F.COLET EN CARAVANA
NUESTROS VIAJES
ORGANIZA TU VIAJE
MOVERSE POR EUROPA
COSAS DEL CARAVANING
La caravana es fácil
Neumáticos ¡Ojo!
Estabilizador bola
Estabiliz.electrónic
El "Movedor"
El mantenimiento
Consumo y caravana
El gas. Legalidad
El peso máximo - MMA
La ITV y la caravana
Nuestras caravanas
El Club Duero (VLL)
APRENDER A GORRAZOS
BUENAS IDEAS
En confort
En seguridad
En electricidad
Kit de supervivencia
MUSEOS SOBRE RUEDAS
DE LA "A" A LA "Z"
PARQUES ATRACCIONES
TURISMO VALLADOLID
Contacto
Aviso legal
Mapa del sitio




"Buenas ideas" en materia de electricidad.

 

 

  • Las “buenas ideas” en materia de electricidad que vamos a comentar se orientan a hacernos la vida más agradable y a evitar también algunos de los típicos problemas eléctricos que suceden durante las acampadas, mucho más frecuentes de lo que sería de desear.

 

  • Veamos algunas de las buenas ideas “eléctricas” que nos ayudarán a disfrutar mucho más de nuestra caravana/autocaravana:

 

  • La batería autonóma
  • El convertidor de 12 v. a 220 v.
  • Los alargadores de cable.
  • Los protectores de “conexión”.
  • Los enchufes varios y el “ladrón” de tres enchufes.
  • El “probador” de corriente alterna.
  • El práctico interruptor “coche - luz interior de la caravana”.

 

 

 

·        La batería autónoma.

 

·         Desde hace muchos años disponemos en la caravana de una batería autónoma, de gel, con su correspondiente cargador a 220 v.

 

·         La corriente de la batería autónoma se acciona mediante un simple interruptor.

 

·         La batería autónoma va alojada en uno de los arcones interiores y nos permite disponer de electricidad a 12 v. en la caravana, ideal para las pernoctas durante las etapas de desplazamiento. De esa manera no tenemos necesidad de recurrir a la batería del coche, lo que siempre es un plus de seguridad al no comprometer su funcionamiento y su carga.

 

·         También podemos utilizar la batería autónoma – teniendo cuidado de poner el frigo a gas – si pernoctamos en un camping sólo por una noche y no nos apetece pagar el importe de la electricidad. Todavía recordamos que en el año 2000, en el camping “Aby” de Göteborg (Suecia), nos pidieron casi 900 pesetas “de entonces” por día, en concepto de electricidad, cuando simplemente lo que pensábamos era cenar e irnos a dormir. Por supuesto pasamos de pagar semejante burrada.

 

·         La batería se recarga automáticamente cada vez que la caravana se conecta a la red de 220 v.  y no necesita ningún mantenimiento especial. Eso sí, salvo que se sea un manitas del voltio, la instalación conviene que la haga un profesional.

 

·         Si el coste compensa o no es algo que cada cual ha de valorar, pero para nosotros sí vale la pena, porque tampoco es una cosa exagerada y resulta muy práctica.

 

·         Más de una vez hemos sufrido una avería eléctrica en la caravana que nos ha dejado varios días  sin electricidad de 220 v.; pues bien, la batería autónoma, junto a un fluorescente de 12 v. que da mucha luz con un consumo ridículo, nos ha permitido capear el temporal hasta que el electricista pueda arreglar el desaguisado.

 

·         Y con un consumo juicioso y moderado de la batería, ésta puede aguantar varios días antes de agotársele la carga, aunque casi nunca llegaremos a esta situación en condiciones normales.

 

·         Un aspecto a tener en cuenta para que funcione correctamente, es que si activamos la batería autónoma para que nos proporcione luz, hemos de tener la precaución de desconectar primero la caravana del coche, de lo contrario “chuparemos” la corriente de la batería... ¡del coche!. Y es que este sistema carece del “convertidor” que equipan las autocaravanas para cambiar de “fuente de alimentación”.

 

·         En suma, disponer en la caravana de una batería autónoma dota a nuestra amiga de una versatilidad que sin ella no tiene.

 

·        El convertidor de 12 v. a 220 v.

 

·         Llevar un convertidor de 12 v. a 220 v. –preferiblemente en el coche – es una idea más que interesante.

 

·         Los hay de varias potencias en el mercado, pero tampoco es necesario comprarse una “bestia” para el uso que habitualmente le daremos.

 

·         ¿Y para qué sirve?. Pues para transformar la corriente de 12 voltios que nos da la batería del coche en corriente de 220 v. porque de eso se trata, de un transformador.

 

·         Lo bueno es que, yendo de viaje, este aparatito nos puede sacar de bastantes apuros, aunque el más habitual sea el de poder recargar la batería de los teléfonos móviles sin necesidad de tener que comprar un cargador de coche para cada móvil. O también para cargar la batería de la cámara de fotos mientras circulamos, claro.

 

·         ¿Quién no se ha olvidado alguna vez de cargarlos antes de salir de casa o simplemente se ha agotado la batería estando de viaje y en el momento más inoportuno?. Pues para esos casos tenemos el convertidor, por supuesto. Claro que para ello hemos de tener a mano el cargador del móvil o la cámara, porque si no...

 

·         También resulta extremadamente útil, cuando se viaja con tiernos infantes, para enchufar aparatos eléctricos diversos: videoconsolas, dvd, aparatos de música y, de esa manera, tener entretenida a la chiquillería en los largos desplazamientos.

 

·         El aparatito se enchufa a la toma del encendedor del coche o a cualquier otro que se encuentre en el vehículo, ahora que ya muchos coches equipan varios de esos enchufes de 12 v. El convertidor abulta realmente poco, por lo que puede llevarse en cualquier parte del coche, que es donde habitualmente haremos uso de él.

 

·         Y así, gracias a este práctico artilugio siempre dispondremos de corriente a 220 v. cuando tengamos necesidad de ella.

 

·        Los alargadores de cable.

 

·         ¿Quién no se ha encontrado alguna vez un camping en el que las tomas de corriente estaban a tropecientos metros de la parcela?. O, aún estando relativamente cerca, al ir a enchufar, la toma se negaba a funcionar y había  que irse a otra aún más lejana...

 

·         Y claro, esto no tendría la menor importancia si siempre tuviésemos suficientes metros de cable para salvar cualquier situación, pero desgraciadamente también sabemos que no siempre eso es así. Pero lo que está claro y no admite dudas es que la solución depende solamente de nosotros...

 

·         Por supuesto que todo caravanista o autocaravanista ha de llevar consigo un carrete con, al menos, 25 de cable, que suele ser la “medida standard” con la que vienen esos carretes. Sin embargo esos metros a menudo son insuficientes y hace falta “algo más”.

 

·         Llevar dos carretes de cable sería una alternativa interesante si no fuera porque ocupan demasiado espacio en el cofre de la caravana. Por eso, a falta de espacio, conviene aplicar “otras ideas”.

 

·         En nuestro caso hemos resuelto la cuestión con un carrete grande y 40 metros de cable de mayor sección de lo que es habitual en esos casos, 2,5 mm2 en lugar de los habituales 1,5 mm2. Este grosor del cableado que normalmente viene con los carretes “comerciales”, de 1,5 mm2, puede quedarse algo justo si sobrecargamos el sistema con frecuencia con un elevado consumo de electricidad y llegar a calentarse por encima de lo aconsejable, aunque para un uso “normal” (luz y frigo) seguramente bastará.

 

·         Y como complemento a los 40 m. llevamos otros 10 metros de cable en una madeja aparte, por si fuera necesario ampliar su longitud.

 

·         Así pues nadie debiera llevar consigo menos de 40 metros de cable (en una o dos partes) y si puede ser algo más, mejor todavía.

 

·        Los protectores de “conexión”.

 

·         Estos prácticos “artilugios” son perfectos para mantener las conexiones entre cables y enchufes en buenas condiciones de impermeabilidad.

 

·         Son una especie de cajita cilíndrica, generalmente de plástico, en la que se introducen los enchufes “macho y hembra” de cualquier “conexión” de cables y así quedan protegidos del exterior, evitando que la humedad o el agua los afecte y produzcan un cortocircuito cuando se encuentran a la intemperie.

 

·         Sus usos más habituales son dos: la protección de la conexión entre un alargador y el rollo normal de cable o entre éste y el cable del “enchufe europeo”, por ejemplo.

 

·         En cualquier caso su concurso nos aportará un plus de seguridad al proteger de la humedad y el agua nuestro sistema eléctrico, cuidando, eso sí, de que no toquen el suelo siempre que sea posible y, si no, tener la precaución de colocarlo de tal manera que el agua no pueda entrar con facilidad si llueve más de la cuenta y se encharca el suelo.

 

·        Los enchufes varios y el “ladrón” de tres enchufes.

 

·         En la sección “Eligiendo camping”, en el apartado “camping y enchufes”, contamos con detalle todo lo relacionado con algunos de los distintos tipos de enchufes que existen en Europa. Por eso mismo lo mejor es pinchar en el enlace y saber un poco más del tema.

 

·         En cualquier caso la moraleja radica en estar prevenidos contra las peculiaridades “enchufísticas” de algunos países como Francia, Suiza o Gran Bretaña e Irlanda, para tomar a tiempo las medidas oportunas y no quedarnos con un palmo de narices (y a veces sin poder enchufar) al llegar a esos países.

 

·         No obstante y alejándonos de cuestiones europeas en materia de enchufes, lo que sí nos vendrá bien de llevar en nuestro elemento de acampada es un “ladrón” con tres tomas o, mejor si cabe, una base de esas con varios enchufes. Más que nada porque nunca se sabe cuándo podemos necesitar enchufes extras durante la acampada...

 

·        El “probador” de corriente alterna.

 

·         El “probador de corriente alterna” es un simple aparatito con dos cables terminados en punta que sirve para comprobar si una toma recibe o no corriente eléctrica. Indicando además el voltaje que se está suministrando en ese momento.

 

·         Llevarlo en la caravana nos garantiza saber de buena tinta cuando un enchufe funciona correctamente o no. Obviamente lo emplearemos cuando, al enchufar un aparato a la red, éste no funcione. Si queremos averiguar si el problema puede deberse a un fallo de la toma de enchufe, el “probador” será nuestro “salvador”.

 

·         Introduciendo cada terminal en los agujeritos del enchufe sabremos si éste proporciona corriente. Y de esa manera sabremos si la causa del problema está o no ahí.

 

·        El práctico interruptor “coche - luz interior de la caravana”.

 

·         Este es un truco muy interesante y muy cómodo, pero que requiere ser instalado por un electricista profesional.

 

·         La idea consiste en instalar en el coche, debajo del salpicadero por ejemplo, un interruptor que corte o dé corriente a la caravana a voluntad, sin necesidad de bajarnos del coche.

 

·         ¿Y eso, para qué? puede que alguien se pregunte. Pues sin ir más lejos para cortar la corriente al frigorífico cuando lo llevamos a 12 v. mientras circulamos y paramos a tomar un café, a comer o a estirar un poco las piernas. Pensemos que si lo dejamos conectado mucho rato con el coche parado, estaremos descargando seriamente la batería del vehículo, con el riesgo de quedarnos tirados en el momento más inoportuno (que suele ser cualquiera).

 

·         Aparte de la comodidad que ofrece, eso nos evitará el tener que estar subiendo y bajando de la caravana y con ello, evitar forzar con nuestro peso el enganche coche-caravana para conectar-desconectar el frigo.

 

·         También es una buena idea acompañar el interruptor con un “testigo” (un led, por ejemplo) que nos indique, al iluminarse, si el sistema está conectado o no.

 

·         Por supuesto que llevar montado algo así no resulta en absoluto imprescindible, pero sí muy cómodo y práctico. No obstante la complejidad del montaje requiere que sea realizado por un especialista y también puede que ciertos coches modernos, con su tremenda carga electrónica, no digieran bien un “gadget” de este tipo, por la posibilidad que tiene de “interferir” en los sistemas de detección de consumo de la centralita electrónica. Por eso mismo es conveniente que, antes de hacer nada, esto lo valore un electricista y si decide que el montaje es factible, entonces que lo haga con todas las garantías.

 

·         Y ya que hablamos de garantías, mientras el coche se encuentre en garantía casi mejor abstenerse de montarlo, no fuera a ser que, de tener algún problema eléctrico, la marca alegase que se ha manipulado el sistema eléctrico del vehículo. Así pues, si alguien considera la posibilidad de instalarlo en su coche, mejor que se espere a que esté fuera de garantía.

 

·         Y de este modo, con esta última sugerencia, damos por terminadas las “buenas ideas” en materia de electricidad. Si alguna os resulta interesante, mejor que mejor.

 

 

 

 

 

  

 

www.francisco-colet-viajesycaravaning.com
contacto@francisco-colet-viajesycaravaning.com