F.COLET EN CARAVANA
NUESTROS VIAJES
ORGANIZA TU VIAJE
MOVERSE POR EUROPA
COSAS DEL CARAVANING
La caravana es fácil
Neumáticos ¡Ojo!
Estabilizador bola
Estabiliz.electrónic
El "Movedor"
El mantenimiento
Consumo y caravana
El gas. Legalidad
El peso máximo - MMA
La ITV y la caravana
Nuestras caravanas
El Club Duero (VLL)
APRENDER A GORRAZOS
BUENAS IDEAS
En confort
En seguridad
En electricidad
Kit de supervivencia
MUSEOS SOBRE RUEDAS
DE LA "A" A LA "Z"
PARQUES ATRACCIONES
TURISMO VALLADOLID
Contacto
Aviso legal
Mapa del sitio




 

BUENAS IDEAS: El “Kit de supervivencia”.

 

Para caravana y coche: herramientas y útiles necesarios para salir de apuros

 

 

  • Viajar por libre tiene muchas ventajas y es fenomenal, pero no estamos libres de sufrir problemas e imprevistos -como todo en esta vida, claro- en el transcurso del periplo, con la salvedad de que, ante las dificultades, deberemos estar en guardia para salir airosos de los trances que el destino nos depare mientras estamos por estos mundos de dios, librados a nuestra suerte y a nuestros propios medios.

 

  • Precisamente porque, sin miedo a equivocarnos, a buen seguro nos tocará hacer frente a un montón de situaciones imprevistas estando de viaje, es cosa nuestra estar preparados lo mejor posible para que las pequeñas averías y contratiempos no nos trastornen los planes más allá de lo estrictamente imprescindible en esos casos.

 

  • Todo aquél que lleve tiempo practicando el campismo, sabrá por propia experiencia que raro es el viaje en el que algo no se rompa o estropee. Por eso mismo y porque tenemos a mano la gran ventaja de poder llevar con nosotros las cosas más necesarias para capear la mayoría “de temporales” por nuestros propios medios, nos vendrá muy bien refrescar un poco la memoria y repasar los principales elementos y utensilios que han de conformar nuestro “kit de supervivencia” básico que nos saque de los apuros más apurados:

 

  • Así, para hacer más fácil la ordenación de todas esas cosillas a tener en cuenta, hemos optado por separar el “kit de supervivencia” en tres grandes grupos: para la caravana, para el coche y, por último las herramientas varias que nos ayudarán a salir del más peliagudo de los trances:

 

  • “KIT DE SUPERVIVENCIA” PARA LA CARAVANA:

 

  • El gato hidráulico y tacos/calzos de madera (o plástico).
  • Rueda jockey de repuesto (rueda o conjunto completo)
  • Retrovisor de emergencia.
  • Borriquetas.
  • Plásticos resistentes y cinta americana
  • La llave de ruedas en cruz.
  • Maceta de goma
  • Embudo con tubo largo
  • Grasa consistente
  • Alfombrilla aislante

 

  • “KIT DE SUPERVIVENCIA” PARA EL COCHE:

 

  • Aceite para el motor
  • Líquido refrigerante para el radiador.
  • Compresor portátil
  • Spray descongelante
  • Rascador de plástico.
  • Planchas anti-barro.
  • Eslinga con tensor.
  • Guantes
  • Plástico para tumbarse.

 

  • “KIT DE SUPERVIVENCIA”: HERRAMIENTAS Y UTENSILIOS VARIOS:

 

  • Súper glue / cola de contacto (supergén)
  • Pasta moldeadora adhesiva
  • Linterna y pilas
  • Alambre
  • Aceite lubricante 3 en 1
  • Caja de herramientas
  • Quitamanchas
  • Quitaolores
  • Bolsas de plástico
  • Bobina de cordel
  • Gomas elásticas
  • Cinta aislante y cinta adhesiva
  • Esponja empapadora

 

 

 

·        “KIT DE SUPERVIVENCIA” PARA LA CARAVANA:

 

  • El gato hidráulico y tacos/calzos de madera (o plástico)

 

·         Si un instrumento es totalmente imprescindible en el equipo “de emergencia” de la caravana ese es, sin género de dudas, el gato hidráulico.

 

·         Su utilidad es amplia y variada, tanto para ayudar al nivelado de la caravana o autocaravana sin forzar las patas al acampar como para levantar el vehículo en caso de pinchazo o reventón.

 

·         Los más habituales son de dos tipos: el de “palanca” y el “hidráulico”.

 

·         La elección de uno u otro dependerá, fundamentalmente, de la altura libre que nos quede entre el punto de apoyo del chasis y el suelo, descontada la altura del neumático, pues ante un pinchazo deberemos tener en cuenta que la llanta estará casi a ras de suelo y que en esas circunstancias es donde el tamaño del “gato” será clave, pues si es demasiado alto y no cabe debajo del chasis para levantarlo de nada nos servirá tener uno.

 

·         Así pues, una vez que tengamos clara la altura libre al suelo de nuestro chasis, (en el punto donde debamos colocar el gato en caso de necesidad y que será lo más próximo al eje que podamos) ya podemos elegir el que más nos guste. En principio, los gatos hidráulicos de tipo “tubo” ocupan menos espacio que los de palanca y, por ese motivo, pueden ser la mejor elección, siempre y cuando soporten, al menos, 2 toneladas de peso, dato que viene indicado en el propio cacharro.

 

·         Y si la caravana es muy grande, incluso no nos vendrá mal disponer de un par de ellos, a fin de repartir mejor los pesos y no centrarlo todo en un único punto del chasis.

 

·         Hemos de tener en cuenta también que no es una buena idea intentar nivelar la caravana con sus propias patas cuando el desnivel del terreno es alto, pues lo único que conseguiremos es forzar la tuerca “sin fin” de las patas, aumentando el riesgo de que se partan o doblen, lo que nos obligará a su sustitución y a estar sin ella mientras no la reparemos o cambiemos, con los inconvenientes propios del asunto.

 

·         Por otra parte, además del “gato”, es conveniente también llevar un par de calzos de madera/plástico, para fijar la otra rueda y evitar deslizamientos, así como uno o varios tacos de madera en los que apoyar la rueda si, al nivelar la caravana, ésta queda muy levantada del suelo.

 

·         No obstante si para nivelar hemos de forzar en exceso el chasis de la caravana, siempre resultará mejor asumir que es mejor “soportar” una cierta inclinación que “retorcer” la caravana con el riesgo de provocar desajustes graves en el ensamblado de paredes y muebles.

 

·         En suma, el “gato hidráulico” es un aparatejo de lo más práctico y raro será que, al menos una vez en la vida, no tengamos que usarlo. (Nosotros, por ejemplo, ya llevamos unas cuantas...).

 

  • Rueda jockey de repuesto (rueda o conjunto completo):

 

·         Llevar encima una “jockey” de repuesto no suele ser algo muy habitual, pero si por un momento pensamos los perjuicios que nos puede ocasionar su avería, no tardaremos en concluir que compensa, y mucho, tener en el cofre una de “sustitución” por si acaso.

 

·         Ya hemos pasado una vez por el trance y, por fortuna llevábamos la de repuesto, porque “mover la caravana sin la rueda jockey” es tarea harto complicada...

 

·         La avería se produjo al salirse el “sin fin” interno al intentar levantarla más de la cuenta para nivelar la caravana, lo que la inutilizó por completo, cayendo el enganche casi a ras de suelo.

 

·         Bastó montar la otra para que todo quedase en una simple molestia, pero de no haber sido así nos hubiera tocado comprar una nueva y no siempre es fácil encontrar donde hacerlo dependiendo de donde nos pille el desaguisado, claro.

 

·         No obstante, que se “averíe” la jockey entera es menos frecuente, salvo también que a algún gracioso le dé por “levantárnosla”, claro. Mucho más habitual, y también “más normal” es que sea la rueda de la jockey la víctima. Da igual que sea maciza como hinchable. Ambas pueden sufrir desperfectos que las inutilice. La maciza puede romperse a causa de algún golpe y la hinchable, reventar o pincharse.

 

·         En cualquier caso, y como mínimo, nos conviene llevar una rueda de “jockey” de repuesto para este tipo de contratiempos que son más habituales de lo que parece, aunque aún será mejor que llevemos el conjunto completo, cuyo precio no arruinará a nadie.

 

  • Retrovisor de emergencia:

 

·         Llevar una “retrovisor de emergencia” de repuesto tampoco suele ser muy habitual, pero también resulta muy práctico para poder continuar viaje con seguridad –y sin infringir la norma- en caso de que nos los roben o se nos rompa una de las cintas de goma que los sujetan al retrovisor del coche.

 

  • Borriquetas:

 

·         Un par de borriquetas en el cofre, esos trípodes de plástico o metal, nos vendrán de rechupete si por algún motivo se nos inutiliza alguna de las patas de la caravana. La borriqueta nos permitirá “asentar” correctamente la caravana, pues dispone de un tornillo nivelador.

 

·         La otra “función” típica es la de servir de refuerzo de apoyo en caso de que tengamos que trabajar debajo de la caravana o también la de “suspender” la caravana en el aire, para evitar que las ruedas toquen al suelo en caso de “descanso prolongado” de nuestra amiga. Así evitaremos que los neumáticos se deformen a causa del peso suspendido del vehículo.

 

  • Plásticos resistentes y cinta americana:

 

·         Un buen plástico resistente y un rollo de cinta americana serán los aliados perfectos ante una rotura de ventana o de claraboya. Gracias a ellos podremos “cubrir” el desaguisado y proseguir viaje hasta que encontremos la manera de arreglar el problema definitivamente.

 

  • La llave de ruedas en cruz (o una carraca):

 

·         ¿Quién no se ha encontrado alguna vez con una tuerca recalcitrante que se negaba a aflojarse al tener que cambiar una rueda?.

 

·         Pues bien, gracias a la llave de ruedas en cruz esto no será problema alguno para aflojar y apretar cualquier tuerca, pues no hace falta tener mucha fuerza para conseguir que el tornillo se mueva Y si, además, le echamos un poco de “3 en 1”, no habrá tuerca que se nos resista.

 

·         Por supuesto que una carraca nos servirá también para los mismos menesteres. El cualquier caso la idea es disponer de ayuda para esos casos, teniendo buena cuenta de asegurarnos de que la llave tenga la medida adecuada para la cabeza de los tornillos, claro.

 

  • Maceta de goma:

 

·         Una “maceta” o martillo con cabeza de goma nos vendrá fenomenal para clavar desde piquetas –para asegurar el toldo playero o el avance, por ejemplo – o para golpear cualquier objeto causándole el menor daño posible.

 

  • Embudo con tubo largo:

 

·         Para rellenar el depósito del agua, por ejemplo, viene muy bien disponer de un embudo grande con un tubo de plástico añadido al pitorro de salida, facilitando de ese modo el vertido del agua o de cualquier otro líquido.

 

  • Grasa consistente:

 

·         Un tubo de grasa consistente ha de formar parte ineludible del equipo. Ideal para mantener bien lubricados los tornillos “sin fin” de las patas de la caravana. Para completar “el equipo de lubricación” nos vendrá muy bien tener guantes de plástico o látex para aplicar la grasa y “untarla” por todo el tornillo, así como un plástico lo suficientemente grande como para poder tumbarnos en el suelo para proceder a su aplicación. A modo de guinda, la linterna o una luz tampoco nos vendrá nada mal, pero eso lo veremos más adelante.

 

  • Alfombrilla aislante:

 

  • Una alfombrilla aislante, de goma o material blando, de esas que venden en los “todo a 100” es un artilugio muy práctico para apoyar la rodilla en el suelo si tenemos que agacharnos a mirar cualquier cosa bajo el vehículo...

 

 

·        “KIT DE SUPERVIVENCIA” PARA EL COCHE:

 

  • No se trata de convertirnos en mecánicos, no es eso. Y por supuesto el coche, elemento fundamental para el éxito del viaje ha de estar bien cuidado y a punto para afrontar con garbo y salero las exigencias que le tenemos reservada.

 

  • De lo que se trata en nuestro “kit de supervivencia para el coche” es tener siempre disponibles algunos elementos que nos ayuden a superar las dificultades que se nos puedan presentar por el camino. De esa manera nuestro periplo saldrá mucho, pero mucho mejor. Veamos algunas de las cosillas a llevar para el coche...

 

  • Aceite para el motor:

 

·         Es bastante habitual que el kilometraje medio de un viaje por Europa se mueva entre 5.000 – 8.000 km.

 

·         Ante semejante kilometraje, con calor y además remolcando, conviene vigilar regularmente el nivel de aceite del coche, rellenando cuando proceda.

 

·         Para realizar esa simple maniobra de mantenimiento con toda seguridad y comodidad, nos gusta llevar en la caravana un bote, de al menos un par de litros, del aceite específico para el motor del coche, junto a un pequeño embudo. De esa manera el rellenado se hace fácilmente y el motor estará siempre bien lubricado.

 

  • Líquido refrigerante para el radiador:

 

  • Un bidoncillo de refrigerante en el cofre de la caravana puede evitarnos más de un problema si advertimos que el nivel ha bajado del punto máximo del vaso de expansión. Un excesivo calor exterior puede ser la causa más habitual de la evaporación de una cierta cantidad de refrigerante y, desde luego, la menos problemática de las posibles situaciones.

 

  • Si el descenso del nivel se debe a alguna avería más seria, tener a mano líquido refrigerante “de repuesto” puede significar la diferencia entre poder llegar o no al taller sin llamar a la grúa, en función del ritmo de pérdida de líquido.

 

  • En cualquier caso y dado el riesgo de avería muy grave en el motor por calentón, si existen dudas de que el simple rellenado del refrigerante resuelva por el momento el problema, entonces lo mejor y más prudente será avisar a la asistencia en viaje para que nos remolquen el coche hasta el taller y actuar en consecuencia.

 

  • Compresor portátil y manómetro de bolsillo:

 

·         Llevar en el coche un compresor portátil –lo bastante resistente como para que funcione correctamente- y un manómetro de bolsillo serán nuestro salvoconducto para capear los problemas derivados del hinchado de los neumáticos, o mejor dicho, de la falta de inflado.

 

·         Ambos son ideales para mantener correctamente hinchados los neumáticos si nos pilla el trance en algún lugar sin gasolineras o también para dejar la rueda de repuesto del coche o la caravana a punto si hemos de montarla, porque... ¡que levante la mano quién se ocupe de mantenerlas correctamente hinchadas de manera regular!.

 

  • El manómetro de bolsillo no sólo nos servirá para saber en cada momento la presión de las ruedas, sino también para prescindir de las indicaciones de los manómetros de las gasolineras, muchos de los cuales dejan bastante que desear en fiabilidad. Al menos, con el nuestro, siempre pondremos la misma presión en toda ocasión, lo que no es poco.

 

  • Spray descongelante, plásticos protectores y rasqueta de plástico:

 

  • Si viajamos en la época invernal, las heladas serán, inevitablemente, compañeras habituales del periplo.

 

  • Los camping, por su ubicación en entornos naturales, favorecen más si cabe, que el parabrisas del coche amanezca cubierto con una bonita capa de hielo.

 

  • Para evitar las molestias que ello ocasiona si no se toman las medidas pertinentes, lo mejor es llevar un par de plásticos para cubrir tanto el parabrisas como la luna del portón o trasera. De esa manera nos ahorraremos el engorroso “rascado” del hielo, además de contribuir a la durabilidad de la luna al no tener que eliminar la gruesa capa de agua congelada.

 

  • Para las ocasiones en que no dispongamos del plástico protector, sí que nos convendrá llevar en el maletero un bote de spray descongelante y una rasqueta de plástico para rascar el hielo con la menor dificultad posible.

 

  • De todas maneras, aunque ambos cacharros son prácticos y útiles, siempre será mejor recurrir al plástico protector, sujeto por las puertas del coche, porque “prevenir es curar”. Teniendo, por supuesto, la precaución de tener a mano una bolsa de plástico para guardar los plásticos mojados una vez los retiremos del coche.

 

  • Planchas anti-barro:

 

  • ¿Quién no se ha visto alguna vez en apuros para sacar la caravana de la parcela tras un período prolongado de lluvias cuando el terreno está tan blando que al pisar te hundes?.

 

  • Cuando la parcela se encuentra en semejantes condiciones y llueve en cantidad, la formación de barro es una posibilidad más que real. Y si no disponemos de un “todo terreno”, a veces lograr que el coche “normal” remolque la caravana y la saque “de la trampa” es toda una aventura que no siempre tiene un final feliz.

 

  • Una manera de limitar los riesgos de quedar atrapados en el barro es recurrir a las “planchas anti-barro” que existen en el mercado. Las hay de un tamaño considerable, de plástico flexible, que caben no obstante en el fondo del maletero y las hay plegables, de plástico duro, que ocupan menos espacio. En cualquier caso ambas son bastante prácticas para sacarnos del apuro, aunque tampoco hacen milagros si el trecho a recorrer el muy largo hasta llegar a un terreno más sólido.

 

  • Si nos vemos abocados a tener que salir del atolladero sin poder pedir ayuda a nadie - (a veces el propio camping dispone de un tractorcillo para esos menesteres -como el camping “Parc de la Colline” de Torcy, a las afueras de París- o también recurriendo a la ayuda de un amable vecino de parcela que tenga todo terreno, claro. O, si no, empujando, claro.) - una solución eficaz es colocar primero el coche en un terreno duro y, mediante una eslinga, “remolcar la caravana” hasta que ésta alcance el terreno sólido. De esa manera habremos logrado nuestro objetivo.

 

  • Claro que ante el riesgo de lluvias y si intuimos que el terreno de la parcela es muy blando, lo mejor es actuar con prudencia y no emplazar la caravana de tal manera que nos dificulte poder sacarla con facilidad si el estado del suelo empeora. En esos casos el sentido común ha de ser el más común de los sentidos.

 

  • Eslinga con tensor:

 

  • Como ya se ha visto en el punto anterior, disponer de una eslinga de varios metros, con tensor, nos puede sacar de un buen apuro al poder “tirar” o remolcar la caravana o el coche si tenemos a mano un lugar donde asentarla, un árbol, una farola, etc.

 

  • Guantes de goma y plástico para tumbarse en el suelo:

 

  • Esto casi resulta de perogrullo decirlo, pero unos guantes de goma y otros de látex o plástico, desechables, en el coche siempre nos serán muy útiles para no mancharnos las manos (o no quemarnos o enfriarnos) cada vez que tengamos que hacer algo en el vehículo o la caravana.

 

  • Y disponer de un plástico lo bastante grande, bien dobladito en el maletero, nos evitará mancharnos o mojarnos si hemos de poner rodilla en tierra para cambiar una rueda o tumbarnos al suelo para engrasar “las patas de mi carreta”, sin ir más lejos.

 

  • O quizás para montar las cadenas o, más fácil todavía, las fundas “anti-nieve, más cómodas de colocar. Circulando con el remolque no nos servirán para nada, pero si nos pilla la nevada con el coche “a secas” y hemos de montarlas, pues al menos no nos mojaremos más de la cuenta.

 

 

·        “KIT DE SUPERVIVENCIA”. HERRAMIENTAS Y UTENSILIOS VARIOS PARA SALIR DE APUROS.

 

 

  • Súper-glue / cola de contacto (supergén)
  • Pasta moldeadora adhesiva
  • Linterna y pilas
  • Alambre
  • Aceite lubricante 3 en 1
  • Caja de herramientas completa
  • Quitamanchas
  • Quitaolores
  • Bolsas de plástico
  • Bobina de cordel
  • Gomas elásticas
  • Cinta aislante y cinta adhesiva
  • Esponja empapadora

 

  • Esta lista de artículos no pretende ser, en absoluto, exhaustiva, y puede ampliarse todo lo que se quiera, pero creemos que llevar al menos estos utensilios con nosotros nos ayudará a resolver airosamente la mayoría de apuros y necesidades que se nos presenten por el camino.

 

  • Resumiendo, estas son algunas de las ideas prácticas, baratas y útiles que sugerimos para hacernos la vida más fácil en esos momentos en que ésta parece ponerse en contra nuestra...

 

  • Entre otras cosas porque lo realmente importante no es tener problemas, lo realmente importante... ¡es poder solucionarlos!. Pues eso.

 

¡Esto te va a interesar!

    Las 10 reglas de oro

Cómo cruzar Francia ahorrando

Repostar barato en Francia

Elegir camping

Viajar con tu mascota

Viajar con amigos y familia sin malos rollos

   Avión + Coche   + Hotel

Alemania  peculiar

¿Te inquieta   llevar caravana?

Aprendiendo a gorrazos

 

 ¡Nuestros viajes favoritos!

    Alsacia y la Selva Negra en Navidad

El Cabo Norte

Escocia

Los fiordos

La Oktoberfest

Bretaña y Normandía

   Suiza

      El Perigord

Berlín y Alemania del Este

Austria, Chequia y Hungría

 

 

 ¡El "damero" de nuestros viajes favoritos!

    Alsacia y la Selva Negra en Navidad

El Cabo Norte

Escocia

Los fiordos

La Oktoberfest

Bretaña y Normandía

   Suiza

      El Perigord

Berlín y Alemania del Este

Austria, Chequia y Hungría

 

 

 ¡El "damero" de nuestros viajes favoritos!

    Alsacia y la Selva Negra en Navidad

El Cabo Norte

Escocia

Los fiordos

La Oktoberfest

Bretaña y Normandía

   Suiza

      El Perigord

Berlín y Alemania del Este

Austria, Chequia y Hungría

 

 

¡Esto te va a interesar!

    Las 10 reglas de oro

Cómo cruzar Francia ahorrando

Repostar barato en Francia

Elegir camping

Viajar con tu mascota

Viajar con amigos y familia sin malos rollos

   Avión + Coche   + Hotel

Alemania  peculiar

¿Te inquieta   llevar caravana?

Aprendiendo a gorrazos

 

 ¡Nuestros viajes favoritos!

    Alsacia y la Selva Negra en Navidad

El Cabo Norte

Escocia

Los fiordos

La Oktoberfest

Bretaña y Normandía

   Suiza

      El Perigord

Berlín y  Alemania del  Este

Austria, Chequia y Hungría

 

 

 

 

¡Esto te va a interesar!

    Las 10 reglas de oro

Cómo cruzar Francia ahorrando

Repostar barato en Francia

Elegir camping

Viajar con tu mascota

Viajar con amigos y familia sin malos rollos

   Avión + Coche   + Hotel

Alemania  peculiar

¿Te inquieta   llevar caravana?

Aprendiendo a gorrazos

 

 ¡Nuestros viajes favoritos!

    Alsacia y la Selva Negra en Navidad

El Cabo Norte

Escocia

Los fiordos

La Oktoberfest

Bretaña y Normandía

   Suiza

      El Perigord

Berlín y Alemania del Este

Austria, Chequia y Hungría

 

 

¡Esto te va a interesar!

 

¡Esto te va a interesar!

    Las 10 reglas de oro

Cómo cruzar Francia ahorrando

Repostar barato en Francia

Elegir camping

Viajar con tu mascota

Viajar con amigos y familia sin malos rollos

   Avión + Coche   + Hotel

Alemania  peculiar

¿Te inquieta   llevar caravana?

Aprendiendo a gorrazos

 

 Nuestros viajes favoritos...

 

Nuestros viajes favoritos...

 

    Alsacia y la Selva Negra en Navidad

El Cabo Norte

Escocia

Los fiordos

La Oktoberfest

Bretaña y Normandía

   Suiza

      El Perigord

Berlín y  Alemania del  Este

Austria, Chequia y Hungría

  

¡Hola a todos!
www.francisco-colet-viajesycaravaning.com
contacto@francisco-colet-viajesycaravaning.com