F.COLET EN CARAVANA
NUESTROS VIAJES
ORGANIZA TU VIAJE
PASOS PREVIOS
INFORMACIÓN ES PODER
LAS ETAPAS DEL VIAJE
La etapa paso a paso
Clases de etapas
El tipo de vehículo
El tipo de vía
Caravana y velocidad
La vida en ruta
Turismo en ruta
Paradas en ruta
Pernoctar en ruta
Haz tu hoja de ruta
Los mapas
El GPS
Maduración del viaje
El Libro de bitácora
Viva la experiencia
ELIGIENDO CAMPING
TEN MUY EN CUENTA...
NO TE OLVIDES DE...
MOVERSE POR EUROPA
COSAS DEL CARAVANING
MUSEOS SOBRE RUEDAS
DE LA "A" A LA "Z"
PARQUES ATRACCIONES
TURISMO VALLADOLID
Contacto
Aviso legal
Mapa del sitio




 

 

Turismo en ruta

con la caravana

 

 

 

  • Una manera de hacer más provechosos y amenos los largos desplazamientos hasta nuestro destino es hacer visitas turísticas durante el trayecto, teniendo siempre presente que la movilidad con la caravana no es la misma que con el coche.

 

Frente a la iglesia medieval de madera de Borgund (Fiordos noruegos)

 

 

  • Francia es el lugar idóneo para tales menesteres, pues es el típico “lugar de paso” cuando nos dirigimos a los países del norte o de centro Europa. En el país vecino nos esperan estupendos pueblecitos y ciudades medievales, atracciones varias, museos, etc.

 

  • Aunque viajando en autocaravana las visitas en ruta son más sencillas de llevar a cabo por aquello del aparcamiento, lo cierto es que los caravanistas –echándole un poco de imaginación y de previsión a la cosa- tampoco tendremos demasiados problemas para “enriquecer” nuestros trayectos.

 

  • Hacer paradas turísticas en ruta es una costumbre que llevamos practicando con excelentes resultados desde nuestros primeros viajes. Gracias a ello hemos podido conocer lugares que, de otra manera hubiera sido complicado poder ver.

 

  • Dos son las condiciones que han de darse para plantearnos una visita en ruta: la primera es que las necesidades del recorrido nos permitan disponer del tiempo necesario para llevarla a cabo. Teniendo en cuenta, por supuesto, los horarios de apertura del lugar en cuestión, claro. La segunda es que exista la posibilidad de aparcar la caravana en las proximidades.

 

 

¡Buena idea!

 

Es muy importante, al aparcar con la caravana en un lugar público, asegurarnos que, al regresar, podremos salir del lugar sin problemas. No sería la primera vez que, llegando temprano a un lugar vacío, al volver estuviera abarrotado y los coches nos impidieran abandonar el lugar o hacer maniobras imprescindibles.


¡ LA CARAVANA SIEMPRE EN UN LUGAR SEGURO Y CÓMODO PARA SALIR SIN PROBLEMAS!

 

 

 

  • De esa manera hemos visitado infinidad de pueblos franceses. Así como la fantástica Carcasonne, que tiene un aparcamiento acondicionado, de pago, para caravanas y autocaravanas –ver el relato del viaje a suiza- o los parques de atracciones de “Parc Astérix” en Francia o el “Efteling” en Holanda. Por si a alguien le interesa, en Disneyland Paris no admiten caravanas en el aparcamiento. Os darán una hojita y os enviarán a cualquiera de los camping de los alrededores...

 

  • Otros lugares visitados en ruta son los “parques de monos” de Romagne (Francia) (La Fôret des Singes)  o de Labenne (La Pinède des Singes) en Francia; pueblecitos medievales como St. Benôit sur Sault o Mortemart Francia) o Freiburg (Austria); museos o castillos como el de Savigny les Beaune o el “Palais Ideal du Facteur Cheval” en Hauterives  (Francia) y así una larga lista que incluye también el viaducto de Millau, el más alto de Europa (ver viaje a Suiza, 2005).

 

  • Uno de los casos más curiosos de “parada en ruta” vividos con la caravana ocurrió en Suecia, regresando del Cabo Norte. Al pasar por la carretera vimos el anuncio de un “safari fotográfico de alces”. Después de cientos de kilómetros viendo señales de “peligro, alces”, sin ver ninguno, estábamos como locos por echarles el ojo. Cómo sólo podían entrar turismos en el recinto –imagino que autocaravanas también- ni cortos ni perezosos, desenganchamos la caravana, que se quedó junto a la entrada esperando nuestra vuelta y hala, a ver alces (bueno, en la publicidad prometían montones de ellos, pero en realidad sólo había 3 ejemplares, pero lo importante es que nos quedamos conformes, que era de lo que se trataba). Enganchamos de nuevo y hala, carretera y manta otra vez.

 

  • Si tenemos la certeza de poder aparcar fácilmente con la caravana cerca del lugar deseado, pues fantástico. Y si no tenemos donde dejarla, la visita nos atrae mucho y nos encontramos cerca de un camping, entonces solemos recurrir a la posibilidad de dejar la caravana unas horas en el camping.

 

  • Dejar la caravana unas horas en un camping es un recurso fantástico cuando  de visitar una ciudad se trata, ya que en tal caso, por razones de seguridad y de comodidad, no resulta muy conveniente aparcar en la calle.

 

  • No suele haber problemas para ello. A veces nos han cobrado un pequeño importe por la estancia y en otras, ni eso. Solamente en Tournay (Bélgica) no nos permitieron dejarla y nos mandaron al aparcamiento público de la ciudad.

 

 

  • En términos de “agilidad” es evidente que lo que menos tiempo”de viaje” consume es poder aparcar nada más llegar al lugar deseado. Lo que ocurre es que a nadie se le escapa que no siempre es fácil hallar sitios donde aparcar, y maniobrar, uno o varios conjuntos vehículo-caravana a la vez. Por eso mismo, para no llevarnos sorpresas “in situ” nos conviene buscar soluciones.

 

  • Y el remedio llega de la mano de la previsión. Cuando nos planteamos realizar una visita en ruta, lo primero que intentamos averiguar es si podremos dejar fácilmente el coche y la caravana el tiempo necesario para la visita.

 

  • Despejar las dudas es relativamente sencillo. Lo más fácil es mandar un e-mail a la atracción deseada o a la oficina de turismo de la localidad elegida, preguntando por las posibilidades de aparcar con la caravana.

 

  • Si esa opción no es posible o simplemente para quedarnos más tranquilos, entonces utilizamos “Google Maps” para que, “a vista de pájaro”, podamos “observar” la existencia de lugares apropiados de aparcamiento: parkings, explanadas, etc. Este truco nos ha dado excelentes resultados.

 

  • Bueno, si alguien todavía se cortaba un poco a la hora de hacer visitas en ruta con la caravana, esperamos haber dado el empujón definitivo para despejar reticencias y temores. No hay nada que una buena preparación y un poco de imaginación no puedan resolver.

 

 

www.francisco-colet-viajesycaravaning.com
contacto@francisco-colet-viajesycaravaning.com