F.COLET EN CARAVANA
NUESTROS VIAJES
ORGANIZA TU VIAJE
MOVERSE POR EUROPA
COSAS DEL CARAVANING
La caravana es fácil
Neumáticos ¡Ojo!
Estabilizador bola
Estabiliz.electrónic
El "Movedor"
El mantenimiento
Consumo y caravana
El gas. Legalidad
El peso máximo - MMA
La ITV y la caravana
Nuestras caravanas
El Club Duero (VLL)
APRENDER A GORRAZOS
BUENAS IDEAS
En confort
En seguridad
En electricidad
Kit de supervivencia
MUSEOS SOBRE RUEDAS
DE LA "A" A LA "Z"
PARQUES ATRACCIONES
TURISMO VALLADOLID
Contacto
Aviso legal
Mapa del sitio




“Buenas ideas” en materia de seguridad.

 

 

  • Las “buenas ideas” en seguridad que vamos a plantear van encaminadas, sobre todo, a dificultar el trabajo de desaprensivos y amigos de lo ajeno.

 

  • Veamos algunos de las buenas ideas en “seguridad” con las que podemos dotar a nuestra caravana/autocaravana:

 

  • La alarma anti-gas.
  • La “cerradura de seguridad”
  • La bocina anti-ladrones.
  • Cerradura de repuesto.
  • El extintor en coche y caravana

 

  • La alarma anti-gas.

 

·         Siempre viene bien curarse en salud a la hora de tratar con el gas. Un escape durante la noche podría resultar fatal y convertir un simple sueño en algo “eterno” y, ciertamente, no es plan.

 

·         Hace ya algunos años en los supermercados Lidl ofrecieron en oferta estos artilugios y nos lo compramos, tanto para nosotros como para nuestros amigos. Comento esto porque realmente ignoro dónde se pueden adquirir.

 

·         El detector anti-gas no es más que un cajetín con unos led de colores y un timbre que suena si detecta la presencia de gas en el aire. Se alimenta con un cable de 12 v. que requiere ser conectado al sistema eléctrico de la caravana/autocaravana.

 

·         Tal y como sugieren en las instrucciones de montaje, conviene colocarlo lo más cerca posible del suelo y lo más próximo a las fuentes de gas: calefacción, cocina y frigorífico.

 

·         En suma, un aparatito extremadamente recomendable y nada caro. En cualquier caso lo que está en juego es nuestra propia vida...

 

 

  • La “cerradura de seguridad”

 

·         Como abrir una cerradura de caravana no supone ningún problema especial para cualquier caco medianamente avispado, todo lo que sea poner trabas a su acceso ha de ser forzosamente bienvenido.

 

·         Por eso mismo, para evitar que nos puedan entrar mientras estamos durmiendo, nos hemos inventado un “bloqueo de puerta” casero que impide que la puerta pueda abrirse desde fuera.

 

·         En la foto puede apreciarse el sistema, que no es otro que una pieza de madera con la forma adecuada para adaptarse a la cerradura y la puerta y que impide que la manecilla pueda moverse y, por lo tanto, que la puerta pueda ser abierta desde el exterior. El sistema es muy "chusquero", pero tremendamente efectivo, que es de lo que se trata.

 

·         Más que pretender que nadie “copie el diseño” –pues cada cerradura y puerta requerirá una solución diferente- la intención de exponer aquí el invento casero es llamar la atención sobre algo que podemos hacer nosotros para contribuir a mejorar el nivel de seguridad de la caravana cuando estamos dentro.

 

·         Evidentemente como no somos una panda de paranoicos, solamente utilizamos nuestro “bloqueador” cuando pernoctamos en zonas públicas lejos de la seguridad de un camping.

 

·         En suma, “inventarse” un aparatejo de estas características, es decir que no permita que nadie entre por la puerta si no queremos, es una excelente idea.

 

·         Por último, cuando de autocaravanas hablamos, siempre podemos recurrir a los sistemas de alarmas de existen en el mercado para estas cuestiones. No obstante, complementar la alarma con alguna forma de “traba física” será una buena opción.

 

  • La “bocina anti-ladrones”.

 

·         Esta es una idea que aprendimos de unos autocaravanistas franceses y que complementa al “bloqueo de puerta”.

 

·         El truco consiste en tener, a mano, una bocina de esas que se llevan a los campos de fútbol para meter ruido y armar bronca. Su utilidad es puramente disuasoria y pretende “ahuyentar” a los amigos de lo ajeno al organizar “un sarao de tomo y lomo” si descubrimos que alguien ronda nuestro vehículo con malas intenciones.

 

·         Evidentemente la primera norma de seguridad al pernoctar en zonas no vigiladas es no hacerlo en lugares solitarios siempre que podamos. Aún así puede que los asaltantes intenten atracarnos, por ejemplo. Pues bien, montar un follón de campeonato a bocinazos puede salvarnos de una buena, porque la mayoría de las veces los malhechores huirán a toda prisa. Y si no lo hacen, pues... al menos lo habremos intentado...

 

·         Eso sí, la bocina ha de estar en un lugar fácilmente accesible porque con el miedo en el cuerpo no es cuestión de ponerse a revolver la caravana hasta dar con ella.

 

 

  • La cerradura de repuesto.

 

·         En la sección “Aprendiendo a gorrazos”, en el apartado el día en que se nos rompió la cerradura de la caravana”, contamos con detalle lo que nos pasó durante el viaje inaugural de nuestra actual caravana, por eso mismo no vale la pena extenderse aquí de nuevo con el mismo tema.

 

·         No obstante y ya que hablamos de buenas ideas, llevar una cerradura de repuesto de la puerta de nuestra caravana/autocaravana –siempre que ello sea posible- nos evitará los inconvenientes de no poder cerrarla si tenemos la mala suerte de que se nos averíe la cerradura estando de viaje.

 

·         Lo más probable es que no tengamos necesidad de hacer uso de la misma, pero esas cosas hay que verlas como con los seguros. Se pagan para no tener que usarlos. Pues eso.

 

 

 

  • El extintor en coche y caravana.

 

·         Tener siempre un extintor a mano no sólo es una buena idea. Yo diría que es algo totalmente imprescindible, porque gracias a él podemos evitar problemas inimaginables.

 

·         No es sólo que evitemos que nuestra caravana/autocaravana arda –que no es poco, ni mucho menos- sino que evitaremos que el fuego pueda llegar a propagarse a otros elementos de acampada situados a nuestro lado. Y nosotros somos los responsables civiles en esos casos, no lo olvidemos.

 

·         Nosotros tenemos un pequeño extintor en la caravana y también en el coche -a mano, por supuesto- suficiente para sofocar cualquier conato de incendio que pueda tener lugar en la caravana.

 

·         Su coste es irrisorio y desde luego es totalmente recomendable tenerlo a mano. Imaginemos lo que podría pasar si se prendiera el avance, con lo cerca que suelen estar los de los vecinos... pues bien, en nuestra mano está reducir este riesgo.

 

·         En suma, poniendo en práctica “las medidas de seguridad” que hemos expuesto, habremos dado un paso de gigante en la mejora de la seguridad propia y ajena. De nosotros depende.

 

  

 

www.francisco-colet-viajesycaravaning.com
contacto@francisco-colet-viajesycaravaning.com