F.COLET EN CARAVANA
NUESTROS VIAJES
ORGANIZA TU VIAJE
MOVERSE POR EUROPA
Cómo cruzar Francia
Repostar barato (F)
Viajar con animales
Los peajes en Europa
Los peajes Europa 2
Transporte Público
Alemania peculiar
Ferries y barcos
El Eurotúnel
Los trenes lanzadera
Avión+hotel+coche
Alojamientos varios
Volar barato
Alquilar un coche
COSAS DEL CARAVANING
MUSEOS AUTOMÓVIL
DE LA "A" A LA "Z"
PARQUES ATRACCIONES
TURISMO VALLADOLID
Contacto
Aviso legal
Mapa del sitio




 

 

 


La Alemania peculiar

 

Algunas cosas a tener en cuenta...

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Alemania es un gran país en todos los sentidos. Ciudades maravillosas, pueblos medievales encantadores, fiestas increíbles, navidades de ensueño, paisajes espectaculares, gastronomía fantástica, conciencia ecológica superlativa y así podríamos seguir hasta agotar el repertorio de epítetos. Ah, ¡Y autopistas sin limitaciones de velocidad!.

 

  • Ciertamente no es oro todo lo que reluce, porque a veces puede resultar un poco agobiante, pero son más los encantos que los inconvenientes que nos encontraremos en el país de la salchicha y de la “cuadriculatura”.

 

  • Que nos gusta Alemania ha quedado claro. Y un viaje a tierras germánicas será siempre un acierto porque tiene todo lo que le queramos pedir, sol incluido -en el sur, claro- pero tiene también algunas peculiaridades que a los campistas nos vendrá muy bien conocer, por nuestro bien...

 

 

Barrera bajada durante el "Mittagruhe".

 

  • Dos son los aspectos a tener en cuenta: el descanso de mediodía o “Mittagruhe” y las limitaciones horarias de adelantamiento de vehículos con remolque, es decir con la caravana, (además de camiones y autocares), en ciertos tramos de la red de autopistas alemanas. Veámoslos con detalle. 

 

 

 

 El "Mittagruhe"

o el descanso del mediodía


  • En la zona germánica (Alemania, Austria y Suiza e incluso en zonas de Chequia) es muy típico que en la mayoría de los camping hagan el “mittagruhe” o “descanso de mediodía”.

 

  • Aunque las horas exactas de ese período de descanso varían de unos a otros, lo más habitual es que de 13 a 15 h. los camping bajen la barrera, prohibiendo la entrada y salida de vehículos del recinto, aunque algunos pueden empezar a las 12 y terminar a las dos. Es bastante raro que el descanso empiece antes del mediodía o concluya más allá de las tres de la tarde.

 

  • Afortunadamente en las guías de camping, especialmente las alemanas, claro, va extendiéndose la costumbre de indicar tal circunstancia, pues es un dato muy a tener en cuenta a la hora de planificar la hora de llegada a un camping.

 

  • ¡Llegar al camping y tener que esperar a que abran la recepción o la barrera nos puede condicionar claramente el plan del resto del día, aparte de que el que espera, desespera!.

 

  • Así pues si al preparar las etapas del viaje prevemos que ese día podemos llegar al camping elegido en ese abanico horario, haremos bien en confirmar si el camping hace el “mittagruhe” y a qué horas, contactando con la recepción.

 

  • Recurrir al correo electrónico del camping da muy buenos resultados si no se ha encontrado el dichoso horario de descanso de otra manera. En general bastará con escribirles en inglés. Y es que en más de una ocasión, antes de “haber aprendido la lección”, nos ha tocado esperar mano sobre mano a que levantasen la barrera… ¡En tales casos siempre nos quedará el consuelo de aprovechar el tiempo comiendo…!

 

  • Y finalmente, si no hemos logrado encontrar el horario de cierre y tampoco nos apetece mandar un e-mail, sólo nos quedará evitar llegar al camping entre las 12 y las 15 horas. Así seguro que nos quitamos de un plumazo los problemas de entrada… 

 

 

 

 Prohibido adelantar

con remolque...

 

 

  • Esta es una peculiaridad del país bastante enervante para los caravanistas y hay que tenerla muy en cuenta a la hora de planificar la rutas por tierras alemanas si no queremos “padecerla” más de la cuenta, mientras sea posible.

 

  • En Alemania, en muchos tramos de dos vías de las principales autopistas del país – habitualmente las de las grandes rutas internacionales (A1 - Colonia a Hamburgo, A5 (Friburgo a Baden Baden), o A8 (Augsburg a Munich), etc.)- los camiones y vehículos con remolque ven prohibidos los adelantamientos a ciertas horas del día, generalmente de 6 ó 7 de la mañana a 19-20 h. dependiendo de los tramos.

 

  • Esta medida, que es muy enervante para nosotros, los caravanistas, se justifica por el intento de dar fluidez al elevadísimo tráfico que soportan esas autopistas. Aunque me pese admitirlo, he de reconocer que se forman interminables caravanas de coches en el carril izquierdo esperando a que un TIR termine de adelantar a otro. Y por eso entiendo que las autoridades busquen “soluciones” para no entorpecer aún más la circulación por esos tramos.

 

  • De todas maneras no hace falta insistir demasiado en lo poco agradable que es recorrer decenas o cientos de kilómetros a 60-70 km/h. detrás de un lento camión. Y aunque sea raro ver a la policía alemana a pie de autopista, saltarse la prohibición y ponerse a adelantar -suponiendo que podamos “colarnos en el carril izquierdo”, cosa que no resulta fácil- por muy harto que uno esté, pone a cien la secreción de adrenalina. No olvidemos que nos arriesgamos a una multa pagada “in situ” o a una inmovilización del vehículo, en el peor de los casos, si nos pillan.

 

  • El modo de más fácil de “evitar” tales molestias pasa por buscar itinerarios alternativos que, sin perder agilidad en ruta, nos permitan circular más a gusto. Evidentemente la solución no son las carreteras convencionales, sino recurrir, en lo posible, a la red viaria de otros países. O circular en horarios “vespertinos”, claro.

 

  • En concreto tenemos la posibilidad de evitar el tramo de Aquisgrán (Aachen) – Colonia (Köln) – Münster – Osnabrück – Bremen, por la A4-A1 alemana recurriendo a las autopistas belgas y holandesas, vía Bruselas, Utrecht y Groningen. Esta opción es muy interesante si incluimos también alguna visita por la siempre preciosa Holanda. Es algo más larga, pero es una alternativa a valorar si nuestro destino es el norte de Alemania.

 

  • En la ruta de la Selva Negra, de Mulhouse (Francia) a Baden Baden, la alternativa pasa por circular por la autovía A35 francesa, gratuita, que discurre por Alsacia, pero teniendo buen cuidado en no llegar a Estrasburgo, precisamente para no tener problemas de atasco. Por eso hay que desviarse hacia Offenburg, antes de llegar a Estrasburgo, para alcanzar la A5 alemana, pues desde Baden Baden hasta Karlsruhe la autopista es de tres vías y, en ese caso, la prohibición desaparece.

 

  • Por la A8, la autopista alemana que une Karlsruhe y Munich, no tiene limitación de adelantamiento excepto en el tramo comprendido entre Augsburg y Munich, pero ahí no hay otra opción que aguantarse y armarse de paciencia llegado el caso.

 

  • En las autopistas “de segundo orden”, si por ello entendemos que no son grandes ejes ruteros, no suele haber ese tipo de prohibición. Los alemanes a veces no son tan “cuadriculados” como dice el tópico.

 

  • Tampoco la ausencia de límites de velocidad en las autopistas alemanas es “universal”, pues en las autopistas citadas empiezan a “popularizarse” límites de velocidad en tramos concretos, que la mayoría de conductores respeta a rajatabla. Por supuesto existen también los radares, bastantes de los cuales están debidamente señalizados. Así que ¡al loro!. 

 

 

 La placa medioambiental

obligatoria

 

 

  •   Por cierto, la “última peculiaridad” que los alemanes se han sacado de la chistera es “la placa medioambiental” para entrar en muchas de las ciudades del país, declaradas “zonas de protección medioambiental”.

 

  • Si queremos estar a tono con la normativa y ahorrarnos multas de 40 € por incumplirla, hemos de solicitar a Alemania, vía Internet, y previamente a nuestra salida, el distintivo que indicará el nivel contaminante de nuestro vehículo y que determinará nuestra capacidad de acceso libre a dichas zonas.

 

  • Es necesario enviar copia de la documentación del coche y, en función de su nivel contaminante, se le facilitará una placa verde, amarilla o roja, previo pago, por supuesto. Aceptan las tarjetas de crédito más habituales. Esta placa será válida para toda la vida de la matrícula del coche. Y advierten que, para transitar por el país no es necesario disponer de ella, salvo para acceder a las zonas específicamente señalizadas como especialmente protegidas, o sea, a las principales ciudades.

 

 

  • Lo más curioso es que existen dos modalidades, con diferente precio. Si la matrícula la queremos en letra de imprenta cuesta más caro que si la matrícula de nuestro coche la escriben a mano.

 

  • Nosotros, junto a un amigo, la pedimos a finales de 2010 para el viaje a la Selva Negra en navidad.

 

  • Por último y teniendo en cuenta que la pegatina la estaremos viendo durante toda la vida del coche, aunque nos pareciera un poco abusivo que cobren por hacerla bien, preferimos pagar un poco más y tenerla bonita, porque la que hacen a mano es realmente cutre. Veamos el resultado y juzgad vosotros mismos...

 

 

La nuestra es más bonita, pero contra gustos...

 

 

  

 

 

 

 

www.francisco-colet-viajesycaravaning.com
contacto@francisco-colet-viajesycaravaning.com