F.COLET EN CARAVANA
NUESTROS VIAJES
ALEMANIA
ALSACIA EN NAVIDAD
AUSTRIA
BÉLGICA
DINAMARCA
ESTONIA
FINLANDIA
FRANCIA
GRAN BRETAÑA
Toda Gran Bretaña
Inglaterra-Gales
Escocia
Devon y Cornualles
Peculiaridades GB
Beaulieu Museo Motor
Museo Donington F1
London Motor Museum
HOLANDA
HUNGRÍA
IRLANDA
ITALIA
LUXEMBURGO
MALTA EN AVIÓN
MÓNACO
NORUEGA
PORTUGAL
"PUENTES" Y "FINDES"
REPÚBLICA CHECA
SAN MARINO
SUECIA
SUIZA
ORGANIZA TU VIAJE
MOVERSE POR EUROPA
COSAS DEL CARAVANING
MUSEOS AUTOMÓVIL
DE LA "A" A LA "Z"
PARQUES ATRACCIONES
TURISMO VALLADOLID
Contacto
Aviso legal
Mapa del sitio




 

 

 

 

 

Algunas

"peculiaridades británicas"

que nos vendrá muy bien

tener en cuenta...

 

 

  

  • Gran Bretaña es un país precioso, con una historia fascinante y con multitud de encantos que lo convierten en un destino fantástico para unas vacaciones especiales. Sin duda gran parte de ese encanto reside en que es un país tan particular como orgulloso de su “particularidad”. Y no sólo por conducir por la izquierda…

 

  • En nuestros diversos viajes al Reino Unido hemos tenido la oportunidad de “tomar contacto” con algunas de esas peculiaridades británicas que le confieren ese carácter tan propio al país.

 

  • Conocerlas y tenerlas en cuenta seguro que nos hará la vida más fácil y nos ayudará a disfrutar más intensamente de nuestra estancia en suelo británico. Seguro que hay muchas más, pero esas son las que nosotros hemos podido palpar, sentir y, en definitiva, vivir y por eso nos apetece compartirlas con vosotros.

 

  • Dada la abundancia y diversidad de “peculiaridades” británicas que hay que contar, las hemos organizado así para que las localicéis mejor:


·         MOVERSE POR GRAN BRETAÑA

·         ACAMPAR EN GRAN BRETAÑA

·         EL COSTE DE LA VIDA Y LOS DINEROS

·         VIAJAR CON ANIMALES A GRAN BRETAÑA

·         LONDRES, “LA VISITA”

·         VISITAR MONUMENTOS GASTANDO LO MENOS POSIBLE

·         LA PECULIAR GASTRONOMÍA BRITÁNICA

·         HORARIOS COMERCIALES Y “MONUMENTALES” MUY “BRITISH”

·         LAS PECULIARES FARMACIAS BRITÁNICAS

·         EL ENCHUFE BRITÁNICO

 

 

 

 

 

MOVERSE POR GRAN BRETAÑA

 

  • Llegar a Gran Bretaña: el “Eurotúnel” y el ferry
  • Circular por la izquierda
  • Las carreteras y autopistas
  • Los peajes
  • Áreas de servicio en autopistas
  • Los “Park & Ride” y aparcar en Londres
  • La mejor ruta a Escocia
  • El pasaporte, un “seguro de viaje”

 

 

Llegar a Gran Bretaña: el “Eurotúnel” y el ferry

 

  • Desde España podemos llegar al sur de Inglaterra desde Bilbao o Santander. Si no nos importa la idea de pasarnos un día entero encerrados en el barco -con el riesgo de padecer un día de mala mar y algo más- y el coste del viaje no nos echa para atrás, es una opción a considerar que nos ahorrará más de dos mil kilómetros de carretera entre ida y vuelta.

 

  • La compañía naviera que opera esas travesías es “Britanny Ferries”.  Su web es www.brittanyferries.es

 

  • Si por el contrario optamos por desplazarnos en coche hasta Calais, en el norte de Francia, podremos elegir entre cruzar el Canal de la Mancha en 35 minutos por el “Eurotúnel” hasta Folkestone o hacerlo en hora y media, en el ferry, hasta Dover y sus famosos acantilados blancos.

 

  • Las web de interés son: 

 

  • El “Eurotúneles mucho más rápido que el ferry, pero a cambio es más caro. También gana al ferry en facilidad y rapidez de embarque. Viajarás sentado en tu propio vehículo y a salvo de la mala mar. Por el contrario las facilidades para anular el billete son pocas y caras. más info pinchando aquí.

 

   

La entrada al recinto del Eurotúnel (Calais)

 

La "boca" de la lanzadera nos espera...

 

Cruzando el Canal de la Mancha en la lanzadera

 

  • El ferry desde Calais tiene que compensar su menor rapidez y número de salidas a base de precio y mejores condiciones que su competidor terrestre, como son poder anular el billete hasta 24 horas antes con un pequeñísimo sobreprecio o unas tarifas más baratas. Más info pinchando aquí.

 

   

A punto de embarcar en Dover

 

Dejando atrás los blancos acantilados de Dover...

  • Un ejemplo. En 2014 hemos reservado el ferry en abril -para agosto- con “Myferrylink” -la heredera de “Seafrance”- y con la caravana y la perrita -que paga recargo- la ida y la vuelta nos ha salido por 225 euros, aprovechando una oferta del 20% de reducción por reserva anticipada. Ese precio incluye la posibilidad de anulación anticipada (30 euros i/v).

 

  • La misma travesía en el Eurotúnel, sin posibilidad de anulación, se ponía en unos 400 euros.

 

  • Hasta ahora hemos ido tantas veces por el túnel como en ferry, pero con la actual diferencia de coste el ferry resulta demasiado tentador y en 2014 la balanza se inclinará claramente a favor del barco…

 

  • Las travesías en horas vespertinas y tempraneras son las más económicas en ambos casos. Sin embargo hemos de tener en cuenta que, a partir de las 20 h. -hora británica- y llegando a Gran Bretaña nos convendrá tener previsto un camping -cercano a Dover o Folkestone- que disponga de plazas para “late arrivals” o “llegadas tardías” que no es otra cosa que un pequeño parking fuera del camping -generalmente con toma de corriente- donde pasar la noche.

 

 

Circular por la izquierda

 

  • Aparte los autobuses de dos pisos, las cabinas telefónicas y el casco de los policías nada hay más típico en Gran Bretaña que circular por la izquierda.

 

  • ¡Welcome to United Kingdom! Circular “al revés” es más sencillo de lo que parece. Hay que dejar claro a los más “preocupados” por el tema que no es tan fiero el león como uno puede imaginarse. Un poco de atención y cuidado y en poco tiempo nos manejaremos en el tráfico británico sin mayores problemas.

 

Circulando por la izquierda...

  • Los “ingredientes” para una buena conducción por la izquierda son: concentración, prudencia, vigilar mucho el retrovisor derecho y recordar que en las rotondas el tráfico llega por la derecha y que al incorporarnos a una vía, deberemos colocarnos a la izquierda y no a la derecha.

 

  • De verdad, es más fácil hacerlo que decirlo. Además hay un detalle que nos facilitará mucho las cosas, especialmente con una caravana o autocaravana y es que los británicos suelen hacer gala de gran educación y respeto al volante. Lo hemos vivido muchas veces. En una autovía bastará indicar con el intermitente la intención de adelantar y lo más probable es que el vehículo que venga por detrás por el carril derecho nos ceda amablemente el paso. Vamos, igualito que en Francia o aquí.

 

  • El problema más habitual cuando circulemos por las estrechas carreteras de un solo sentido detrás de un camión o vehículo que nos dificulte la visibilidad es que, al llevar el volante al revés -es decir en el lado de la cuneta- no podremos ver si hay vía libre para adelantar sin sacar peligrosamente el morro. Por eso la persona que vaya de “copiloto” -si la hay- ha de jugar un papel esencial para “ver y decidir” si es posible adelantar con seguridad.

 

Aunque cueste creerlo, "esto" no es una carretera secundaria.

Es la A-3122 que une Totnes y Dartmouth, en Devon.

Por suerte no todas las carreteras británicas son como ésta,

pero se le parecen, se le parecen...

 

 

 

Las carreteras y autopistas británicas

 

  • Aunque no todo es tan estupendo como la amabilidad de los conductores. Sin ir más lejos algunas carreteras “nacionales” de un solo sentido son infamemente estrechas. Incluso de vergüenza ajena. Parece mentira que no se dedique más espacio a las carreteras en un país que es prácticamente un prado… Claro que, como ya hemos visto, con la inestimable colaboración de nuestro “copiloto”, circular y adelantar en ellas será algo mucho más sencillo.

 

  • A cambio la mayoría de autopistas o “motorways” tienen tres o cuatro carriles y son gratuitas, aunque sembradas de radares, eso sí. Así que nos vendrá muy bien contar con un GPS que nos avise porque no siempre están señalizados. El límite en autopista es de 70 millas, es decir, 112 kilómetros/hora. El límite para caravanas es de 60 millas, es decir, 96 kilómetros/hora. Las “motorway” se señalizan con la letra M, por ejemplo la M-6.

 

  • Las autovías no tienen identificación especial. El equivalente a nuestras “nacionales” (más estrechas, eso sí) se identifican con la letra A, al igual que las autovías de dos carriles.

 

Esta "ancha" carretera de Cornualles es la A-387

entre Looe y Plymouth

  • Las carreteras “secundarias” llevan la letra B y el número y luego hay toda una red de vías estrechísimas, especialmente en zonas rurales, por las que sólo cabe un vehículo. Son las “Lanes” (carril) y cada vez que no queda más remedio que transitar por ellas se acaba agotando el repertorio de oraciones y rezos para no toparnos con nadie de frente. Y si toca ir con la caravana detrás el trance se convierte en un sin vivir, aunque sólo haya que recorrer unos cientos de metros…

 

 

Esto podría ser un ejemplo de "Lane".

Como puede apreciarse no caben dos vehículos a lo ancho.

Distrito de los Lagos - Norte de Inglaterra

  • El problema es que muchos camping británicos tienen acceso a través de las “Lanes”, a veces incluso a lo largo de varios kilómetros, por eso procuramos evitarlos siempre que sea posible. Más info sobre esta cuestión en el siguiente apartado: “Los camping británicos”

 

 

Los peajes

 

  • Afortunadamente los peajes en Gran Bretaña son una excepción a la regla. Salvo en puntos muy concretos, la red viaria británica está libre de peajes lo que es todo un detalle.

 

  • Sin ánimo de hacer una lista exhaustiva, los peajes que conocemos son los siguientes:

 

En “El Orbital” (M-25) que rodea el “Gran Londres” se paga peaje para cruzar el puente sobre el Támesis, el “Dartford Bridge”, (2 libras en 2014), pero sin recargo a caravanas. No aceptan tarjetas, así que habrá que disponer de efectivo para el pago.

 

Posiblemente el cruce del “Tamar Bridge” - puente sobre el río Tamar, que separa los condados de Devon y Cornwall (Cornualles) al suroeste del país- sea uno de los peajes más peculiares que podamos encontrarnos… ¡Pagaremos al ir de Cornwall a Devon, pero no al revés! Las tarifas en 2014 son de 1,5 libras para un turismo y el doble si se lleva remolque.

 

 

   

El puente sobre el río Tamar desde Cornualles

 

El peaje del Tamar Bridge (Dirección Devon)

 

 

La circunvalación de la populosa e industrial Birmingham, puede hacerse de dos maneras: por la M-6 “normal” que cruza la ciudad y por lo tanto soporta atascos a tutiplén o por la alternativa M-6 Toll (peaje en inglés) que evita ese doloroso trance a cambio de que nos rasquemos un poco el bolsillo. Las tarifas dependen de la hora, del día de la semana y del tipo de vehículo. Más info en www.m6toll.co.uk/pricing/pricing-guide/

 

  • Los peajes de Londres: Londres y el coche no combinan bien. Dos son los tipos de peajes a pagar para acceder a la ciudad y alrededores:

 

·         El “Congestion Charge” para acceder al centro de Londres. Plantearse entrar en el centro de Londres con el coche implica pagar un peaje diario elevado -el “London Congestion Charge”, (10,5 libras/turismo por un día en 2014), sistema que no funciona los fines de semana y fuera de las horas centrales. Los sistemas de pago posibles no son sencillos para alguien que no viva allí.

 

·         Más info en www.tfl.gov.uk/modes/driving/congestion-charge/paying-the-congestion-charge

 

 

 

 

·         Y por si fuera poco, aparcar no sólo es complicado sino que, además, las tarifas de parking son realmente disuasorias, así que lo mejor es dejar el coche en aparcamientos alejados de esa zona, con precios más asequibles -especialmente los fines de semana- y movernos con el caro, pero eficiente transporte público.

 

·         La “Low Emission Zone” o “Zona de bajas emisiones” -un impuesto “verde” instaurado en los alrededores de la capital- más o menos afecta al territorio  interior del gran anillo de circunvalación de la capital británica, la M-25. Se aplica a los vehículos de más de 3.500 kg. de peso, a la mayoría de autocaravanas y vans y a algunos todo-terreno 4x4. Dado que se aplica a muchos tipos de vehículos y pesos (coches y motos excluidos) lo mejor es que cada cual chequee si el LEZ le podría afectar. En la web que consta más abajo hay una herramienta para ello. Los camping cercanos a Londres se encuentran dentro de dicha zona, así que hay que tenerlo en cuenta. Más info en www.tfl.gov.uk/modes/driving/low-emission-zone/about-the-lez#on-this-page-1

 

 

 

Áreas de servicio en autopistas

 

  • Las áreas de servicio de las autopistas británicas, nobleza obliga, tampoco siguen los parámetros habituales en el continente europeo.

 

  • Son auténticos “centros comerciales” en pequeño: supermercados, tiendas, cafeterías, restaurantes, cajeros automáticos, etc. lo que está fenomenal.

 

Una de las áreas de servicio de las autopistas británicas

  • Los accesos están controlados por circuito cerrado de televisión y la duración del aparcamiento gratuito está limitada a dos horas. Si se desea permanecer más tiempo o pernoctar, hay que pagar un buen puñado de libras para evitar que nos coloquen un cepo en la rueda. El problema es que sólo se admite el pago por teléfono lo que no lo hace muy cómodo para la mayoría de los turistas.

 

Para que luego no se diga que no avisan...

  • Las tarifas para pernoctar superan las 16 libras -casi como un camping- excepto en la primera área que encontraremos en la M-20 cerca del Eurotúnel y del puerto de Dover. Por algo más de 5 libras podremos pernoctar si hemos llegado a Inglaterra en horas vespertinas. Eso sí, el pago por teléfono nos sigue pareciendo un problema y como no se nos ha dado el caso no tenemos experiencia personal que aportar en esas situaciones, pero dicho queda.

 

Este es el cartel del área de la M-20 cercana a Folkestone

 

 

 

 

Los Park & Ride y aparcar en Londres

 

Aparcar en Londres.

 

  • El aparcamiento en Londres es muy caro (más de 4 libras/hora en los parking del centro) y hemos de tener en cuenta que también estaremos limitados, de lunes a viernes, por el “Congestion Charge” - ver el epígrafe de “peajes” en esta misma página- y por eso, si no nos queda más remedio que llevar el coche al centro, interesará encontrar un parking lo más barato posible.

 

  • Encontrar un buen parking es muy sencillo a través de la web de Parkopedia, que incluye aparcamientos de muchísimos países y que informa de la ubicación y precios de los parking. Más info en http://en.parkopedia.com/

 

  • En domingo, cuando el “Congestion Charge” no funciona, una opción interesante si queremos llevar el coche a Londres es el parking cubierto “Snowfields Car Park”, en Kipling Street (barrio de Southwark) que nos costó 20 libras por todo el día en 2011 y que en 2014 ha subido “sólo” a 21,30 £ por 24 horas. Realmente “una ganga” para lo que se estila por allí. Se encuentra entre las estaciones de metro de “Borough” y “London Bridge”, en la línea negra, que es la que va directa a Camden Town.

 

  • Otra opción de aparcamiento a tener en cuenta en fines de semana son los aparcamientos de las estaciones de metro y tren de Tottenham Hale y la cercana Blackhorse Road -línea azul “Victoria”. Aparcar todo el día en fin de semana costará sólo 2 £. Si acampamos en el camping “Lee Valley” de Edmonton, en el norte de la ciudad, esos aparcamientos son la elección ideal para visitar Londres en fin de semana. Entre semana un día entero cuesta 7,20 £. Eso sí, dejas el coche en la calle, pero “protegido” por circuito cerrado de televisión.

 

Tarifas 2013 en el Woolwich Arsenal Station de Londres

 

 

 

Aparcar en Gran Bretaña (excepto Londres)

 

  • Fuera de la capital y de las grandes ciudades, aparcar es bastante más asequible -1,5 £ de media por hora en localidades pequeñas. En las medianas el precio ya suele ser algo más elevado. También es más fácil encontrar aparcamientos gratuitos.

 

 

Knaresborough (Yorkshire) Tarifas 2013 "de pueblo"

 

 

Tarifas 2013 en Leeds

  • Los aparcamientos de los supermercados pueden ser o no de pago. Si están en los núcleos urbanos suelen ser de pago ya que, en realidad, funcionan como aparcamientos “urbanos”. En cambio si están más alejados suelen ser gratuitos o con un tiempo máximo de estancia. Bueno, más o menos como en todas partes.

 

 

Los “Park and Ride” (P&R)

 

  • No hay otro país europeo con más “Park & Ride” que Gran Bretaña. Por algo fueron “los inventores” del sistema, allá por 1960, en Oxford.

 

  • Los “Park & Ride”, que son “aparcamientos disuasorios” ubicados en los alrededores de las grandes ciudades, están conectados por transporte público al centro urbano, habitualmente en autobús. Son muy interesantes cuando se va a estar muchas horas en una ciudad. Generalmente se aparca gratis, pero hay que pagar el transporte público. En esos casos un precio fijo del billete incluye la ida y la vuelta al centro de la ciudad.

 

 

Park & Ride en York

  • El principal “problema” es que cada pasajero ha de pagar su billete, por eso cuando viajan bastantes personas en el mismo coche hay que “hacer números” y sopesar si no merecería más la pena aparcar en el centro de la localidad y evitarnos el tiempo de desplazamiento al P&R.

 

  • Fuera de Gran Bretaña las dos ciudades que conocemos con mejor sistema de P&R, son las francesas Estrasburgo y Mulhouse, en Alsacia. Los allí llamado “Relais-Tram” funcionan de maravilla. Por un precio irrisorio, unos 3 euros al día, viajan gratis hasta 7 pasajeros por vehículo en los tranvías que van al centro, ida y vuelta.

 

  • No todas las ciudades importantes británicas disponen de un servicio de P&R, pero sí la gran mayoría: Oxford, Cambridge, Edimburgo, York, Canterbury, Brighton, Leeds, Nottingham, etc.

 

  • En suma, si pensamos pasar todo el día en una de ellas hay que tener muy en cuenta la opción “Park & Ride”. Nuestro bolsillo lo agradecerá.

 

        

 

 

¡Buena idea!

  

 

¿Cómo localizar

un “Park & Ride” en Internet?

 

La web www.parkandride.net nos puede ser de gran ayuda. Otra opción es buscar en Google: “park and ride (el nombre de la ciudad buscado)”. Y nos aparecerá la información deseada: localización, horarios, tarifas, etc.

 

 

     

  

 

La mejor ruta para llegar a Escocia

 

  • Para llegar a la brumosa Escocia desde el Canal de la Mancha tenemos dos posibilidades a elegir:

 

  • A) Por la M20 (Dover-Londres) - M25 (Orbital de Londres) M1 o M40 y M6. Esta ruta discurre completamente por “motorways” de tres o cuatro carriles, pero cruza las populosísimas ciudades del centro de Inglaterra (Birmingham, etc.) lo que supone mucho más tráfico y riesgo de retenciones, salvo que paguemos el peaje de la “M-6 Toll” para rodear Birmingham y quitarnos de encima ese problema.

 

  • B) La otra ruta posible -para nosotros, la mejor- es la que discurre por la parte Este de la isla, vía Cambridge, por la M20 ó M2, M11, A14, A1 y A66 hasta enlazar con la M6 en Penrith. La hicimos de regreso y está bien. El tramo de la A66 es un mix entre autovía y algo de carretera, pero se circula a buen ritmo por ella. El resto es autovía de dos carriles y autopista de tres. A partir de Nottingham el tráfico es intenso, pero como ya he comentado, la gente es amable y con poner el intermitente enseguida te hacen hueco para adelantar. Deberemos pagar peaje para cruzar el “Dartford Bridge” (Ver “peajes” en esta misma página)

  

 

 

 

¡Buena idea! 


El pasaporte,

“un seguro de viaje”

 

Para entrar en Gran Bretaña, como miembros de la Unión Europea, sólo nos exigirán el DNI (siempre que esté en regla, así que no olvidéis revisar la fecha de validez), por tanto no es necesario llevar pasaporte. Sin embargo…

 

Sin embargo es muy buena idea que todos los miembros del grupo de viaje lleven su pasaporte en el bolsillo, el mejor “seguro” de que nadie se quedará allí por falta de documentación personal.

 

La razón es tan simple como sensata. Tanto para entrar como para salir de Gran Bretaña -sea por el medio que sea: avión, coche, barco, etc- tendremos que pasar un control aduanero. Si por cualquier razón -extravío de la cartera, robo, etc.- nos quedamos sin documento de identidad, entonces tendremos un serio problema. O no entraremos o no saldremos de Gran Bretaña salvo que tengamos tiempo suficiente para tramitar un nuevo documento en el consulado o en la embajada. Y eso puede ser muy engorroso.

 

En tal caso disponer del pasaporte se convierte en “el seguro de viaje“, la varita mágica que nos abrirá las puertas del país y nos ahorrará un buen montón de disgustos, sinsabores y contratiempos. Con él en el bolsillo nos aseguramos que podremos regresar a casa. Si hace falta después ya nos ocuparemos de sacarnos un nuevo DNI…

 

Advertencia a los “temerarios” y “descuidados”. Poner todos los huevos en la misma cesta nunca ha sido buena idea, así que no es plan de llevar el DNI y el pasaporte en el mismo bolso o maleta. Siempre separados, como los Reyes cuando viajan…

 

 

 


 

  

ACAMPAR EN GRAN BRETAÑA

 

  • Tras la experiencia de años anteriores tenemos claro que la ocupación de los camping es elevadísima - especialmente en el sur de Inglaterra y en las proximidades de Londres, sobre todo en fin de semana-  y se hace casi imprescindible la reserva previa de plaza, especialmente si queremos acampar en un camping en concreto.

 

Hay camping "muy tranquilos"... ¡hasta que se llenan!

Este mismo, durante el Bank Holidays se puso a tope.

  • Lo mismo puede ocurrir en otras zonas turísticas del país, lo que incluye también a Devon y Cornualles o Yorkshire pues aunque el turismo foráneo no abunde, el campista local abarrota los camping con sus enormes caravanas autóctonas y tiendas de campaña. Llama mucho la atención ver tantas tiendas, sobre todo en un país tan húmedo.

 

 

  • En el tema de las reservas anticipadas, para evitar la molestia de tener que adelantar dinero (salvo que pueda hacerse el pago por Internet) procuraremos buscar aquellos camping que mejor nos cuadren, pero que también nos acepten la reserva sin adelantar dinero. Y la verdad es que la mayoría suele hacerlo.

 

  • El método que empleamos para efectuar una reserva es contactar, vía correo electrónico, con el camping en cuestión -siempre en inglés para facilitar tanto la comunicación como “el feeling” con ellos- indicando las fechas de la estancia y nuestras características: número de adultos y niños; caravana y coche; electricidad (hook up); perro, si usamos avance o toldo o no (en muchos cobran por ello) etc.

 

También hay camping "divertidos" - Ripley (Yorkshire)

  • Si nos aceptan la reserva sin pagar, fenomenal. Si nos piden dinero hemos de ver a través de qué medio se puede pagar el depósito. Si es por tarjeta vía online, pagamos y punto. A veces piden los datos de la tarjeta y eso es algo que no se puede aceptar por falta de seguridad, pues habría que facilitar el CVV de la tarjeta -que es secreto- y eso nos dejaría “indefensos” ante el riesgo de uso fraudulento de nuestros datos.

 

  • El caso es que si ponemos las suficientes “pegas” a través de varios correos electrónicos, la práctica nos ha enseñado que incluso los camping más estrictos terminan aceptándonos la reserva sin depósito previo. Suponemos que suponen que si somos capaces de insistir tanto es que realmente tenemos intención de ir y no dejarles plantados sin previo aviso. En tal caso lo que procede es agradecer la atención recibida y comprometernos a avisarles con tiempo suficiente si finalmente no pudiésemos acampar en las fechas previstas.

 

  • Suele ser buena idea pedir parcelas “hard standing” o de suelo duro, pues dado el clima húmedo del país a veces las parcelas con hierba están demasiado blandas, con el problema que eso supone de quedar atrapados en el barro y no poder sacar la caravana.

 

Las parcelas "Hard Standing" y la zona de césped en el lado contrario de nuestra puerta...

  • Otra cuestión peculiar derivada de conducir por la izquierda es que las puertas de las caravanas británicas están al lado contrario a las nuestras. Ese detalle a veces nos ha planteado problemas con la posición de la caravana. En aquellos camping con parcelas mixtas de suelo duro para la caravana y de césped para “vivir” en la parcela, nuestra puerta no coincidirá con el trozo de terreno correspondiente, salvo que la coloquemos con la lanza hacia dentro, lo que nos obligaría a meterla a mano o con el movedor si lo tenemos. Y nos hemos encontrado con dueños de camping muy puntillosos que se han empeñado en que había que colocarla, sí o sí, como ellos decían. La discusión está servida y en los relatos de nuestros viajes a Gran Bretaña encontraréis buenos ejemplos de ello. En fin, dicho queda.

 

  • Muy importante. Quizás la cuestión “más peculiar” a tener en cuenta respecto a los camping británicos sea el problemático acceso de muchos de ellos. La red viaria “rural” en las zonas de la campiña se basa fundamentalmente en los “Lanes”, vías vecinales, muy estrechas, por las que sólo pasa un vehículo. Si con un coche eso ya es un engorro, con una caravana o autocaravana la cosa se complica. Lo que más duele es que generalmente a ambos lados vamos a ver un bonito prado… ¿Tanto les hubiera costado hacerlas un poco más anchas?

 

  • El problema es que demasiados camping no tienen otro acceso que las “Lanes”, a veces con unos pocos metros basta, pero a veces tendremos que hacer varios kilómetros hasta llegar a la puerta. En Gran Bretaña hay muchos, muchos camping para elegir, pero antes de seleccionarlos nos vendrá bien asegurarnos que nuestro corazón no va a sufrir un soponcio cada vez que entremos o salgamos de ellos.

 

  • Afortunadamente la tecnología ha venido a echarnos una mano para evitar sorpresas de ese tipo: el “Google Maps” es el arma definitiva. Una vez tengamos elegido el camping -por situación o por lo que sea- bastará pasarlo por el “Test del Satélite” o sea el “Street View” del Google Maps y así podremos “visualizar” tranquilamente desde casa si los accesos al camping elegido son suficientemente cómodos para nuestro gusto. Fácil y seguro. Gracias al Street View hemos descartado un buen puñado de camping. ¡Y hemos acertado con otros!

 

  • Aunque no sea una característica exclusiva de Gran Bretaña, lo cierto es que allí es fácil encontrar camping “solo para adultos” en los que no admiten menores de 18 años ni acompañados, lo que elimina de un plumazo a las familias con niños. Otro detalle a tener en cuenta. Algo que también pasa en muchos restaurantes. En otros, por el contrario, veremos carteles de “Children welcome”.

 

  • Otra “peculiaridad” es que podemos encontrarnos camping a los cuales les falte alguna característica de las que podríamos considerar “esenciales”: carecer de tomas de electricidad, no tener duchas o fregaderos o contenedores de basura. Es algo bastante flipante, la verdad.

 

  • ¡Ojo con el “Bank Holiday” de agosto! A lo largo del año en Gran Bretaña hay varios fines de semana en los que el lunes siguiente es festivo. En los meses de verano el único existente es el del último fin de semana de agosto y de viernes a lunes se vuelven todos locos y abarrotan los camping, las playas, las calles...

 

  • Si nuestra estancia va a coincidir con esos días haremos bien en saber que hay algunas cosillas que habrá que tener en cuenta:

 

·         Los camping se abarrotan hasta límites impensables. Y más cuanto más turística sea la zona.

 

·         Algunos camping exigen “estancia completa” durante todo el Bank Holidays. Ese detalle es importante a la hora de organizar nuestro viaje. Si sólo pensamos estar parte de esos días podríamos tener problemas para que nos aceptasen la estancia.

 

·         Salvo que lleguemos al camping en cuestión antes del viernes, la reserva previa será un trámite casi obligado si no queremos arriesgarnos a no tener sitio.

 

·         En suma, que es un asunto a tener muy en cuenta, dando también por descontado que el lunes es festivo. Aunque habrá comercios que abran ese día, ese lunes habrá que considerarlo como “un domingo más”.

 

 

 

 

EL COSTE DE LA VIDA Y EL CAMBIO DE MONEDA

 


¿Es caro viajar a Gran Bretaña?

 

  • La respuesta es casi de Perogrullo… ¡Sí, más que viajar por el continente! Pero eso no significa que tengamos que “echarnos p’atrás” y dejar de conocer un país excepcional por muchísimos motivos.

 

  • Dos son los grandes factores “diferenciadores” que encarecen el presupuesto: “Saltar el charco” y el cambio de moneda.

 

  • Evidentemente si comparamos la visita a Gran Bretaña con Bélgica u Holanda -por hablar de países continentales a similar distancia- esos dos factores no aparecerán en nuestro horizonte viajero. No será necesario tomar el ferry o el Eurotúnel para llegar a destino–ahorrándonos el sobrecoste- y podremos pagar con los mismos euros que llevamos en el bolsillo todo el año sin tener que asumir la diferencia de cotización con la libra esterlina, las comisiones de cambio y sin preocuparnos por la cantidad de moneda a pedir.

 

  • Hace algunos años las diferencias de precios entre España y el resto de Europa eran muy notorias, pero como aquí los precios han subido como la espuma (los ingresos bastante menos) hace ya mucho tiempo que los precios en Francia, Alemania u Holanda ya no nos resultan extraños en general, salvo en cuestiones más o menos puntuales que pueden variar claramente de un país a otro.

 

  • En Gran Bretaña, incluso con la libra esterlina, podremos advertir que en muchos productos lo que allí cuesta una libra aquí cuesta un euro, más o menos. La gasolina o el gasóleo son un buen ejemplo de eso. Es decir, no hay grandes diferencias de precios “en etiqueta” como para asustarnos y quitarnos la idea de la cabeza de escaparnos al Reino Unido o a “Inglaterra” como nos gusta decir.

 

 

Por si alguien no se había dado cuenta, esto es un billete de 10 libras...

  • Sí es cierto que el  actual cambio del euro a la libra viene a enturbiar el panorama y nos incrementará el presupuesto entre un 25 y un 30% por culpa del valor de la libra esterlina, que después de la devaluación del euro a principios de 2014 ha elevado el diferencial de manera notable. En 2013 el cambio de la libra rondaba los 1,17-1,21 euros y en 2014 el cambio está en 1,27-1,30.

 

  • Dicho de otro modo, pagaremos un 27-30% más en GB por un producto similar en el continente, pero bueno, el interés y la belleza del país compensa sobradamente ese pequeño sacrificio económico…

 

 

Libras esterlinas y libras escocesas

 

·         Viajar a un país con moneda diferente siempre es un quebradero de cabeza para el viajero. No sólo hay que cambiar los euros a la moneda local -lo que suele implicar comisiones añadidas al comprar y al vender- sino que uno nunca sabe a ciencia cierta qué cantidad va a necesitar.

 

·         Lógicamente si el viaje va a durar varios días, ese problema se reduce, pues generalmente bastará pedir al banco una cantidad más o menos elevada de moneda y si luego se nos queda corta, siempre podemos usar los cajeros automáticos o cambiar euros. Cuando la estancia es corta -uno o dos días- saber qué cantidad hemos de cambiar se vuelve un reto más complicado que acertar la primitiva…

 

·         Del coste de la libra esterlina ya hemos hablado en el apartado anterior, así que poco hay que añadir al respecto. Lo mejor es evitar las casas de cambio de moneda y llevar moneda cambiada en nuestro banco siempre y cuando las comisiones que nos apliquen sean razonables o nos ofrezcan algunas ventajas: recompra al mismo precio, no comisión al devolverlas, etc.

 

·         Las libras escocesas: Si visitamos Escocia es fácil que nos encontremos con “libras escocesas” en la mano al devolvernos un cambio al pagar cualquier cosa. Allí “corren” por igual las libras “británicas” que las “escocesas” y mientras permanezcamos en Escocia no habrá problema.

 

 

Y esto son 20 libras escocesas...

 

·         La cosa cambia al marcharnos de la tierra del whisky. Ojo al dato. ¡Las libras escocesas no se aceptan en el resto de Gran Bretaña! Así que tendremos que asegurarnos de “liquidarlas” del todo antes de volver a pisar suelo inglés.

 

 

 

 

Las tarjetas de crédito

 

·         Gran Bretaña es un país cómodo para el uso de la tarjeta de crédito. Las aceptan en casi todas partes y el cambio que nos aplicará Visa, Mastercard, etc. siempre será algo mejor que el que hayamos pagado en el banco al comprar libras esterlinas en efectivo.

 

·         Por eso suele ser una buena idea hacer un cálculo aproximado de aquellas cosas que sepamos que podemos pagar con la tarjeta, eso nos ayudará a saber cuánto dinero en efectivo podremos necesitar.

 

·         En algunos camping y otros establecimientos avisan que el pago con tarjeta puede suponer un pequeño recargo. En ese caso la decisión de pagar por uno u otro medio será totalmente nuestra.

 

 

        

 

 

¡Buena idea! 


Llevemos siempre a mano

los teléfonos

para anular las tarjetas

 

Ninguno estamos libres de perder la cartera o de que nos la quiten. En ese caso será fundamental comunicar al banco tal circunstancia lo antes posible para evitar el uso fraudulento de nuestras tarjetas.

 

Por eso es una buena medida de prudencia llevar registrados en todos los móviles el número de teléfono del banco para anular las diferentes tarjetas de crédito.

 

Y lo mismo vale para la asistencia en viaje. Llevemos siempre a mano el número de aviso de la compañía de seguros. Si la necesitamos nos vendrá divinamente disponer de ella sin volvernos locos buscando entre la documentación del coche…

 

 

 

    

 

 

Los cajeros automáticos: algunos cobran comisión extra

 

·         Sacar efectivo con la tarjeta de débito o crédito también es una opción a considerar para conseguir efectivo. La comisión más habitual suele rondar el 4%, con una cantidad mínima fija que varía de un banco a otro. En cualquier caso es muy importante que nos informemos de las comisiones aplicadas a nuestras tarjetas, así podremos decidir cuándo nos interesa utilizar esa posibilidad.

 

·         La peculiaridad británica más llamativa en ese tema son ciertos cajeros automáticos que cobran un recargo extra por retirar dinero, independientemente de la comisión que nos puedan cobrar por el cambio de moneda.

 

·         Esos cajeros con recargo es fácil encontrarlos en las áreas de servicio de las autopistas o en centros comerciales. Los cajeros automáticos de los bancos no suelen cobrar ese tipo de recargos.

 

·         El recargo puede perfectamente ascender a 3 libras, lo que es una cantidad muy respetable, así que sólo en caso de extrema necesidad interesará hacer uso de ellos.

 

·         En cualquier caso esa circunstancia está claramente indicada en el propio cajero, especialmente ya se encargan los que no cobran de dejarlo bien clarito: “Free cash withdrawals” (o sea, “retirada de efectivo gratuita”)

 

 

Pues eso.

 

 

 

Las tiendas de “Todo a una libra” y la compra de los inevitables “souvenirs”

 

·         Raro será que abandonemos la Gran Bretaña sin llevarnos algún “recuerdo” del país en la maleta.

 

·         Pocos países europeos disponen de tanta diversidad de recuerdos típicos. La lista es extensa y abrumadora: desde la omnipresente “Union Jack” -la bandera británica- pasando por las cabinas telefónicas rojas, los autobuses de dos pisos, los taxis “Black Cab”, los ositos disfrazados de guardia real, el mapa del metro, la torre del Big Ben, los buzones rojos, los tazones con las fotos de toda la familia real británica…

 

·         Especialmente en el centro de Londres abundan las tiendas especializadas en “souvenirs” de los tópicos más típicamente “british”, pero lo cierto es que hasta en eso es posible hacer “compras ventajosas” porque las diferencias de precio entre unos lugares y otros pueden llegar a ser muy notorios.

 

·         En Londres no daremos un paso sin toparnos con algún punto de venta de “souvenirs”: kioscos, tiendas, grandes almacenes, así que la tentación estará siempre muy presente, pero si no queremos pagar más por lo mismo estará bien tomar algunas precauciones:

 

·         No comprar por impulso lo primero que veamos. Dado que no nos faltarán ocasiones, lo más sensato es tener claro qué es lo que más nos gusta y tras mirar en varios sitios, comprarlo en el más barato. A veces esa máxima hay que saltársela. Si son cosas muy especiales y su precio no es excesivo suele ser mejor comprarlo y asegurarnos el tanto. ¡Podríamos no volver a toparnos con ello y tampoco nadie nos asegura que fuera a ser a menor precio!

 

·         Un mismo producto puede tener varios precios. Lo dicho, pensar primero, buscar bien y comprar después. Salvo que sean artículos muy concretos –que convendría coger para no arriesgarnos a no volverlos a encontrar como ya hemos comentado- del resto los encontraremos de todos los colores y gustos…

 

  • Sugerencia: En Londres el lugar que descubrimos con mejores precios en cuestión de “souvenirs” fue el mercado cubierto adyacente a Covent Garden. Ahí queda eso.

   

  • Las tiendas de “Todo a una libra”

 

  • La versión británica de los antiguos “Todo a cien” y de los “chinos” de ahora son las cadenas de “todo a una libra”. Al menos hay tres distintas: “Poundland”…

 

 

  • Pues bien, como en esos establecimientos tienen de todo o casi de todo, son estupendos para la adquisición a buen precio de un amplio surtido de “souvenirs” o de otros productos típicos: las galletas de mantequilla (los famosos “shortbreads”), las miles de golosinas que tanto furor causan por aquellos lares, etc.

 

  • Quizás en Londres abunden menos, pero en el resto del país rara es la ciudad que no dispone de alguna tienda de ese tipo, por tanto es bastante fácil toparse con ellas.

 

  • Nuestra recomendación es que, puestos a buscar ese tipo de cosas que ya hemos comentado, visitéis lo antes posible una tienda de “Todo a una libra”. Os sorprenderéis de lo que llegan a tener y a qué precios…

 

  • “Harrods”, los más famosos grandes almacenes londinenses, tienen un departamento entero dedicado a los recuerdos británicos y, muy especialmente, a los de su propia marca. No son baratos, pero sí tienen su punto y, de hecho, debe de ser el departamento más visitado por los turistas, aparte del espectacular “Food Hall”, dedicado a la alimentación. Ya puestos, la “visita” a Harrods no habría de concluir sin hacer tres cosas más: la primera, darnos una vuelta por la impactante -aunque muy “kitsch”- escalera automática egipcia (Egyptian Escalador); la segunda, ver los dos memoriales dedicados a Lady Di y Dodi Al Fayed y la tercera y última… ¡visitar los increíbles “toilets” de Harrods! Seguramente sea lo más friki de todo, pero es que esos barrocos aseos con colonias y jabones para lavarse las manos bien merecen que nos demos una vuelta por allí. Y ya que estamos…

 

This is Harrods...

  • “Clarks”, la conocida marca de zapatos británica tiene tiendas por todo el país, sólo que con precios bastante más moderados que en el continente. Si os gusta su estilo, en todas las tiendas hay un departamento de “outlet” con pares sueltos a precios súper-rebajados. En el centro de Londres las encontraréis en Oxford St (tocando a Oxford Circus) y en Regent St (cerca de Piccadilly).

 
 

 

 

Las zonas de “productos rebajados” en los supermercados

 

 ·         Una manera de “exprimir hasta el último penique” al hacer la compra en los supermercados británicos es darse una vuelta por el estante de “productos rebajados de última hora”.

 

·         En muchos supermercados (Tesco, Morrisons, Sainsbury’s, Waitrose…) encontraréis un lineal de venta con productos perecederos a precios muy reducidos cuya fecha de “consumo preferente” está a punto de agotarse.

 

·         Es una oportunidad perfecta para “descubrir” sabores diferentes a buen precio. Y como vamos a consumirlos de inmediato, pues es genial a la hora de aprovisionarnos.

 

 

 

VIAJAR CON ANIMALES A GRAN BRETAÑA

 

·         Viajar con animales a Gran Bretaña requiere cumplir con una serie estricta de trámites y requisitos.

 

·       Si vamos a llevarnos al perrito, al gato o al hurón nos interesará saber más al respecto pinchando aquí.

 

 

El provisional "Pet Reception" en el Eurotúnel.

Trámite previo y obligatorio antes de pasar los controles de embarque en el tren-lanzadera

 

 

 

LONDRES -  “LA VISITA”

 

·         ¿Londres sí o Londres no con la caravana o autocaravana? Visitar Londres es muy tentador, pero una visita “campista” a la “city” no está exenta de dificultades, tanto económicas como logísticas. (Marchando una de “culturita”: cuando nos refiramos a Londres como ciudad escribiremos “city” en minúscula, pero si nos referimos al distrito financiero londinense conocido como la “City”, entonces usaremos mayúscula. Peculiaridades británicas…)

 

 

Portobello Road Market (Londres)

 

·         En primer lugar hay que tener en cuenta que la mayoría de los camping alrededor de la capital están alejados del centro y como no son demasiado grandes, en verano se hace casi imprescindible la reserva previa de plaza. No todos están bien comunicados y el transporte público –muy bueno, pero muy, muy caro- dispara tremendamente los costes de desplazamiento, lo que es un detalle importante si queremos ir varios días, algo imprescindible si es nuestra primera visita a la “city”.  

 

·         Por otra parte, entrar en el centro con el coche –de lunes a sábado- implica pagar un peaje diario elevado y las tarifas de parking son realmente disuasorias. Y la mayoría de autocaravanas estarán sujetas al peaje de la “Zona de bajas emisiones” (LEZ), problemas de aparcamiento al margen, lo que tampoco ayuda un pelo. Más info en el capítulo dedicado a los peajes en este mismo artículo.

 

·         Los camping “londinenses” se ubican dentro del perímetro de la autopista “Orbital” M-25 que rodea el “Greater London”, pero bastante alejados del centro y como ya hemos comentado, no excesivamente bien comunicados por transporte público. La reserva previa es más que recomendable.

 

·         El Lee Valley caravan park” de Edmonton, al noreste de la ciudad, requiere el pago de 20 libras de anticipo para asegurar la reserva. No obstante es posible hacerlo a través de su web. Si queremos ir en coche a la estación de metro, a pocos kilómetros tenemos la posibilidad de aparcar al lado de la estación de metro de “Tottenham Hale” o de “Blackhorse Road”. Los fines de semana el aparcamiento nos costará 2 libras todo el día. Entre semana, 7,20 libras. Si por el contrario preferimos ir en transporte público desde el camping, tenemos el autobús W8 hasta la estación de tren de Edmonton Green que nos dejará en la estación de metro y ferrocarril de Liverpool Street, en la línea roja. También tenemos la opción - algo más corta- de bajarnos en “Seven Sisters” y andar unos metros hasta la boca del metro del mismo nombre en la línea “Victoria” que nos llevará a Oxford Circus, en pleno centro comercial de Londres. Un poco lioso, pero perfectamente factible y con la ventaja de dejar el coche en el camping bien guardadito. Como poco el trayecto desde el camping al centro nos llevará unos 45 minutos o algo más. En la recepción del camping podemos comprar la “Day Travelcard” que nos permitirá viajar por toda la red por 8,90 libras al día (2014)

 

·         El Camping “Abbey Wood”, al sureste de la ciudad, está regentado por el Club Caravaning Británico y se encuentra a unos cientos de metros a pie de la estación de tren de “Abbey Wood” que nos dejará en la estación de “Charing Cross” de Londres.

 

·         El trasporte público. El transporte público londinense es efectivo y eficiente, pero caro. Para paliar la cuestión y dado que las distancias son importantes entre los camping y el centro de Londres y entre los puntos de interés de la ciudad entre sí, nos interesará contar con la tarjeta “Day Travelcard” para uno o siete días (a partir de cinco días de estancia ya sale a cuenta la de siete). Más info en https://www.tfl.gov.uk/cdn/static/cms/documents/tube-dlr-lo-adult-fares-jan-2014.pdf

 

 

¿Hay algo más británico que un autobús "Double Deck"?

 

·       Atracciones, museos y monumentos: Algunos museos son gratuitos como el Museo Británico o la National Gallery, pero otras atracciones son de pago y no precisamente baratas (la Torre de Londres, por ejemplo). Una manera de hacer más llevadero el coste de las visitas es la tarjeta “London Pass”, aunque conviene meditar bien su utilidad en función de lo que queramos ver, del coste de las entradas (hay facilidades cuando se va con niños) y los horarios. Tengamos en cuenta que los horarios de apertura son cortos. La mayoría de los lugares públicos suele cerrar temprano para nuestras costumbres, pongamos las 17 ó 18 h. y no abren temprano.

 

·       El “LONDON PASS”. La tarjeta “London Pass” permite la entrada gratis o con rebajas a más de 60 monumentos y atracciones de Londres y alrededores. 

 

·       No es barata porque cuesta 49 libras al día para un adulto y 108 libras por seis días, pero se le puede sacar el jugo dependiendo de lo que uno quiera ver. Conviene tener claro qué es lo que nos apetece visitar y echar cuentas.

 

·       Es fundamental, si vamos a estar pocos días en Londres, organizar bien las visitas y prestar mucha atención a los horarios de apertura, especialmente teniendo claro hasta qué hora se permite la entrada.

 

·       Los horarios de muchos museos y atracciones son cortos, de 10 a las 17 h. - Eso limita bastante las posibilidades de ver varios de ellos en el mismo día, teniendo en cuenta también los tiempos de desplazamiento de uno a otro.

 

·       Más info en www.londonpass.es

 

 

·       Londres en domingo. Así como en muchas ciudades europeas los domingos son días “problemáticos” para el viajero porque el comercio está mayoritariamente cerrado y “hay poca vida” nada de eso sucede en Londres. La capital británica bulle las 24 horas del día los siete días de la semana. Al menos en el centro de la ciudad el comercio está casi todo abierto de 12 a 18 h.

 

 

Piccadilly Circus una tarde de domingo de agosto...

 

·       Harrods no es la excepción y abre sus puertas también en domingo. Cien años después de su apertura, desde enero de 2014 Harrods ha clausurado su famoso “Pet Kingdom”, la enorme y espectacular sección dedicada a las mascotas, el único lugar del edificio con acceso permitido a los animales de compañía.

 

·       De Harrods ya hemos comentado algunas cosillas más en el apartado dedicado a la compra de “souvenirs”. Igual es buena idea volver a refrescar aquello…

 

·       Los famosos mercados de Camden Lock y Portobello Road alcanzan su apogeo en los fines de semana. El sábado, Portobello Road y durante el fin de semana, Camden Lock. Londres tiene muchos más mercadillos de renombre: Spitalfields o Petticoat Lane. Una visita a la city no estará completa sin visitar al menos uno de ellos.

 

 

   

High Street de Camden - Londres

 

El Camden Lock Market - Londres

 

   

Londres - Old Spitalfields Market

 

Londres - Petticoat Lane Market

 

 

 

·       Fortnum & Mason son unos grandes almacenes de lujo con una zona de alimentación realmente espectacular. Sus escaparates son también todo una atracción y se merecen una visita. Se encuentran en Piccadilly St (muy cerca de Piccadilly Circus)

 

·       Sobre los especiales horarios londinenses echad un vistazo, más adelante, al apartado dedicado a los horarios.

 

 

 

CÓMO VISITAR MONUMENTOS, CASTILLOS Y MUCHO MÁS

GASTANDO LO MENOS POSIBLE

 

  • El patrimonio histórico de Gran Bretaña es espectacular. Nada de extrañar con tanta Historia con mayúsculas a cuestas. Hay cientos de castillos, catedrales, palacios, mansiones y jardines increíbles y, sin duda, cualquier viajero deseará visitar los más conocidos.

 

Catedral de York - fachada lateral

  • Así pues, si nuestra intención es dedicar tiempo a conocer esas maravillas y no queremos dejarnos el sueldo del mes en entradas, podemos aprovecharnos de los “pases turísticos” que, por una razonable cantidad de dinero, nos permitirán acceder a gran parte del patrimonio británico.

 

  • EL DIFUNTO “GREAT BRITISH HERITAGE PASS” - Hasta 2012 y durante los 33 años anteriores, los turistas hemos contado con la ayuda del “Great British Heritage Pass”, tarjeta que permitía el acceso a varios centenares de monumentos históricos de toda Gran Bretaña, sólo disponible para turistas extranjeros. Sin embargo han dejado de comercializarlo. Las “malas lenguas” culpan de “su defunción” a las Olimpiadas de Londres…

 

  • En Gran Bretaña la conservación y explotación del patrimonio histórico depende de distintas entidades: el “National Trust”, el “English Heritage” o los respectivos organismos de Escocia y Gales. Cada cual dispone de su propio pase, lo que nos obligará a adquirirlos por separado, siempre y cuando -después de revisar previamente el listado de propiedades incluidas en cada entidad- nos resulte interesante. La pena es que el ya desaparecido “Great British Heritage Pass” los englobaba a todos. De todas maneras aquí tenemos los enlaces a esas entidades por si queremos echarles un vistazo dependiendo de las zonas de Gran Bretaña que vayamos a visitar:


     Inglaterra: English Heritage pass:

 

 

  • Los precios de esos pases no son bajos, pero es que las entradas de los monumentos suelen ser mucho altas. En cualquier caso, al igual que con el “London Pass”, su compra debe meditarse bien para aprovechar al máximo el tiempo y el dinero invertido si llega el caso.

 

  • Si viajamos con niños conviene bien informarse de las tarifas de aquello que queramos ver. Hay pases para parejas con dos niños que sólo cuestan un poco más que la de dos adultos. Hasta los 15 años suele haber precios especiales para los más jóvenes y es frecuente que los menores de 8 años entren gratis en los sitios.

 

  • Vamos, que hay que estudiar bien el tema para sacarle todo el jugo posible a nuestras libras esterlinas.

 

 

 

LA ESPECIAL GASTRONOMÍA BRITÁNICA

 

  • La gastronomía británica no tiene muy buena fama fuera de sus fronteras, pero hemos de admitir que nosotros le hemos ido cogiendo cariño a lo largo de los viajes. Y es que tiene su puntito. Hay un montón de especialidades muy interesantes a tener en cuenta si nos gusta probar cosas diferentes. Veamos algunas de ellas…

 

·         Supermercados

·         Mercados y mercadillos

·         Algunas típicas especialidades gastronómicas británicas

·         El pub y las pintas de cerveza

·         El Carvery

·         Los “Shortbread”, mejor en el súper que en la tienda de souvenirs

·         Las tiendas de dulces

 

 

 

Los supermercados

 

  • No os vayáis de GB sin visitar al menos un par de supermercados o hipermercados. Si los mercados son lugares excelentes para “palpar y sentir” la vida y la economía real de un país - “dime qué comes y te diré cómo eres”, dicen- los supermercados son otra manera de ver la misma realidad. Se aprende mucho y es divertido.

 

Uno de los supermercados "Morrisons"

  • Las cadenas que pasan por ser las más económicas en general son ASDA y Morrisons. Tesco, Sainsbury o Waitrose son otras cadenas muy populares. Todas tienen sus propias marcas blancas con muy buenos precios.

 

  • En Londres y en las ciudades importantes abundan los supermercados de barrio tipo “Tesco Express” o Marks & Spencer abiertos muchos de ellos todo el día.

 

  • Los horarios de los hipermercados son extrañamente extensos para un país en el que el comercio cierra entre las 17 y 18 horas. Cada vez es más frecuente que estén abiertos hasta las 22 h o incluso las 24 horas…

 

  • La inmensa mayoría de productos “típicos” británicos se venden en esos establecimientos, así que puestos a hacer acopio de cervezas, galletas de mantequilla y otras cosillas aquí las encontraremos a los precios más asequibles.

 

  • Hay una enorme oferta de comida preparada de todo tipo, destacando especialmente los platos indios y la asiáticos.

 

  • Todos aceptan tarjetas de crédito y muchos disponen de gasolineras.

 

 

 

Los mercados y mercadillos

 

  • Los mercados semanales británicos son una tradición muy popular. Casi cada pueblo o ciudad tiene su día de mercado. En ellos encontraréis de todo y también suele haber varios puestos de bocadillos y comida preparada por lo que es una excelente ocasión para saciar el apetito y degustar las especialidades locales.

 

Mercado cubierto en Durham

  • Buscad en Internet los días de mercado en la ciudades que vayáis a visitar y disfrutaréis de una experiencia auténticamente “british”.

 

¿Hay un mercado más "british" que este?

Barnstaple (Devon) - Mercado del sábado

  • En navidad son famosos los mercados navideños de Hyde Park y de Covent Garden. Del resto de mercados londinenses ya hemos comentado alguna cosilla en el apartado dedicado a “Londres”.

 

·       

   

No estamos en navidad, pero esto es Covent Garden

 

 

 

 

 

Algunas típicas especialidades gastronómicas británicas muy recomendables…

 

  • Algunas de las especialidades gastronómicas británicas que más nos gustan y que recomendamos probar son las siguientes:

 

      • El “Fish & Chips”
      • El “British breakfast”
      • Los “Scones” y el “Clotted Cream” para tomar el té
      • Los “Pork Pie”
      • Los “Cornish pasty”
      • El pub y la pinta de cerveza

 

 

 

El “Fish & Chips”

 

  • Si pedimos a la gente que nos diga algún plato típico “inglés” (o británico mejor dicho) seguramente la respuesta más frecuente sea… ¡El Fish & Chips!

 

En Inverness (Escocia) nos comimos este Fish & Chips

  • Y es que el pescado rebozado con patatas fritas es todo un emblema de la comida rápida en la brumosa Gran Bretaña. Pero no vayamos a pensar que sólo podremos degustar la cola de pescado (habitualmente de bacalao) rebozado con patatas fritas sentados en cualquier banco de la calle. En muchos pubs y restaurantes lo incluyen en su carta.

 

Este es un poco más "finolis". Lo tomamos en un pub de Edimburgo (Escocia)

  • El rebozado, para ser “auténtico Fish & Chips” tiene que llevar algo de cerveza batida y si queremos darle el “toque british” entonces deberemos sazonar el pescado y las patatas fritas con un buen chorro de vinagre al gusto. No os asustéis… ¡el vinagre se lo echa cada cual!

 

  • Y seguimos con “lo más auténtico”… lo suyo es que nos lo sirvan en un cucurucho de papel de periódico, pero esa es una práctica cada vez más en desuso y ahora lo sirven en “barquetas” de porexpan bastante menos “glamourosas”, pero mucho más prácticas para comer cómodamente sentados en un banco de la calle.

 

Este es mucho más genuino...

Costó 3,5 libras en Leeds

  • Como no podía ser de otra manera Londres ostenta el récord de los Fish & Chips más caros, por algo es la capital y está llena de turistas. En Leeds, en 2013 nos cobraron 3,5 libras por una enorme ración de pescado y patatas. Unos días después, en la Leicester Square londinense, la ración (más pequeña) doblaba ese precio…

 

   

Fish Bar en Faversham

 

Fish bar en Leeds

  • En cualquier caso es una manera económica de comer pescado, degustando al tiempo uno de los “iconos” más famosos de la cocina británica.

 

 

El “British breakfast”

 

  • Volviendo a nuestra anterior “encuesta”, si alguien puede discutirle el primer lugar al Fish & Chips ese es sin duda el famosísimo “desayuno inglés” o “English breakfast”.

 

  • Aunque su nombre puede inducir a confusión, en realidad cualquier hora del día es buena para meterse entre pecho y espalda un buen “English breakfast”. De acuerdo, está en las antípodas de la dieta mediterránea, pero desde luego está muy, muy rico…

 

  • Si lo tomamos para desayunar seguro que aguantaremos con buen ánimo una mañana de ajetreado turismo. De hecho los británicos desayunan fuerte antes de acudir al trabajo, se toman un tentempié al mediodía -un bocadillo o algo por el estilo- y cenan “como Dios manda” a horas mucho más tempranas que nosotros. En cierto modo es un planteamiento acorde con sus horarios laborales, que suelen terminar alrededor de las cinco de la tarde. ¡La hora del té! Por algo será…

 

  • El “English breakfast” se compone de un huevo frito, pan frito o tostado, tocino frito (más parecido al lomo que al bacon, ya que es un trozo de carne), salchicha o morcilla frita y un buen puñado de alubias con tomate. Vamos, “ideal para dietas bajas en colesterol”. En fin, que nada es perfecto…

 

Este de Inverness no ha sido el mejor "English Breakfast" de mi vida, pero es el único que tengo fotografiado...

 

  • Lo sirven en multitud de restaurantes y pubs, así que nadie se quedará sin probarlo si no quiere. Su precio ronda los 5-7 libras de media.

 

 

Los “Scones” y el “Clotted Cream”, ideales para desayunar o tomar el té

 

  • Los “Scones” son unos panecillos, no especialmente dulces, que se toman con el té, rellenos de mermelada y de “Clotted Cream”, una crema muy popular a medio camino entre la nata y la mantequilla. Aunque por supuesto nada impide tomarlos también para desayunar… ¡si la dieta lo permite!

 

  • Los venden tanto en las “Bakery” como en los supermercados y los hay “al natural” o con pepitas de chocolate o pasas sultanas.

 

  • El “Clotted Cream” ha sido todo un hallazgo para mí. ¡Me encanta! Su origen se sitúa en los condados de Cornwall (Cornualles) y Devon -en el suroeste inglés- y ha ido conquistando todo el país. Raro es que se sirva un “té inglés” que no vaya acompañado de esa crema “consistente” de sabor similar a la nata y que, si se demora algunos días su consumo, acaba pareciéndose cada vez más a la mantequilla. ¡Con cerca de un 55% de materia grasa es como inyectarse grasa en vena, pero qué rico está…!

 

  • Los auténticos consumidores de Clotted Cream recomiendan batirla antes de comerla para que esté untuosa y se sirve una bola siempre encima de la confitura que habremos puestos en el “scone”, nunca al revés. Si no lo hacéis así quedaréis como verdaderos pardillos a los ojos de los lugareños.

 

Aquí tenéis un auténtico "english tea" de Devon:

Scones, confitura, clotted cream... ¡de todo!

 

  • Se vende en tarrinas en la zona de lácteos refrigerados -como si fuera una margarina- y la marca más famosa (y la mejor) es “Rodda’s”. He probado algunas marcas blancas y no han llegado a su nivel.

 

  • Os animo a probar el Clotted Cream. Eso sí, con moderación. Hay que consumirlo con cierta rapidez, pues al tercer o cuarto día empieza a solidificarse y a parecerse más y más a la mantequilla. Y entonces no mola igual.

 

 

Los “Pork Pie”

 

  • Los “Pork Pie” o “pasteles de cerdo” son una especialidad típica de los Midlands, las tierras del centro de Inglaterra, cuyo origen se sitúa en el pueblo de Melton Mowbray, localidad cercana a Nottingham.

 

  • En esencia son unos pasteles salados rellenos de carne de cerdo picada, amalgamada con gelatina y recubiertos por una corteza crujiente de masa crujiente y horneada. Se toma frío como aperitivo o como comida principal. Una variante lleva un huevo duro entero en el interior.

 

Auténtico "Pork Pie" de Melton Mowbray

  • Puede que no sea el summum de la gloria gastronómica, pero vale la pena probarlo. Eso sí, no lo recomiendo tomar caliente… ¡no está nada rico! Mejor a temperatura ambiente…

 

 

Los “Cornish pasty”

 

  • El “Cornish pasty” es una empanadilla de carne y vegetales de tamaño considerable originaria del condado de Cornwall (Cornualles), de ahí su nombre, puesto que el gentilicio de Cornwall es “cornish”. Se puede comer caliente o a temperatura ambiente y la masa está horneada y crujiente.

 

Tienda de Cornish Pasty en York

  • Las venden con diferentes rellenos: carne, champiñones, cebolla, etc. e incluso hay tiendas especializadas en ese producto. Otros condados tienen sus propias “versiones” como en Yorkshire. No se parece en nada al “Pork Pie”.

 

Variedades para todos los gustos...

  • Se encuentran fácilmente en los supermercados y son una alternativa estupenda para la comida cuando uno se dedica al turismo y come a salto de mata.

 

Estos son de Yorkshire y estaban de muerte

 

 

El pub y la pinta de cerveza

 

  • Si el “té de las cinco” es pura tradición “british”, tomarse una pinta en la barra del pub o acompañada de una buena comida, no le anda desde luego a la zaga.

 

Una pinta de "beer"

  • La palabra “Pub” que identifica a las tabernas tradicionales británicas proviene de las “Public houses” que alcanzaron su apogeo en la Inglaterra del siglo XVII con el auge de las posadas para las diligencias.

 

 

   

"Ye Olde Trip to Jerusalem", el pub más antiguo de

Inglaterra. Nottingham.

 

La barra del "Ye Olde Trip..."

  • Actualmente el pub es el lugar de reunión de los lugareños y grupos de amigos que van a tomarse una pinta y a charlar un rato al salir del trabajo.

 

  • Y tomarse una pinta de cerveza en el pub es otra de las cosas que todo viajero -si le gusta la cerveza, claro- no debe perderse en su visita a la Gran Bretaña.

 

  • Y comer o cenar. Casi todos los pubs sirven platos de comida incluso a cualquier hora del día. No siempre encontraremos “british food” en la carta, pero si elegimos bien nuestro pub por un precio módico disfrutaremos de la cocina tradicional en un sitio con historia y encanto.

 

"El plato del Labrador" - "Ploughman's dish"

Allí es algo muy típico, pero yo me esperaba otra cosa...

  • Las raciones suelen ser generosas y por lo habitual un solo plato nos bastará para quedar satisfechos. Y los precios suelen ser razonables.

 

  • La cerveza británica en sus diversas variedades -Ale, Bitter o Stout- tiene menos gas que las cervezas “continentales” y generalmente es más amarga. Como todas las medidas británicas, “la pinta” tiene también una capacidad “peculiar”: 568 ml y se sirve en un vaso de boca ancha.

 

  • Hay una variedad enorme de marcas de cerveza y de tipos, así que si queremos “probar” un buen número de ellas nuestra recomendación es que os deis una vuelta por un supermercado y elijáis las que más os apetezcan… ¡por el tipo de cerveza, por la forma de la botella o por la etiqueta! Hay botellas y etiquetas preciosas. Curiosamente su capacidad más habitual es de medio litro, no de una pinta.

 

Estas las compramos en el supermercado, pero saben igual que las del pub...

  • En el supermercado los precios rondan las 2 - 2,5 libras de media por botella.

 

  • Otra peculiaridad. Las medidas de las latas son también “pintorescas”. Las hay de medio litro, pero muchas son algo más pequeñas, 440 ml. y suelen venderse de cuatro en cuatro, no de manera individual. A veces eso es un engorro.

 

  • En cambio las botellas de leche sí que se miden por pintas… ¡vivir para ver!

 

 

El “Carvery”

 

  • “Carvery” significa “Asador” y designa tanto a un tipo de restaurante muy típico por aquellos lares como a un plato de comida.

 

  • El “Sunday Carvery” es un plato que sólo se sirve -como su nombre indica- los domingos y muchos restaurantes y pubs lo ofrecen en sus cartas.

 

  • El “Carvery” (a secas) o “Sunday Carvery” consiste en un plato con varias carnes asadas: rostbeef, pavo, salchichas, pierna de cerdo (Lacón o “Gammon” allí) acompañadas por una guarnición de verduras salteadas o cocidas; patatas (fritas, cocidas o asadas), champiñones, etc. servidos generalmente en “buffet libre”, al igual que una amplia variedad de salsas calientes. También suele incluir un “Yorkshire pudding”. Ese nombre genera algo de confusión porque no se trata de ningún tipo de crema dulce sino de una especie de pan frito, muy ligero con una forma que recuerda vagamente a un “casco”. Las carnes las sirve en el plato un cocinero, pero como ya hemos comentado la guarnición es “all you can eat”.

 

 

Plato de "Carvery" en el Toby Carvery

  • “Toby Carvery” es una franquicia de restaurantes británicos dedicados al Carvery que por 5,99 libras os permitirá disfrutar de esa apetitosa experiencia gastronómica británica durante toda la semana. La bebida y el postre es aparte, pero si se piden refrescos podréis rellenarlos todas las veces que se quiera. Las cervezas, no. En suma, por 10-12 euros al cambio uno puede comer o cenar muy a gusto. Hemos estado varias veces y vale la realmente la pena.

 

   

Buffet de guarniciones en el Carvery

 

El Chef sirve las carnes...

  • Los “Toby Carvery” suelen estar ubicados en zonas comerciales o en los alrededores de las ciudades y disponen de aparcamiento gratuito lo que facilita mucho la visita. Su web dispone de un buscador de restaurantes.

 

 

   

Toby Carvery - Nottingham

 

Toby Carvery - Nottingham (2013)

 

 

Los “Shortbread”, mejor en el súper que en la tienda de souvenirs

 

  • Los “Shortbread” son esas pastas o galletas de mantequilla tan típicas de Escocia, pero que se encuentran a lo largo y ancho de toda la Gran Bretaña.

 

  • Suelen ser uno de los “souvenirs” escoceses más famosos y se hacen con formas diversas: redondas, rectángulos, etc. Aunque quizás la de “cola de pavo real” (Petticoat tail) sea la más conocida.

 

  • “Walkers” es una de las marcas más importantes y como buen “souvenir” que se precie, el envoltorio es básico para captar la atención del comprador. Dicho de otro modo, las cajas y las latas son preciosas y entran por los ojos para llevárselas a casa de recuerdo. Otra cosa es que en el interior del envase el número de galletas justifique lo que se pide por ellas.

 

 

  • Pero no hay que preocuparse. No es necesario rascarse el bolsillo en exceso ni quedarse sin probarlas porque… ¡En el supermercado encontraremos todas las variedades de “shortbreads” que queramos! Bien de marca “famosa” bien de marca blanca, pero eso sí, con unas diferencia de precio abismal respecto a las tiendas de recuerdos.

 

        

 

 

¡Buena idea! 


 

Los “Shortbread”

Un obsequio muy apañado

 

 

Si queremos tener un detalle con la familia o las amistades sin que el bolsillo sufra en exceso, en los supermercados podremos comprar unas bonitas cajitas de “Shortbread” por una libra o algo más.

 

De vez en cuando eso de “bueno, bonito y barato” se hace realidad…

 

 

 


 

 

Las tiendas de golosinas

 

  • Si algo nos llamará seguro la atención será la cantidad de tiendas de golosinas que veremos por cualquier parte del país. ¡Qué golosos son los británicos! Semejante afición no tiene parangón en ninguna otra parte de Europa, al menos en la Occidental.

 

Tienda de golosinas - Rochester (Kent)

  • Los caramelos de mil y un sabores son los grandes protagonistas de esas tiendas, cuidadosamente decoradas con decenas de botes de cristal con dulces de todos los colores. Una tentación para niños y mayores y sin duda también una tortura para los diabéticos.

 

   

Puesto de caramelos - Mercado de Melton Mowbray

 

Caramelos a destajo - Whitby

 

  • Los amantes de los “M&M’s” -esas “píldoras” de chocolate recubiertas de azúcar de colores- cuando visiten Londres no deben perderse la “macro-tienda M&M’s World”, en Leicester Square. Varias plantas dedicadas en exclusiva a esos simpáticos dulces. De lunes a sábado está abierto hasta la medianoche. Los domingos sólo hasta las 18 h.

 

  • Es habitual que en las paradas de metro (y casi en cualquier parte) haya vistosos aparadores repletos de golosinas tipo “Mars”, “Kit-Kat”, etc. Con tanta tentación a mano no es de extrañar que a más de uno le acaben sobrando varias decenas de kilos…

 

 

 

 

HORARIOS COMERCIALES Y “MONUMENTALES”

MUY “BRITISH”

 

 

  • Los horarios británicos no podían ser una excepción a la norma de ser “peculiares” y muy suyos, así que poco se parecen a los habituales en la mayoría de países del otro lado del Canal de la Mancha.

 

  • Para no liarnos demasiado conviene distinguir y tener claro que Londres “no es Gran Bretaña” en cuestión de horarios comerciales, al menos en “el centro”. La capital lleva su propio rollo y no se parece en nada al resto de pueblos y ciudades del país, al menos a la inmensa mayoría.

 

  • Los horarios comerciales en Londres son mucho más extensos y variados. La gran mayoría de tiendas no abre muy pronto, pongamos las 10 de la mañana, pero en el centro de la ciudad la hora de cierre suele ser muy tardía.

 

·         Algunos ejemplos: (se incluyen a título simplemente indicativo y conviene revisarlos si se piensa visitar alguno de esos comercios, por si ha habido alguna novedad)

 

·         La preciosa juguetería “Hamleys” de Regent Street: de lunes a sábado de 10 a 21 horas y los domingos de 12 a 18 h.

·         Harrods: De julio a la primera semana de septiembre - de lunes a sábado de 10 a 21 horas y los domingos de 11,30 (ventas a partir de las 12 h) a 18 h.

·         Clarks: (zapatería de Oxford St.) - de lunes a viernes de 10 a 21 horas, sábados abre a las 9 h. Domingos, de 11 a 20 h.

 

·         M&M’s World: (Leicester Sq.) - de lunes a sábado de 10 a medianoche y los domingos de 12 a 18 h.

 

·         Marks & Spencer: (Grandes Almacenes, Oxford St.) de lunes a viernes de 8 a 22 horas, sábados cierra a las 21 h. Domingos, de 12 a 18 h.

 

Veamos ahora qué ocurre con las mismas marcas, fuera de Londres:

 

·         “Marks & Spencer” en Leeds, su ciudad de nacimiento: de lunes a viernes de 10 a 19 horas, sábados 9,30 a 18 h. Domingos, de 11 a 17 h.

 

·         Clarks: (Lincoln, High St.) - Lunes, de 9,30 a 17,30 h. - martes a viernes: de 9,30 a 17,30 h; sábados, de 9 a 18 h y domingos, de 10,30 a 16,30 h.

 

 

Tienda "Clarks" en Lincoln

 

 

  • Los horarios comerciales en los pueblos y ciudades pequeñas son mucho más cortos y por lo general alrededor de las 17 h. empezarán a cerrar las tiendas. Ese detalle es muy importante porque significa que a partir del cierre de los comercios las calles empiezan a quedarse vacías y no es igual de agradable pasear por un pueblo o ciudad “con vida” que hacerlo por calles casi solitarias.

 

  • Los supermercados e hípermercados tienen horarios bastante más extensos (muchos hasta las 22 h) e incluso empieza a generalizarse la apertura durante todo el día.

 

 

  • LOS HORARIOS DE MUSEOS, CASTILLOS, ATRACCIONES, ETC:

 

  • Los horarios de apertura de museos, castillos, palacios, jardines y otras atracciones suelen ser más reducidos que los comerciales, pero salvando las lógicas diferencias que pueda haber entre ellos, hay que hacerse a la idea que la mayoría echará el cierre a las 17 h. así que hay que espabilar e informarse bien de los horarios de aquellos lugares que queramos visitar para no quedarnos con un palmo de narices sin poder entrar. En particular conviene informarse bien de la última hora “de entrada”. Por ejemplo el Real Observatorio de Greenwich cierra a las cinco de la tarde, pero sólo se permite el acceso hasta media hora antes.

 

Catedral de Exeter (Devon)

  • Por suerte desde que Internet se ha popularizado y la información suele ser veraz, es fácil prever ese tipo de cosas e ir con los “deberes hechos” a salvo de sorpresas desagradables por encontrarnos un lugar cerrado.

 

 

 

LAS PECULIARES FARMACIAS BRITÁNICAS

 

  • El concepto de farmacia clásico tampoco parece tener cabida en el peculiar Reino Unido.

 

  • Es poco habitual toparse con la “farmacia de toda la vida” a la que tan acostumbrados estamos.

 

  • Los medicamentos que no precisan receta suelen venderse en GB en grandes tiendas especializadas en parafarmacia y otros productos de higiene, etc.

 

  • Para la venta de medicamentos “de receta”, esos mismos establecimientos disponen de un departamento “especial” al cual habrá que dirigirse. De todos ellos, la marca “Boots” es la más popular.

 

Boots

  • Lo mejor que podemos hacer cuando viajemos al Reino Unido es llevarnos de casa un botiquín bien surtido con todo lo que podamos necesitar en cuestión de medicamentos “generales” (paracetamol, Betadine, aspirinas, etc), teniendo especial cuidado en ir siempre bien provistos de los medicamentos que formen parte de un tratamiento en curso.

 

  • Tengamos en cuenta que, dependiendo de donde nos encontremos, a horas “intempestivas” puede ser difícil encontrar abierta una farmacia. Incluso imposible. Lo mejor, pues, es ir bien pertrechado para las cosas más habituales que podamos necesitar.

 

  • Otra cuestión que conviene tener en cuenta para evitar complicaciones cuando viajemos fuera de España es que un mismo medicamento puede tener diferentes nombres comerciales.

 

  • Por eso es buena idea llevar a mano las recetas de los medicamentos más imprescindibles, pues si necesitamos comprarlos el farmacéutico siempre podrá localizarlos a partir de los principios activos de la medicina.

 

  • Una anécdota. Hace algunos años, estando en Inglaterra, tuvimos que comprar agua oxigenada. Enseguida nos dimos cuenta que por “Oxygenated water” no lograríamos solucionar el problema. Después de insistir en varios lugares dando mil explicaciones, por fin acabamos descubriendo el dichoso nombre del “Agua Oxigenada” en inglés: ¡Hydrogen Peroxide! Toma ya.

 

 

 

EL ENCHUFE BRITÁNICO

 

 

  • Una más. El enchufe eléctrico típico de Gran Bretaña, Irlanda, etc. tiene tres bornes, forma cuadrada y no se parece en nada a los nuestros.

 

El enchufe británico

  • Tampoco son los únicos “raros”. Los franceses, por ejemplo, tienen un agujerito que muchos de los nuestros no tienen en la toma de la pared y los enchufes suizos, también con tres bornes, son de forma romboidal. El caso es complicar la vida…

 

  • Por tanto es muy conveniente llevar de casa un adaptador que nos permita cargar el móvil, la cámara de fotos y tantos y tantos artilugios modernos sin los cuales resulta casi imposible vivir.

 

  • La verdad es que el tipo de enchufe británico tiene un aspecto robusto, sólido y seguro. No en vano lleva toma de tierra y los enchufes de pared disponen de un fusible incorporado

 

  • Los camping británicos están todos dotados con los enchufes azules europeos, así que por ese lado no tendremos problemas.

 

 

www.francisco-colet-viajesycaravaning.com
contacto@francisco-colet-viajesycaravaning.com