F.COLET EN CARAVANA
NUESTROS VIAJES
ALEMANIA
ALSACIA EN NAVIDAD
AUSTRIA
BÉLGICA
DINAMARCA
ESTONIA
FINLANDIA
FRANCIA
GRAN BRETAÑA
Peculiaridades GB
Toda Gran Bretaña
Escocia
Devon y Cornualles
Inglaterra-Gales
Beaulieu Museo Motor
Museo Donington F1
London Motor Museum
British Motor Museum
Cotswolds MuseoMotor
HOLANDA
HUNGRÍA
IRLANDA
ITALIA
LUXEMBURGO
MALTA EN AVIÓN
MÓNACO
NORUEGA
PORTUGAL
"PUENTES" Y "FINDES"
REPÚBLICA CHECA
SAN MARINO
SUECIA
SUIZA
ORGANIZA TU VIAJE
MOVERSE POR EUROPA
COSAS DEL CARAVANING
MUSEOS SOBRE RUEDAS
DE LA "A" A LA "Z"
PARQUES ATRACCIONES
TURISMO VALLADOLID
Contacto
Aviso legal
Mapa del sitio




  

 


   

  

 

 

El "London Motor Museum" o "El Sueño de Elo" (Elo's Dream) 

 

 

El "London Motor Museum" es realmente un museo de automóviles atípico. Su existencia tampoco podría entenderse sin hacer referencia a su fundador, Elo, un personaje auténticamente fuera de lo común.

 

Elo ha sido profeta en su tierra y su sueño de infancia y juventud no solo ha sido llevado a la realidad, de hecho no para de crecery crecer.

 

Nacido en Londres en 1972 y apasionado de las dos y cuatro ruedas, a los nueve años se trasladó a vivir a Los Ángeles (EEUU) y allí, siendo aún niño, su cariño por los clásicos norteamericanos de los 50 y 60 puso la semilla de lo que, con los años, en 2001 se convertiría en el London Motor Museum. El primer museo privado del mundo dedicado fundamentalmente a los coches "tuneados", porque a fin de cuentas Elo es propietario de TKO, empresa dedicada a la personalización de coches. Sin embargo es London Motor Museum es mucho, mucho más que eso y por eso vale realmente pagar la entrada. La sorpresa y la satisfacción están aseguradas.

 

 

Elo, el creador y fundador del London Motor Museum

(foto gentileza de "Classic Car Magazine)

  

Por tanto el "London Motor Museum", que exhibe más de 200 coches y motos, constituye una cita que ningún auténtico aficionado al automóvil debiera perderse en alguna de sus visitas a la capital del Reino Unido.

 

Desde que en 2001 Elo pusiera en pie su primer museo -en un local al norte de Londres, con sólo siete coches en exposición, fundamentalmente norteamericanos- la colección ha crecido exponencialmente. Tras pasar por otros dos locales, finalmente en 2007 el "London Motor Museum" recaló en su actual ubicación, Hayes, localidad a las afueras de Londres.

 

Como veremos más adelante, el museo expone varias joyas de la automoción, aunque sus principales señas de identidad las encontraremos en los vehículos del cine y la TV, -con especial mención a la "Cueva de Batman"- así como su extensa colección de coches clásicos americanos, con una intensa presencia de los coches tuneados.

 

Nada más entrar en la primera sala, el propio Elo nos cuenta cómo su sueño se hizo realidad... 

 

Elo nos cuenta su vida de una manera muy amena y original

 

 

Este curioso Fiat 600 "cabrio" era el "Coche del Mes" en agosto 2017

 

Aquí, la "Historia" del "London Motor Museum" que siempre quisiste saber y nunca te atreviste a preguntar...

 

 

Aspectos prácticos

 

El museo abre todos los días del año, de 10 de la mañana a seis de la tarde. La entrada cuesta 30 libras en taquilla (22,50 libras reservando por internet) los adultos y 20 libras en taquilla (15 en la web) los chavales entre 3 y 15 años. Hay entradas más baratas para familias, aún así el coste de las entradas es francamente elevado, claro que el precio se justifica al tratarse de un museo estrictamente privado, que expone vehículos muy costosos, incluido un Lotus F1. 

Más info en: www.londonmotormuseum.co.uk

 

Por suerte el acceso al museo está incluido para los poseedores del "London Pass", la tarjeta turística que permite acceder a multitud de museos y atracciones de todo Londres.

Más info en: www.londonpass.es/london-attractions/london-motor-museum.html 

 

El "London Motor Museum" se encuentra en Hayes, cerca del aeropuerto de Heathrow

(Google Maps)

 

Lo mejor para llegar al museo -si no disponemos de vehículo propio- es utilizar el tren, que sale de la estación de Paddington, en el centro de Londres, hasta la estación de Hayes & Harlington, en la zona 5 del mapa de transporte público londinense. El museo se encuentra a sólo unos cientos de metros de la estación.  El billete del tren está incluido en la "Day Travelcard" de Londres, lo cual es una enorme ventaja, siempre y cuando nuestra tarjeta incluya la zona 5, claro.

 

Si viajamos con nuestro vehículo propio, el problema más gordo será el aparcamiento. El museo ofrece dos horas de parking en sus instalaciones, por 10 libras, 2 horas. El precio es muy caro, pero lo peor es que solamente hay una plaza o dos disponibles. De no estar allí a la hora de la apertura, posiblemente no podamos aparcar, aunque queramos. Hacerlo en la calle está prohibido, ya que es zona sólo para residentes.

 

En la estación de tren hay un pequeño parking, con tarifas asequibles, especialmente entre las 10 y las 12 de la mañana, pero es muy difícil encontrar un sitio libre ya que es mayormente utilizado por usuarios que se desplazan muy temprano a trabajar a Londres. Nosotros no lo logramos a las diez menos cuarto de la mañana.

 

Posiblemente la mejor opción -y la más económica- sea aparcar en el cercano parking del supermercado ASDA, a 5 minutos andando. Los centros comerciales británicos suelen dejar aparcar gratuitamente durante un par de horas si se hace compra en el establecimiento. Teniendo en cuenta que la visita rondará ese tiempo, conviene no perder el tiempo al aparcar. 

 

Aquí podemos ver tanto el museo como la estación de tren y el supermercado ASDA

  

 

Llegamos al London Motor Museum

 

A la llegada nos reciben una galáctica Van, un súper-camión USA y un "Burger-Bus" de doble piso, que oficia de "restaurante". El museo se ubica en unas naves industriales, no especialmente bonitas, pero en ese caso podremos asegurar sin temor a errar que... ¡"La belleza está en el interior"!

 

 

La Van galáctica nos recibe y es un anticipo de lo que nos espera en el interior

 

   

El camión USA y el Burger-Bus, junto a la entrada

 

La recepción-tienda

  

 

Ambiente "racing" en la recepción. La mesa es una rueda.

 

 

 

El London Motor Museum 

 

 

La auténtica "estrella" del museo: El ETV de 2008, un verdadero Vehículo Extraterrestre (ETV), dotado con un motor eco de 2,2 litros.

En un video podremos ver cómo Elo lo conduce por Londres ante la estupefacta mirada de la gente... 

   

   

Con alas de gaviota

 

Futurista diseño de Mike Vetter

  

Su diseño es apabullante. El carenado de las ruedas le da aspecto de nave espacial

 

La primera sala del museo nos recibe con algunos de los coches que han marcado toda una época: el Citroën "Tiburón", el Porsche 911, el híper-elegante Jaguar E y muchos más. No obstante la mirada se nos irá, sin duda, al inesperado y espectacular ETV que ya conocemos.

 

Jaguar E Type de 1968, posiblemente uno de los coches con más encanto.

 

 

   

 

El Jaguar XK 140 (1949), elegancia británica

 

Simplicidad y estilo en el habitáculo del XK 140

  

 

   

El Porsche 911 (1994), clásico entre los clásicos

 

El Citroën DS21 - "Tiburón". Elegancia y tecnología.

  

 

   

   

 


 

El museo está lleno

de "fantasías" así

 

También hay lugar para los tractores

 

Ya sabemos que Elo y sus chicos se dedican a la personalización de coches de todo tipo. Y eso es aplicable también a sus fantasías. Si un coche le gusta y no puede conseguirlo, no importa, lo construye y punto. ¿Que forma parte de una serie de TV famosa y solo existe en la imaginación de sus creadores?  Tampoco importa, se construye también.

 

Y eso es lo que ha hecho con el FAB-1 de Lady Penelope, de la famosa serie británica de TV de los sesenta, "Thunderbirds", más conocida en nuestro país como "Los Guardianes del Espacio". Sin duda los niños de entonces la recordaremos con cariño, aunque entonces lo viéramos en blanco y negro y con el doblaje portorriqueño de la época...

 

 

Este FAB 1 es una maqueta de madera, pero tiene una ventaja... ¡Te permiten sentarte en él!

  

Aquí tenemos el original. Los personajes eran marionetas. ¿Lo recordáis?

 

 

En color los personajes ganan mucho. En la España de los 60 causaron furor y se vendieron en figuritas de plástico.

Las cinco naves espaciales eran un auténtico objeto del deseo para los chavales de la época.

Aún en la actualidad es una serie de culto en Gran Bretaña y se han hecho películas con actores.

En el British Motor Museum podremos disfrutar del FAB1 diseñado para la peli de 2004

 

 

El "Supercar Paddock" o la "Sala de las Joyas"

 

Vista de "La Sala de las Joyas" o el "Super-car Paddock"

  

 

La siguiente sala del museo alberga a algunas de las joyas de la colección. El nombre de "La Sala de las Joyas" es de quien suscribe, pero desde luego ilustra bien lo que allí encontraremos. Elo prefiere llamarlo "Super-car Paddock".

 

Además de interesantes BMW, Mercedes o Maserati, lo mejor -como los postres- está al final. Allí nos espera, nada más y nada menos, que el Lotus E21 de F1 que en 2013 corrió a manos de Pastor Maldonado, el piloto venezolano. El coche es un donativo de Lotus al museo y, en justa compensación, éste ocupa un lugar preeminente en el "Supercar Paddock", convenientemente rodeado de dos auténticos "monstruos", el Lamborghini Countach y un Aston Martin Spyder. 

 

El Lotus E21 (2013) de Pastor Maldonado

 

   

El Lamborghini Countach, todo un icono

 

La elegancia británica de los Aston Martin salta a la vista

 

 

 

 

   

Las "altas prestaciones" no son exclusivas

de los Súper-Car, los futbolistas de élite

también han dejallo huella en el museo.

Entre las botas expuestas hay
una firmada por Samuel Eto'o

 

En un museo que respira ambiente racing

y fashion no faltan llantas de los más atrevidos diseños

 

 

Este Chrysler 300 C Concept Car fue presentado en el Salón de Nueva York de 2003

 

 

Plymouth Prowler (2002)

Este modelo, de estilo "retro" equipaba un motor Chrysler de 3,5 litros, de 214 cv.

  

El Lincoln Zephyr "Nite Black" de 1939 es, por derecho propio, una de las joyas del museo.

Estaba considerado como uno de los coches más bellos de su época

  

Su aspecto de ave de rapiña nocturna, como su nombre indica, impacta.

 

 

El Zephyr no deja a nadie indiferente

Verdaderamente precioso el motor Dodge Viper de V10 de 8,2 litros

  

   

Su valor de mercado supera los 500.000 euros...

 

Impresionante por fuera, impresionante por dentro

 

Abandonamos el "Supercar Paddock" a través de un corto pasillo en el que encontraremos varias limusinas de representación, años setenta. Una de ellas, con blindaje.

 

   

Chrysler Imperial Brougham (1974), blindado

 

Se aprecia muy bien el cristal blindado

  

 

Iconos del cine y la TV sobre ruedas

 

 

 

Y llegamos a uno de los "highlights" del London Motor Museum, la sala de los coches de cine y de la televisión. Sin duda una de sus más afamadas estrellas es "Rayo McQueen" de la peli "Cars" de Disney. Sin embargo una inoportuna cita del coche lejos del museo nos privó de su visión.

 

Una lástima, pero la pena pronto pasó página porque nos esperaban auténticos iconos del cine como el Lotus Esprit de James Bond, el Ford Gran Torino de Starsky & Hutch, Herbie o los bat-cars de Batman. No obstante, antes de entrar en la sala, dos "amigos" de "Rayo McQueen" nos dieron la bienvenida...

 

 

El "Professor Z" de Cars 2 y "Ramone", de la primera película.

Realmente no sé qué opinarán los chavales, pero creo que la personalización podría haber sido más fina.

A "Ramone" , por ejemplo, le faltan las llamaradas de los costados....

 

   

El Lotus Esprit de Bond en "La espía que me amó" (1977)

 

Este carruaje formaba parte del atrezzo del

"Robin Hood" by Kevin Costner

  

El "terrorífico" camión de "Scream"

  

   

"Spooky", algo realmente "escalofriante"

 


  

   

   

El Bugaloo Buggy (1970)

Serie de TV - USA

 

"Kitt", el Pontiac de Michael Knight

El Coche Fantástico

 

El Ford Anglia de Arthur Weasley, el amigo pelirrojo de Harry Potter

  

  

   

El Ford Shelby GT 500 (1967) de Nicolas Cage

en "60 segundos"

 

 Faros del Ford Gran Torino 1973 de "Fast & Furious"

 

Dos entrañables y graciosos "actores", Herbie el VW escarabajo y el Mini de Mr. Bean

  

   

 

 

Ford Gran Torino 1974

en la versión cinematográfica de Starsky & Hutch

protagonizada por Owen Wilson y Ben Stiller

 

Y dejamos para el final la asfixiante cueva del murciélago, la "Batcave" del Caballero Oscuro nos espera... 

 

La "Cueva de Batman" nos sumerge en el oscuro mundo de Gotham a través de dos

de sus coches más emblemáticos, el de la serie de TV de los años 60 y el de "Batman Returns"

 

 

El Batmóvil sesentero de la serie televisiva "Batman y Robin"

 

 

El Batmóvil de "Batman Returns" (1992)

 

 

  

Cada película ha tenido su propio "Bat-Mobile", pero no está nada mal tener, al menos, dos de ellos...

 

   

 

 

   

  

 

 

El rincón de los "Extreme Cars" 

 

El rincón de los "Extreme Cars" es el rincón reservado a alguna de las fantasías más atrevidas y extremas

Las imágenes hablan más que las palabras.

 

   

  

  

   

  

El Cadillac De Ville Sedán.

Aunque no sea la versión familiar...

¿Quién no reconoce en él al Ecto 1 de los "Cazafantasmas"?

 

 

Los "Muscle Cars", carrocerías"vitaminadas"... 

 

La colección de "Muscle Cars" es importante. Lástima que la falta de espacio no permita una mejor exposición

 

 

   

 El Buick "Old Ice Roadster", de curioso habitáculo

 


  

 

  

 

 

TKO es la marca de Elo para tunear los coches

  

   

  

 

  

   

 

 

 

Fantasías oníricas...

 

Tras la exhibición de "musculitos" llegamos a la zona más fantasiosa y onírica del museo. Elo y sus chicos demuestran no tener límites a la hora de personalizar vehículos, sin importar si tienen dos, tres o cuatro ruedas. Desde el "buga" americano a un "coche-cama" en el sentido más literal del término, la imaginación demuestra no tener límites. Pasen y vean...

 

 

La decoración aporta su granito a la hora de crear ambiente...

  

   

 

 

 

   

  

 

"Snooze" - "Siesta" es un nombre perfecto para un auténtico "coche-cama"

  

   

 

 

Precursor de llevar la "tablet" para entretener infantes aburridizos, el coche TV ya campaba mucho tiempo antes...

  

 

Y se va acercando el punto final…

 

La visita al London Motor Museum va llegando a su fin. Abandonamos la zona más "underground" y nos adentramos en otra gran sala. con tal diversidad de coches y motos, que no sabría cómo llamarla.

 

La última sala del museo está enteramente dedicada a los clásicos norteamericanos de las décadas de los cincuenta y sesenta del siglo pasado. Lástima que el espacio tan reducido reste espectacularidad a unos coches que son auténticos iconos de todos los tiempos. Elo haría bien en ir buscando una nueva ubicación para tan impresionantes modelos.

 

  

   

Dos representantes "de casa" están presentes, una Bultaco y una Montesa

 

Los mini-coches también tienen su espacio

  

Otro Cadillac De Ville

 

   

Las Chopper siempre resultan resultonas...

 

La Bat-Moto también estaba allí

 

 

 

   

Un Cadillac tuneado en naranja. No sé yo...

 

Siempre se aprende algo.

Este tipo de tuneado se llama "Estilo Bosozoku" ¿¿???

y se caracteriza por sus grandes alerores, su pintura vistosa y una apariencia bien aparatosa.

 

El Chevrolet Corvette original

 

 

   

El Cobra Shelby, todo un clásico

 

Y el Ford Mustang original, otro icono

 

 

 

 

   

 

 

El Ford Thunderbird

  

El Chevrolet Bel-Air (1961) "ardientemente" tuneado

 

 Y así, como quien no quiere la cosa,seguramente habrán pasado un par de horas de pura diversión -más o menos, en función de las ganas que tengamos de leer los carteles explicativos- y a buen seguro nos despediremos del London Motor Museum con un buenísimo sabor de boca.

 

Agosto 2017

 

 

 

www.francisco-colet-viajesycaravaning.com
contacto@francisco-colet-viajesycaravaning.com