que prever el viaje a Reino Unido , al menos, con ocho meses de antelación, pues los 6 meses son el período mínimo entre la fecha del test de sangre y la entrada en Gran Bretaña. A eso hay que calcularle el tiempo necesario para la realización del análisis de sangre. O sea, al menos 8 meses para no pillarnos los dedos.

 

  • También es muy interesante la ampliación del plazo para la desparasitación contra la tenia (Tapeworm) a cinco días anteriores a la entrada, pues así se dispone de un margen mucho mayor para efectuar el viaje llevando "hechos los deberes" desde casa. O sea, ya no es necesario hacer el viaje hasta la frontera británica "de tirón". 

 

 

  • Ah, y por si fuera poco todo lo anterior, tampoco es válido entrar en el país por cualquier ruta comercial entre el continente y el Reino Unido. En la web de “Defra”, viene el listado de las compañías autorizadas para aplicar el programa PETS, entre las cuales están las más habituales. Pincha aquí para ver el listado en cuestión (enero 2013). Esta lista es válida para viajes por mar y tren. Si viajáis en avión, consultad la lista correspondiente en esa misma web.

 

  • Si pasáis el canal en el Eurotúnel, deberéis previamente dirigiros al "Pet Control Center" que está justo en la entrada, para pasar el control de la documentación y la lectura del microchip del animal. En el Eurotúnel, al hacer la reserva, deberéis declarar que lleváis un animal. Se paga por él tanto a la ida como a la vuelta. 23 € euros cada viaje en 2013, aunque a favor hay que decir que desde 2010 no han subido los precios.

 

  • Si utilizáis, en cambio, el ferry el procedimiento es algo diferente. En 2011 cruzamos con "Seafrance" y para revisar al animal, al pasar por la cabina de control con el coche, os pedirán la documentación del bicho y os pasarán el lector de microchips para que vosotros mismos lo hagáis.

 

 

  • Y si a alguien se le pasara por la cabeza pasar a su mascota “de contrabando” que se quite la idea de la cabeza de inmediato. En el mejor de los casos y no sin apuros, puede que acepten negaros simplemente la entrada en el país, pero si aplican la norma tal cual, podrían requisaros al animal y sacrificarlo. Y os aseguramos que los aduaneros británicos no destacan por su falta de celo...;

 

 

 

IR A IRLANDA O SUECIA CON PERROS, GATOS Y HURONES...

  • Si el viaje es a Irlanda o a Suecia o a otros países escandinavos, conviene que os informéis también al respecto. No obstante he echado un vistazo y en Suecia e Irlanda tampoco es necesario ya el análisis previo de anticuerpos de la rabia, pero como cada país tiene condiciones diferentes, vale la pena que las miréis bien antes de ir. Obviamente eso vale también para la Gran Bretaña, pues las normas, como vemos, varían a menudo.

 

  • En fin, lo dicho. Con unas pocas precauciones podremos disfrutar de la compañía de nuestro amigo mientras recorremos el mundo mundial.

 

www.francisco-colet-viajesycaravaning.com
contacto@francisco-colet-viajesycaravaning.com