F.COLET EN CARAVANA
NUESTROS VIAJES
ALEMANIA
ALSACIA EN NAVIDAD
AUSTRIA
BÉLGICA
DINAMARCA
ESTONIA
FINLANDIA
FRANCIA
París-Loira-Disney
Bretaña - Normandía
Castillos del Loira
Cité Automobile
Côte Azur-FêteCitron
Côte Azur - Toscana
Etilómetros oblig.
Evitar peajes A-63
Fête Citron 2017
Languedoc-Viaje gafe
Le Mans Classic
Manoir Autom. Lohéac
Museo Aviones Caza
Museo Matra
Museo Peugeot
Museo 24 h Le Mans
Norte Francia
Palais Bonbon Nougat
Perigord
Provenza en navidad
Saboya en Navidad
GRAN BRETAÑA
HOLANDA
HUNGRÍA
IRLANDA
ITALIA
LUXEMBURGO
MALTA EN AVIÓN
MÓNACO
NORUEGA
PORTUGAL
"PUENTES" Y "FINDES"
REPÚBLICA CHECA
SAN MARINO
SUECIA
SUIZA
ORGANIZA TU VIAJE
MOVERSE POR EUROPA
COSAS DEL CARAVANING
MUSEOS SOBRE RUEDAS
DE LA "A" A LA "Z"
PARQUES ATRACCIONES
TURISMO VALLADOLID
Contacto
Aviso legal
Mapa del sitio




   

 

 

 

 

 Las 24 horas de Le Mans "Clásicas" (1923 -1993)

 

Historia viva de la mítica carrera

Un auténtico museo al aire libre


  

 

 

  

 

 

El "Le Mans Classic" es  por propio merecimiento, uno de los eventos que todo buen aficionado al automovilismo de competición que no debe perderse.

 

No todos los días se tiene la oportunidad de ver, oír, oler, vivir y sentir y la historia viva de una carrera mítica como son "Las 24 horas de Le Mans".

 

Cada dos años -coincidiendo con los años pares- se celebra en el circuito de La Sarthe de Le Mans el "Le Mans Classic", que congrega a algunos de los más relevantes participantes en la carrera de resistencia desde su primera edición, en un ya lejano año 1923, hasta los impresionantes prototipos del "Grupo C" que corrieron hasta 1993.

 

A diferencia de las "24 horas du Mans" que se celebran anualmente en el mes de junio  y que forman parte del campeonato mundial de Resistencia, el "Le Mans Classic" no es una carrera al uso.

 

Más bien es un evento pensado para que tanto participantes como espectadores disfruten del automovilismo de competición en todas sus facetas. El ambiente es fantástico y delante de los asombrados ojos del visitante puede contemplarse un auténtico museo del automóvil al aire libre. No sólo porque los coches que participan en las carreras son una preciosidad, si no porque los propios visitantes -muchos de ellos coleccionistas- traen sus coches. ¡Y algunos son verdaderas joyas! 

 

Los espectadores británicos y sus locos cacharros ganaron por goleada...

 

Vamos, que el "Le Mans Classic" es una oportunidad única y excepcional para disfrutar a tope del automovilismo durante todo un fin de semana. La oferta "racing" y de ocio es tan variada que, a pesar de estar en el circuito dos días y medio sin salir... ¡en ningún momento se nos hizo pesado!

 

Eso sí, este es un evento sólo apto "para los muy forofos", al menos si la idea es estar en el circuito a tiempo completo. A quienes no les guste demasiado el mundillo de la competición automovilística es mejor que se abstengan o vayan sólo un rato, pero entonces que tengan claro que se van a dejar muchas cosas en el tintero.

 

Volvamos a lo importante...

 

Lógicamente "las parrillas" se estructuran en "grupos de edad", para que las carreras resulten lo más homogéneas posible:


Plateau/Grid/Parrilla 1 - de 1923 a 1939

Plateau/Grid/Parrilla 2 - de 1949 a 1956

(Entre 1939 y 1949 la carrera no se celebró debido a la Segunda Guerra Mundial y los primeros años de la posguerra)

Plateau/Grid/Parrilla 3 - de 1957 a 1961

Plateau/Grid/Parrilla 4 - de 1962 a 1965

Plateau/Grid/Parrilla 5 - de 1966 a 1971

Plateau/Grid/Parrilla 6 - de 1972 a 1979

 

Y en 2016 la gran novedad fue la incorporación de los míticos "Grupos C" que dominaron la década de los 80. En el "Le Mans Classic de 2016" pudimos disfrutar con los atronadores Porsche 956 y Cía que dieron lustre y esplendor a la historia de la carrera entre 1980 y 1993.

 

   

Estos paneles señalizaban la entrada a los paddocks...

 

 

  

Para el espectador la existencia de 7 grupos de competición tiene la ventaja de hacer muy amena la estancia en el circuito. Desde el viernes se celebran sesiones de entrenamiento y clasificatorias. Entre sábado y domingo se celebran, al menos, tres tandas de competición por cada grupo, con "carreras" de 30-40 minutos de duración.

 

Además hay eventos para todos los gustos que amenizan el programa: desfiles de camiones antiguos, de los clubes Jaguar, BMW, Porsche, etc. 

 

   

El desfile de los camiones-taller: Ferrari, Gulf Porsche...

 

¿A quién no le apasionan los Ford GT 40 de los años 60?

 

Otra de las grandes "atracciones" del "Le Mans Classic" es la posibilidad de pasear por los diferentes "paddocks" viendo de cerca los coches y cómo los mecánicos trabajan sobre ellos. El acceso a esas zonas requiere pagar un suplemento, pero los treinta y tantos euros de la entrada están totalmente justificadas y me parece imprescindible su adquisición para vivir al cien por cien la experiencia "Le Mans Classic". Lo mismo ocurre con la entrada de tribuna, pero de eso ya hablaremos más adelante.

 

El evento se complementa con un espectacular "Village" -de acceso libre con la entrada general- con decenas de tiendas con toda clase de artículos relacionados con el automovilismo y el coleccionismo: miniaturas, componentes, mini-coches, accesorios, complementos, etc. Una verdadera tentación para dejarse el sueldo de varios meses... Además hay un poco de todo: exposiciones de coches antiguos, espectáculos, subastas de coches, clubes de marcas y un sinfín de actividades para que nadie se aburra ni un minuto.

 

Y si os ha picado el gusanillo, no os perdáis todo lo que viene a continuación...

 

 

El circuito

 

Las entrañables "Cirilas" eran los autos para el desplazamiento de los visitantes VIP...

 

 

 

  

El circuito de La Sarthe o de Le Mans, situado junto a la ciudad francesa del mismo nombre,  tiene una interesante peculiaridad, es mixto. Está formado por parte del circuito Bugatti -de carácter permanente- y de 4.185 metros de longitud total y una gran parte de carreteras públicas -que incluye la famosísima "Recta des Hunaudières"- que se cierran con motivo de la carrera de las 24 horas, ya sea la anual o la clásica. De esa manera alcanza sus actuales 13.629 metros por vuelta.

 

La ruta desde la frontera de Irún a Le Mans puede discurrir en su totalidad por autopistas de peaje, pero no tiene porqué ser así. Aquí tenéis una ruta alternativa que conjuga autopistas de peaje y autovías gratuitas que os ayudará a ahorrar unos eurillos si la seguís. Y también a la hora de repostar, pues el precio de los combustibles en las áreas de las autopistas de peaje son los más caros de todo el país.

 

  

 

  

La mejor ruta,

ahorrando en peajes,

a Le Mans

desde la frontera de Irún

  

En el "Museo de las 24 horas", que se encuentra junto a la entrada principal del circuito se puede visualizar la evolución que ha ido sufriendo el circuito desde 1923. La visita al museo es otro de los "top" que no hay que perderse. Si pincháis en la foto del cuadro podréis disfrutar de una visita "virtual"a través de las joyas del museo... 

  

 

 

Museo de las 24 horas de Le Mans

 

 

 Y, si os gustan los museos del automóvil aquí tenéis mis favoritos...

 

   

 

 

 

 

 Para situarnos, veamos algunas imágenes del circuito de Le Mans...

 

 

   

La recta de salida

 

La Tribuna "Tavano" es una de las que mejores vistas tiene

 


  

   

Vista de la chicane Ford que precede a la recta

 

Vista noctura de la recta de salida

  

Control de acceso al circuito. La puerta más cercana

al "camping azul", a sólo 300 metros de distancia, muy cerca del Porsche Center

  

   

Accesos a la tribuna de boxes desde el paddock

 

Espectadores el domingo por la mañana

  

   

Plano de las instalaciones.

En azul, nuestra zona de acampada

 

Descripción del control de

accesos a la tribuna "Tavano", la nuestra.

  

 

 

Aspectos prácticos

 

El "Le Mans Classic" atrae a cientos de miles de visitantes. En 2016 se calcula que lo han visitado una 110.000 personas... ¡Casi nada! Así que conviene espabilar y no dejar las cosas para el último momento.

 

Aunque parezca increíble nosotros reservamos las entradas y la plaza de acampada a mediados de febrero. ¡Y apenas quedaban plazas libres en la "zona azul norte" (Bleu Nord). Por eso mismo conviene no descuidarse demasiado a la hora de coger las entradas. Hasta finales de mayo el precio de las entradas y de los complementos (tribuna, paddock) es más barato.

  

Ciertamente hay que pagar bastante dinero por anticipado, pero vale la pena, especialmente si vamos a reservar una plaza numerada de camping, algo que recomiendo encarecidamente.

 

Los precios no son excesivos para el espectáculo que se ofrece, pero todo suma y la cifra final, dependiendo de los miembros de la familia, se pone en cifras respetables. Claro que, bien mirado, ¡Disneyland es más caro!

 

En 2016 la entrada de 3 días al recinto, comprada anticipadamente, costaba 53 euros. La tribuna "Tavano", otros 35 y la entrada a los paddocks, otros 35. Es decir, un "completo" sale por 123 euros/persona, pero con eso nos sentiremos como auténticos señores y podremos disfrutar 100% del Le Mans Classic.

 

En las taquillas del circuito o desde mediados de mayo las tarifas suben un poco. La entrada de tres días ya no cuesta 53, sino 63 y lo mismo ocurre con los diferentes complementos... 10 euros a mayores. También es posible comprar entrada solo para el viernes o el domingo. El sábado, por contra, exige la compra de la entrada de 3 días.

 

Los billetes son "e-ticket", por lo tanto tendremos que imprimirlos en casa. Eso sí, ofrecen la posibilidad de recibirlos por correo ordinario, pero supongo que casi nadie utilizará dicha posibilidad...

 

Es muy importante que la impresión sea de calidad. Como valen para varios días, tanto al entrar como al salir tienen que leernos el código de barras. Ese detalle es básico, especialmente al salir, pues si el sistema no registra la salida tampoco nos permitirá entrar al día siguiente o durante el mismo si abandonamos el circuito y regresamos después. Así que no escatiméis tinta que con lo que hay por allí para llevarse a casa eso sería como pretender ahorrarnos el chocolate del loro...

 

La web del evento, tanto para comprar billetes, como para otra información es: www.lemansclassic.com 

 

   

La entrada de 3 días

 

La del "camping Bleu Nord"

 

A todo ello hay que sumarle el coste del aparcamiento -si solo vamos con el coche- o del "camping". Aparcamiento no pagamos porque para eso ya teníamos el camping (que incluye al coche, pues de la plaza de acampada a la entrada al circuito hay solo unos cientos de metros).

 

ESO ES MUY IMPORTANTE


Antes de proceder a la reserva de las entradas por internet

conviene tener muy claro si vamos a comprar entradas de tribuna, parking, paddock o camping

porque el sistema exige que se haga todo a la vez.


Es decir, no podremos comprar ningún complemento (tribuna, etc.)

sin ir asociado a la compra de una entrada general al circuito.


Es un rollo, pero al menos en 2016, fue así.

 

 

El "Dress Code"/El "Código del Vestir"

 

Al "Dress Code" lo descubrí trasteando la web del "Le Mans Classic". Me llamó la atención el nombre. ¿Código de Vestir? O de "vestimenta", como se prefiera.

 

Bueno, pues la cosa va de que los organizadores "piden" a los espectadores que se atengan a unas determinadas normas en su atuendo para asistir al "Le Mans Classic". Vamos, que si es posible se acuda vestido en estilo "Vintage" o "Retro", con el propósito de "estar a tono" con el evento y también, "por deferencia hacia los participantes". En su defecto, se sugiere un estilo "casual" que en castellano podríamos denominar "deportivo a la par que elegante": pantalón largo, camisa o polo, chaqueta, calzado apropiado, etc.

 

Incluso nos lo ponen fácil por si asaltan las dudas... 

 

 

 

Lo que en principio se prohíbe son los pantalones cortos o piratas, las camisetas de tirantes, las chanclas y, en definitiva lo que podríamos llamar "el toque playero".

 

Lo curioso es que en las entradas ya se indican tales prohibiciones, pero no les había prestado atención.

 

Como somos buenos chicos, nos pusimos manos a la obra y acudimos ataviados para la ocasión, a sabiendas que, a buen seguro, una gran mayoría de los asistentes no lo respetarían. Como así fue. 

 

   

 

 

 

 La duda estaba más bien en saber si los organizadores se pondrían muy estrictos con el tema, pues las entradas decían claramente "Tenue correcte exigée: Casual Smart", es decir, "se exige la vestimenta informal a la par que elegante" y como las prohibiciones eran taxativas...

 

Por otras experiencias similares ya imaginaba yo que todo aquello acabaría siendo una pamema. Más que nada porque me costaba creer que se prohibiese el acceso por ir en chanclas. Y también porque muchos ni tan siquiera lo sabrían...

 

Bueno, a la hora de la verdad el pantalón largo no fue tan mala cosa. Si bien en algún momento de la tarde añoré las bermudas, viendo las carreras nocturnas la cosa cambió. Incluso no me sobró para nada el jerseicito...

 

En definitiva, me parece muy bien que los espectadores "acompañemos" a la hora de crear ambiente, pero si os va el rollo díscolo y preferís el look playero, sabed que no os van a llevar a la cárcel por ello.

 

Algunos se lo tomaron muy en serio. De hecho incluso hay un concurso de atuendos. Otros, pasando.

  

El espacio "Dress Code"

  

   

Esta familia va totalmente "In"

 

Otros también iban "In", pero muchos, "Out"

 

 

 

El Parking / Zona de acampada

"Bleu Nord"

 

El camping azul es el habitual para los espectadores, pues tanto el rojo como el verde suelen estar reservados a los participantes en el evento.

 

Hay una cuarta zona de acampada, la amarilla, bastante lejana del circuito y que carece de parcelas numeradas. La Azul es, sin duda, la más recomendable.

 

En el Azul hay zonas numeradas y otras no. La plaza reservada realmente no es demasiado grande. Cabía la caravana y el toldo desplegado, con el coche cruzado. Y eso que la caravana no es demasiado larga. Con otra más grande, el coche ya hubiera quedado en el camino de tierra. Ah, al cabo de los días, el coche quedó "sepultado" bajo una buena capa de polvo...

 

En la foto se aprecia bien llo que daba de si la plaza.

 

Al fondo se aprecia perfectamente el circuito...

  

Pues bien, este cachito de césped costó 90 euros desde el jueves hasta el domingo a las siete de la tarde. Es precio único, aunque vayáis a llegar más tarde o marchar antes.

 

MUY IMPORTANTE

 

Las zonas de acampada del circuito carecen de electricidad,

así que toca "buscarse la vida" para cargar las baterías de la cámara de foto o del móvil.

 

O para el alumbrado. Tengamos en cuenta que si llegamos el jueves, pasaremos tres días sin electricidad...

 

Nosotros lo resolvimos así:

 

La caravana lleva incorporada batería autónoma. Eso nos permitió no tener que recurrir a la del coche

para tener luz. Ahora bien, si en vuestra caravana no disponéis de la batería auxiliar, entonces deberéis

tener la precaución de tener un cable lo suficientemente largo para conectar la caravana a la piña

del coche, estando éste cruzado tal y como se aprecia en la foto.

Es decir, si hubiéramos tenido que "chupar" la luz del coche no hubiéramos podido porque el cable de la

caravana es demasiado corto si el coche no está delante de ella. Y ya vemos que eso hubiera sido imposible

sin interrumpir el paso del vial. ¡Ojito pues!

 

Para no sobrecargar la batería autónoma de la caravana, las baterías del móvil y de la cámara

las cargamos con baterías solares portátiles. Diponer de una de ellas es siempre una excelente idea.

Al igual que un inversor de corriente que permita convertir la corriente de 12 v del coche a una de 220 v

para que podamos enchufar al coche cualquier aparatejo.

 

¿Y el frigorífico? Pues evidentemente a gas, que para eso está preparado y que, en pleno julio, es

totalmente imprescindible. Por supuesto conviene salir de casa con la bombona bien llena. No es cuestión

de quedarse sin agua o sin cerveza fresquita. ¡Y sin comida!

 

En suma, que hay que echar mano al "kit de supervivencia". Verdaderamente no es barato, pero estar junto al

circuito lo compensa totalmente. De hecho es lo mejor que podemos hacer.

 

Hay barracones con aseos y duchas, pero insuficientes para la cantidad de gente que allí había. 

¡Menudas colas se formaban!

Ah, papel de WC sí que había, pero es recomendable que llevemos el nuestro.

Nunca se sabe cuando nos podemos quedar sin él. Y eso siempre resulta incómodo...

 

 

Para ducharse conviene tener paciencia...

 

Es impresionante la cantidad de aficionados a los coches clásicos, especialmente británicos. Mucho "Brexit", pero a juzgar por la cantidad de "súbditos de su graciosa majestad" presentes en el Le Mans Classic, la Gran Bretaña debió quedarse prácticamente sin gente...

 

Lo curioso es que, a pesar de la gente, había mucho silencio. Nada de follones. Nosotros, por nuestra parte, tuvimos suerte porque la parcela de al lado no se llegó a ocupar y así estuvimos más a gusto.

 

Insisto, no dejéis la reserva de la parcela para muy tarde. En teoría nosotros nos llevamos la última parcela numerada libre. ¡¡Y la reservamos en febrero!

 

Claro que, una vez allí, observamos que había muchas parcelas libres, pero lo cierto es que el sistema me dijo, antes de reservar, que ya sólo quedaba una parcela numerada disponible. Si eso fue realmente así, no lo sabremos nunca, pero por si acaso ahí lo dejo...

 

 

   

 

Aquí se aprecia claramente la explanada

de la zona "Bleu Nord". Casi todo tiendas y autocaravanas

 

Porsches, Ferraris y tiendas de campaña...

   

   

¿Quién dijo que los dueños de los Lamboghini

sólo van a los hoteles de 5 estrellas?

 


  

 

 

Esta es la entrada al circuito más cercana

al "Parking Azul", la de la "Maison Blanche".

 

 

Las tribunas

 

La entrada general no da acceso a las tribunas, excepto el viernes, en la que hay acceso libre a cualquiera de ellas. Desde luego es totalmente recomendable planear la estancia en el circuito desde el mismo viernes. Hay mucha menos gente, se disfruta de todo de una manera más agradable y podemos "ir probando" los diferentes ángulos de visión que ofrecen.

 

Por ejemplo, el viernes estuvimos un rato en la tribuna que está cerca del Arco Dunlop, así tendremos un punto de vista muy diferente al que nos ofrecen las tribunas de la recta de salida.

 

El sábado y el domingo los accesos a las tribunas están controlados, aunque a diferencia del acceso al circuito, aquí basta con enseñar el billete de entrada a la tribuna al vigilante. Cada tribuna tiene dos accesos. 

 

 

El conocido y típico "Arco Dunlop"

  

 

   

 

Estos van camino al arco Dunlop

 

Esta es la visión desde la tribuna Dunlop

  

 

Entonces...

¿Qué asientos de tribuna conviene comprar?

 

Lo habitual, al reservar las entradas, es que desconozcamos la ubicación de las tribunas. Esa información, por lo menos yo, no la supe encontrar al hacer la reserva. Las tribunas se identifican por su nombre, pero claro, eso no nos dice nada a quienes no conocemos el circuito de primera mano.

 

Yo decidí guiarme por el número de compradores de cada tribuna, que ese dato sí aparece. Y elegí la que más demanda tenía, la "Tavano".  El razonamiento fue muy básico: si es la que más se compra, mala no va a ser. Y no me equivoqué.

 

"Tavano" es la más recomendable. ¡Es la que mejor visión tiene de la recta de salida y de la mayor parte del circuito que se pueda ver! Es la que ocupa el extremo derecho de la recta, justo delante del podio y de la linea de salida. Desde "Tavano" veremos llegar a los coches desde lejos y los veremos alejarse tras abandonar la recta de salida. Más es imposible.

 

Claro que si preferimos tener delante nuestro las "salidas en espiga" son mejor opciones las tribunas 16 o 17. Desconozco su nombre, lo siento. 

 

   

La tribuna "Tavano", la número 21

 

Desde "Tavano" tenemos el edificio de control,

justo enfrente

  

 Visión de la chicane Ford desde "Tavano". Se ven llegar los coches desde lejos

  

 

   

 

La recta de salida desde "Tavano"

 

También se ve bien la curva que

lleva a las "eses Dunlop"

  

La línea de salida y el podio, justo delante nuestro.

 

 Esta vista nocturna está tomada desde una de las tribunas centrales, el viernes por la noche.

La vista no es mala, pero "Tavano" es mejor opción.

  

 

 

Las carreras. El alma del "Le Mans Classic"

 

 

Uno de los puntos fuertes del Le Mans Classic es volver a disfrutar de la mítica "salida en espiga"...

 

El "Le Mans Classic" ofrece muchas y buenas cosas para hacer inolvidable la visita, pero ciertamente nada es igual que ver a todas esas joyas en acción. Oír su rugido, sus petardeos, los adelantamientos, las aceleraciones, las salidas "en espiga"....

 

El programa, durante los tres días, es completísimo.

 

El viernes, a primera hora, desde las 9 de la mañana hasta las 12, los diferentes clubs hicieron sus desfiles y a partir del mediodía dieron comienzo las calificaciones de todos los grupos. 

 

   

Las sesiones calificatorias del Grupo C

 

Y de los más "abueletes". A todos los niveles....

 

Cada sesión de calificación tiene una duración de 50 minutos, con intervalos de 15 minutos entre cada una de las "parrillas".

 

Las rondas de ensayos libres terminan a las tres de la madrugada del viernes.

 

 

   

 

Los Grupos C en los boxes. Los únicos que los usan

 

La comunicación es básica en el equipo...

  

Los cambios de pilotos no se descuidan

 

 

La carrera del Grupo C

Sábado a las 12 horas

 

Al menos en 2016 y como novedad, la participación de los espectaculares Grupo C de los años 80 pusieron la necesaria dosis de picante.

 

Precisamente por su condición novedosa, su programa fue algo diferente al resto de participantes. La carrera se celebró el sábado al mediodía, con la salida lanzada tras efecturar la vuelta de reconocimiento. La carrera duró 45 minutos, lo que suponía unas 12-13 vueltas al circuito.

 

La carrera no tuvo demasiada emoción, enseguida se destacaron cuatro participantes y a las pocas vueltas, el Nissan dominaba a placer... ¡hasta que en la última vuelta tanto el primero como el segundo abandonaron por avería y la carrera tuvo un ganador inesperado... ¡cosas de la competición!

 

Claro que peor le fue a Toyota en las 24 horas de 2016 (las de verdad). Después de dominar a Porsche durante toda la carrera... ¡también abandonaron en la última vuelta y pusieron el triunfo en bandeja a Porsche! Claro que no es lo mismo abandonar después de 13 vueltas que hacerlo al cabo de 24 horas... la vida es así de dura.

 

   

Los Grupos C terminando su vuelta de reconocimiento

 


  

El ·"poleman", el NIssan, justo en el momento de darse la salida lanzada...

 

Toca cambio de piloto...

  

 

   

 

El Nissan, en lugar de terminar primero

acabó remolcado....

 

 

 

Y lo mismo le sucedió al que tenía pensado

ocupar el segundo cajón del podio.

 

 

   

Este fue el que se llevó, al final, el gato al agua....

  

Los vencedores del Grupo C, con las coronas de laurel...

 

 

La carrera de los "Venerables Ancianos": 1923 a 1939

 

En 1923 se celebró la primera carrera en Le Mans y la ganó el "Chenard & Walcker" número 9, cuya reproducción podemos admirar en el Museo de las 24 horas adyacente al circuito. Aunque el primer vencedor no estuvo en el "Le Mans Classic", aquí lo tenemos...

 

El "Chenard & Walcker" número 9, ganador en 1923 de las primeras 24 horas

 

Hubiera sido genial poder verlo en acción en el circuito, pero no hemos de lamentarnos demasiado porque... ¡Había una nutrida y espectacular representación de la época más antigua de las 24 horas de Le Mans!

 

Más de 70 coches en pista, de entre 1923 y 1939, pusieron la nota nostálgica. Especialmente con la característica "Salida en Espiga" que funcionó hasta 1969. La seguridad de los pilotos se la llevó por delante...

 

En 2016 el vencedor de la primera carrera del sábado (la segunda es nocturna, en la noche del sábado y la tercera, el domingo por la mañana)  fue un Talbot Lago...

 

 

El Talbot Lago 4.500 - 6 cilindros

  

 

   

 

Antes de la salida, se da la vuelta de reconocimiento...
  Aunque algunos la tengan que terminar a empujones

   

 

Antes de la salida en espiga, la banda de música

y las Majorettes pusieron la nota de color

  

 

   

 

 

Preparados para salir...

 

  Allez-y ! - Go!

 

 

 

   

 

Allá van...

 

Pero no a todos les resulta tan sencillo...

  

   

El Talbot Lago, el poleman, ya encabezaba la carrera

a las primeras de cambio

  No faltaron los adelantamientos, la sal de una carrera...

   

 


Ni los cambios de pilotos...

  

Pero hay más...

 

 

 

De verdad que estuve en el Le Mans Classic... .

  

Los autocares y camiones antiguos no competían, pero dieron espectáculo y nostalgia a raudales...

 

 

   

 

 

 

Desfiles mil en el Le Mans Classic

 

El camión de LIgier Gitanes tenía muchos humos...

 

 

 

El "Little Big Mans"

 

 

 

 El "Little Big Mans" fue uno de los espectáculos  más divertidos. Una centena de chavales de entre 6 y 10 pueden presumir de haber corrido en el circuito de Le Mans. Es una pasada ver a niños y niñas "pilotando" las reproducciones de los coches "de verdad" a escala 1:3, con motor térmico o eléctrico. Algunos precisaron de un empujoncito, pero eso no les arredró lo más mínimo.

 

Su "minuto de gloria" lo disfrutaron a las 15,10 h. con salida en espiga incluida. "La carrera" es una pequeña vuelta alrededor de la tribuna de boxes, pero ya se sabe que lo realmente importante es participar. Tienen, por supuesto, su propio paddock.

 

Me encanta el juego de palabras del "Little Big Mans". La idea de jugar con el "Men" y el "Mans" para referirse a estos "Pequeños Grandes Hombres" me parece de lo más ocurrente...

 

Parece mentira lo bien hechos que están los "little cars" a escala 1:3

  

   

 

 

El paddock de los pequeñines,

con sus balas de paja y todo para darle ambiente

 

La "carrera" de los pequeñines fue muy divertida. Bueno, realmente "la salida" y sus apuros asociados, porque una vez tomada la primera curva ya los perderemos de vista hasta que aparezcan de nuevo "por la puerta falsa" de detrás de los boxes. En cualquier caso es un espectáculo muy curioso y realmente entretenido... 

 

   

Los chiquillos tambien están "Ready"...

 

¡A los coches!

 

 

   

Y a correr...

 

 

 

 

   

 

 

Algunos necesitan una ayudita...Al final arrancaron todos,

`pero alguno volvió a boxes sobre la grúa

  

   

¡Nos vamos!

 

¡Aquí estamos de nuevo!

 

 

Los paddocks

 

La visita a los paddocks es el complemento ineludible de toda visita al Le Mans Classic y los 35/45 euros que cuesta la entrada compensa con creces el poder disfrutar de un auténtico "museo al aire libre", además de "respirar y tocar" de cerca el mundillo de la competición automovilística.

 

Como se requiere entrada específica, lógicamente hay controles de acceso, pero basta con enseñar el billete para entrar. No hay lectura electrónica como en la entrada al circuito.

 

 

 

  

   

 

 

 

 

 

 

El paddock de la "Parrilla 1"

1923 - 1939

 

El cartel anunciador del paddock de los "venerables ancianos"

  

   

El BMW 328 de 1939
 

 Fijaos "en el piloto". Alguno "conduce al revés"

¿Será por su condición "británica"?

  

Volvamos a disfrutar del ganador de la 1ª carrera, el Talbot Lago 6 cilindros

    

   


 

El Bentley "Le Mans" 1926

 

   

El Ryley TT Sprite de 1935

 

Aquí, otra vista del espectacular Ryley

   

 

 

 

El paddock de la "posguerra" 

La "Parrilla nº 2" de 1949 - 1956

 


 

Si hay un modelo representativo de ese período ese es, sin duda, el Jaguar Type D, que venció las tres ediciones consecutivas desde 1955 a 1957

  

El Jaguar Type D de 3.800 cc. de 1955, igual al ganador de ese año.

Éste, al menos, ganó la carrera dedicada a los Jaguar

 

   

El mítico Mercedes 300 SL "Alas de gaviota" de 1955

 

Y no faltaban los Lotus

  

   

El Austin Healey de 1953. Fijaos en su costado...

 

Auténtico humor británico...

   

   

El imponente Cadillac 61 de 1950

Casi dos toneladas en acción...

 

Y el no menos mítico Porsche 356

 

 

   

Este Lancia Aurelia B-20 de 1953, que perteneció a Clay

Regazzoni, era de un équipo español

 

Y nos recordaban que el Lancia Aurelia

apareció en el "Asunto Tornasol" de Tintín

 

 

 

La parrilla nº 3 - 1957 - 1961

 


  

   

El Cooper Mónaco T49 de 1959

 

El espectacular Maserati T-63 "Jaula de pájaros" (1953)

de la mítica escudería norteamericada Camoradi

   

Vista del paddock 1957-61

   

   

El precioso Morgan. Me encanta.

 


  

 

 

La parrilla nº 4 - 1962- 1965

  


 

En este grupito encontraremos auténticos mitos del automovilismo: el Ford GT 40, que explotaría de éxito dos años después, o el elegantísimo Jaguar Type E entre otros. 

 

 

El Ford GT40 me tiene el corazón robado. ¡Cómo rugen en pista!

 

   

El Jaguar Type E, otra preciosidad

 

El no menos espectacular Shelby Mustang 350 GT

de 1965

  

El Ferrari 275 GTB (1954) del equipo español De Miguel/Delso/Steuer

  

   

Otro mito, el Porsche 911

 

Hay cuidar al Morgan...

 

 

 

Saliendo del paddock rumbo a la pista...

   

   

 

 


  

 

La parrilla nº 5 - 1966 - 1971 -

La época dorada de los mitos:

Ferrari vs Ford y el reinado del Porsche 917

 

 

 

Sin duda este grupo es uno de mis favoritos. Los que somos "hijos" del Scalextric de los años 60/70 no podemos dejar en el olvido la huella que nos dejaron esas "bestias" como el Porsche 917 Gulf, aunque éste quedase 2º en 1970 y la victoria se la llevase, precisamente, el Porsche 917 rojo a rayas blancas de Atwood y Hermann.

 

 

 

Todos tenemos nuestro mito particular...

 

O la época dorada de los Ford GT40, vencedor de cuatro ediciones consecutivas, desde 1966 a 1969 pilotados, nada menos que por unos tales Bruce McLaren, AJ Foyt, Amon, Gurney, Pedro Rodríguez, Jacky Ickx... ¡gloria pura!
 

El Porsche 917 rojo, vencedor en 1971

 

 

Brutal Ford GT40

  

   

 La representación de Lola era nutrida

 

Otro mito, el Matra 670. Ganaría 3 ediciones.

  

   

Las barquetas tampoco faltaban

 

Estamos en los años 60 y se nota...

  

 

 

 

   

Mucho ambiente racing

 

Y todo muy "Old Time"...

 

 

Ya hemos dicho que los Lola ganaban por goleada...

 

 

 

La parrilla nº 6 -  1972 - 1979 

La época de los prototipos

 

 

 

La cosa se pone emocionante. Si los coches de finales de los 60 ya proporcionaban emociones más que fuertes, la década de los 70 vio llegar a los prototipos, una raza especial de coches espectaculares y de potencia brutal. Matra y Porsche fueron los grandes dominadores, cada uno en un lustro. Matra en el primero y Porsche en el segundo, con permiso de Renault-Alpine en 1978 o del Mirage-Gulf en 1975.

 

Frontal del Toj SC de 1976. Aquí fue uno de los dominadores

 

   

El Gulf MIrage de 1974, poleman aquí, ganaría...

 

...al año siguiente, en 1975

 

   

 Cambiando el motor a un Porsche

 

Imponente el Porsche 911 GT

 


  

 

Con el entrañable Chevron B21 "Tergal" de la Escudería Montjuïc (1972)

 

Hay que dejar constancia que estuvimos en el Le Mans Classic...

 

   

El Lancia Beta Montecarlo Martini de 1981

 

 

  

   

Un De Cadenet

 

Imponente Ford Gran Torino de 1976

  

   

"Mercadillo" de capós de competición...

 

No faltaba la representación Ferrari

 

Ni los "Súper-Porsche"

 

 

El paddock del "Grupo C" - 1983 / 1993

 

La participación de los Grupo C era la gran novedad de esta edición de 2016 y su participación discurrió al margen del resto.

 

Para empezar sólo disputaron una única carrera el sábado por la mañana, aunque sí llevaron a cabo varias sesiones de entrenamientos y calificación, tanto diurnas como nocturnas.

 

Seguramente por su mecánica mucho más delicada, estos "monstruos" fueron los únicos en utilizar los boxes del circuito para la puesta a punto.

 

El llamado "Paddock Grupo C" era realmente una carpa-exposición situada en pleno "Village", muy lejos del resto de paddocks...

 

Espectacular "exposición" de los Grupo C de 1983 a 1993

   

   


 

El Peugeot 905 Evo, vencedor en 1992 y 1993

   

No, no me he confundido.

Aunque el Ford Mustang era un tiro, no llegaba

a Grupo C. Más bien lo interesante de la foto

es la carpa-paddock del Grupo C que se aprecia al fondo.

Sorry, es la única foto que tengo de ella

  

   

Imponente el Porsche 956

 

El Nissan dio guerra, pero se fundió al final

  

Y así, con el paddock del Grupo C ponemos punto final al viaje por los diferentes paddocks del Le Mans Classic 2016. y que constituyen un verdadero museo al aire libre de la historia viva de la "Resistencia".

 


El "Porsche Experience Center

Le Mans"

 

 

 

 

El "Porsche Experience Center Le Mans" se ubica en el mismísimo circuito de La Sarthe y no deja de ser un elemento curioso que se sale un poco del contexto general.

 

Se compone de oficinas, un servicio técnico para los usuarios de Porsche, un museo "al aire libre" y una tienda-exposición. Se encuentra justo a la altura de la "Chicane Ford" que antecede a la recta de salida y junto a ella hay una de las entradas al circuito, frente al parking "Bleu".

 

Desde nuestra zona de acampada, en la "Bleu Nord" hay solo unos cientos de metros al Centro Porsche.

  

Al fondo se aprecian los edificios de la recta de salida

  

El curioso "museo Porsche" preside el acceso al Centro Porsche

  

   

El primer Porsche, el 356 con motor trasero

 

 El Porsche 718 acabó 3º y 4º en

las 24 horas de Le Mans de 1958

  

   

El 911 - 2 litros

 

Aquí, el 911 - 2,2 litros, la cosa aumenta...

  

   

¡Y tanto! Llegó la era turbo al 911 y sus 3,3 litros...

 

El 928 GTS, con motor delantero

  

   

El 911 tipo 996, el primero con refrigeración por agua

 

El Cayenne inaugura la hibridación en Porsche...

  

   

 

 

La sala no estaba vacía del todo...

  

   

Los "antiguos", fuera. Los "nuevos", dentro

 

Y una maqueta del ganador de las dos últimas

ediciones de las 24 horas...

 

 

Los Clubs de aficionados

 

 

El todopoderoso Club Alpine

 

El Le Mans Classic es el santuario de los aficionados a los coches clásicos y tanto en Francia como en Alemania o Gran Bretaña los clubs de marcas son muy habituales y muy poderosos también.

 

Una ocasión perfecta para conocer gente, compartir la afición y encontrar esas piezas de repuesto no siempre fáciles de hallar. O desfilar en el circuito, que eso siempre mola...

 

La parte trasera del circuito era el reino de los clubs: Alpine-Renault, Porsche, BMW, Mustang, etc. tenían sus grandes campas abarrotadas con los coches de sus miembros. Otro fantástico museo al aire libre a nuestra disposición. 

 

 

 

El Club Jaguar incluso tenía su propio paddock y su carrera particular.  

 

       

 

 

El paddock del Jaguar Club

 

 

 

En el stand de Alpine, el Renault Alpine V6, ganador en 1978

  

   

En Francia la afición a los Alpine es inmensa

 

 Los Renault Spyder tampoco faltaban

  

   

Ni mucho menos los míticos Renault 8

 

O los entrañables Renault12..

  

Una joya inesperada: el Alpine A460, ganador de la clase LMP2 en 2016

 

   

La campa del todopoderoso Club Porsche

 

Los cochazos americanos no faltaron a la cita

 

 

El pabellón "Artcurial"

 

"Artcurial" es una empresa francesa dedicada a la subasta de objetos de lujo, entre los cuales se encuentran, como no podía ser de otra manera, los coches.

 

Si uno no pasa excesivos apuros para llegar a fin de mes y las miniaturas le saben a poco, no le iban a faltar oportunidades para darse un gustito. ¿Qué tal el Fiat 131 Abart "Alitalia" del campeonato mundial de rallys de 1978

o un Ford GT 40 Gulf por la módica cifra de 400.000 euros del ala?

 

 

Colores míticos para el Ford GT 40. Y precio en consonancia: 400.000 del ala

 

Poca cosa si pensamos que un Citroën 2 CV, la "Cirila" de toda la vida estaba valorada en 70.000 euritos...

 

Había vehículos para todos los gustos. Y si eras un friki de la 2ª Guerra Mundial también podías llevarte puesto un carro de combate "Sherman"...

 

   

Yo lo tengo en miniatura. No es lo mismo, pero...

 

En el garaje de casa tiene que fardar un ciento

 

 

 

 El "Village"

 

La entrada principal al "Village"

 

 

Si la competición y los "paddocks" son el pastel para los espectadores del Le Mans Classic, el "Village" es su guinda.

 

Cuando no estemos disfrutando de los coches en pista o viéndolos en reposo en sus "talleres", seguiremos gozando del mundillo "racing" en el "Village".

 

El "Village" se encuentra en el recinto interior del circuito. Por tanto tiene dos accesos, mediante túneles. El principal, que da paso al Village, está frente a la entrada también principal del circuito, que es apto para vehículos. El otro túnel de acceso, al principio de la recta de tribunas, es exclusivamente peatonal y lleva a los paddocks y a la zona de los clubs.

 

En ese "Pueblo" hay de todo: tiendas para todos los gustos y presupuestos, exposiciones, restaurantes, animaciones, actividades. En fin, el complemento perfecto.

 

 

 De compras...

 

El único problema serio del "Village" es que nos deje la cartera temblando si nos "calentamos" demasiado

 

 

   

 

 

 

 

 

   

 

 

 

 

 

Una preciosa caravana "Aero" para vender miniaturas y camisetas "racing"

 

 

   

 

 

¡Entrañable Scalextric!

 

 

   

O si nos apetece un "mono"

 

o un casco histórico...

  

   

 

 

También nos puede apetecer un cuadro "racing"...

 

 

Michel Vaillant, el héroe del cómic y ganador de las 24 horas de Le Mans, que lo ha ganado todo en la competición automovilística, también tenía su espacio en el Le Mans Classic...

 

 

 

 

Conocí a Michel Vaillant allá por 1970. Por aquel entonces el cómic franco-belga llegaba con cuentagotas a nuestro país, pero por aquel entonces se publicaba "La Gaceta Juvenil-Tintín" que era una revista al estilo y semejanza de las belgas "Spirou" y "Tintin" o la francesa, "Pilote", las verdaderas abanderadas del pujante estilo franco-belga del cómic de los años 50 y 70.

 

 

   

 

 

 

 

"Suspense en Indianápolis" fue la primera historia de Michel Vaillant que leí, aunque el personaje nació en 1957 de la mano de su creador, Jean Graton, con "Le Grand Défi". Ya en su primer álbum, Vaillant participó en las 24 horas de Le Mans, carrera que ha ganado varias veces a lo largo de su dilatada carrera que aún continúa, tras más de setenta volúmenes publicados. El piloto de la marca familiar "Vaillante" lo ha ganado todo: campeón del mundo de F1, de rallis, de resistencia, el Dakar, Indianápolis... en fin, todo un mito en Francia y en Europa. Y mío, ¡Tengo la colección completa!

 

 

En las 24 horas de Le Mans...

 

En el Le Mans Classic, Michel Vaillant tenía su propio "stand", algo reservado a los grandes mitos de la carrera. Grandes posters de sus hazañas se exponían para deleite de los visitantes...

 

 

   

El stand dedicado a MIchel Vaillant

 

Una imagen del "Grand Défi", su primera aventura

 

 

Comer y beber en el "Le Mans Classic"

 

Comer y beber en el "Le Mans Classic" no es nada barato. Bueno, tampoco mucho más que lo que pueda costar fuera del circuito. Es bien sabido que la cerveza y las bebidas en Francia no son igual de asequibles que en España o en otros países.

 

En los numerosos "chiringuitos" por todo el circuito y el Village, medio litro de cerveza salía por el módico precio de 8 euros. Más otro por el vaso de plástico reutilizable decorado con imágenes del Le Mans Classic.

 

Si tenemos en cuenta que en cualquier local de la ciudad de Le Mans 25 cl. de cerveza rondaba los 3,90 €, lo del circuito tampoco era una exageración... en términos relativos, claro.

 

Un "perrito caliente" estaba también en 8 euros, aunque en algunos sitio vimos que se podía tomar una salchicha con patatas fritas por "sólo" 15 euritos. O 18 por una copa de champagne "Pommery"...

 

 

   

 

 

Aquí las patatas fritas, las "frites" eran algo más baratas

 

En fin, que puestos a gastar dinero, mejor invertirlo en algún "recuerdo": miniatura, gorra, camiseta, polo, etc, etc, etc, que en "mal comer a precio de oro", así que no es mala idea llevarse de casa algo con lo que engañar al estómago antes de que otros nos engañen al bolsillo. Como no es cuestión de dejarse "atracar" así como así, si nos tomamos una cervecita cuando el calor apriete... ¡que sea por capricho! Al menos los vasos son muy chulos...

 

 

"Village Mix"

 

El "Village" ofrece muchas cosas, de todo tipo y para todos los gustos. Veamos algunas...

 

 

   

Grandes paneles "racing" que nos rememoraban...

 

...momentos gloriosos de la competición

 

 

       

Vehículos militares...

 

Listos para el pic-nic

 

Pistas de slot

 

 

   

Tiendas oficiales...

 

Música y espectáculos

 

 

       

Ambiente retro a tope

 

La banda de abueletes

fue una pasada

 

Y motos retro también

Guardar

Guardar

 

 

   

Las Vespas también tenían su espacio

 

Y las motos y la caravana "oldie"

 

 

Nos recordaban que llevarse cosas sin permiso está muy feo.

 

 

   

tecno-mobiliario

 

¡Qué bonitas!

 

Robert Paquet, uno de los autores del cómic "24 heures du Mans"

dedicándome el libro con un dibujo personalizado. ¡Una pasada!

 

 

Las exposiciones

 

El Marcos LM de 1995. ¡Yo lo tengo en mi Scalextric!

 

 

Como no podía ser de otra manera,  terminaremos este viaje por la edición 2016 del "Le Mans Classic" con coches. Y lo haremos con una pequeña ojeada a las múltiples exposiciones de coches que se nos ofrecían a lo largo y ancho del "Village": un pequeño museo al aire libre dedicado a las 24 horas de Le Mans; una fantástica exposición de antiguos camiones-taller de F1 y de Resistencia: o los expo-stands de Alfa Romeo, Jaguar, BMW o Ferrari...

 

 

El "mini-museo al aire libre"

del "Le Mans Heritage Club"

 

 

 

 

 

   

Aston Martin LM de 1934

 

DB HBR de 1953

 

 

McLaren F1 GT1 de 1995

 

 

   

Nomad MkII de 1969

 

Ford GT 40

 

 

   

BMW M1 de 1984

 

Inaltera de 1976

 

 

Con el Delage D6 de 1946

 

 

Jaguar, Alfa Romeo, BMW o Ferrari. Casi nada...

 

 

   

El pabellón Jaguar, con el Type E

 

El Jaguar XJR9, vencedor de las 24 h. en 1988

 

La italiana Alfa Romeo tenía un stand enorme y exponía tanto sus vehículos más nuevos, como su berlina "Giulia" o el Fiat 500 Abarth, como gloriosos modelos deportivos de su larga historia...

 

 

   

El Alfa Romeo 33/3 de 1970

 

El Fiat 124 Abarth de Rally

 

BMW, por su parte, disponía de todo un pabellón cubierto en el que también exponía algunas de sus "glorias de la competición", incluida la barqueta vencedora de Le Mans en 1999

 

 

       

El BMW 328 Touring Coupé

de 1939

 

El BMW LMR V12

vencedor en 1999

 

Dominaron los campeonatos

de GT en los 70

 

Ferrari carecía de pabellón, pero ni falta que le hacía. Mostraba una nutrida representación de sus diferentes versiones del 250 GT.

 

 

   

El Ferrari 250 GT de 1956

 

 

 

 

Y un poco de todo...

 

 

El Citroën DS 19 lo podía todo... ¡Incluso convertirse en grúa!

 

En el Le Mans Classic cabe de todo. Y si no lo creeis, ahí va una muestra...

 

 

       

 

 

 

 

 

 

 

¡Y de qué mejor manera podemos terminar este viaje por el Le Mans Classic que con los históricos Camiones-Taller!

 

Una de las "atracciones" que más me gustaron fueron los "camiones taller". En la vida pude imaginar encontrarme frente a camiones-taller que pertenecieron a equipos míticos de la historia del automovilismo deportivo: como el equipo Lotus-Gold Leaf, vencedor del campeonato de F1 en 1968 y que inauguró la era del patrocinio.

 

O el de BRM, los de Ferrari, el Gulf-Porsche, Ligier... en fin, ¡Canela fina!

 

 

¡Qué maravilla! El camión de Lotus... ¡Uf!

 

   

BRM, otro equipo mítico

 

Y qué decir, del Porsche Gulf de las 24 horas de 1970

 

 

   

O los de la Ecurie Ecosse o el camioncito de Lotus

 

 

 

 

   

El del equipo francés "Ligier Gitanes"

 

El camión Gordini del equipo Vandervell

 

 

Este Alpine Renault era un "préstamo"

del Museo de las 24 horas

 

 

   

Y dos representantes de Ferrari...

 

 

 

Y con una marca mítica como Ferrari ponemos también punto final a este recorrido por el Le Mans Classic 2016.

 

Ah, solo una cosa más, una pequeña recomendación...


¡Ni se os ocurra iros de este mundo sin haberos pasado antes por un Le Mans Classic!

 

                                                                                                               Paco Colet

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

www.francisco-colet-viajesycaravaning.com
contacto@francisco-colet-viajesycaravaning.com